Rodeados de milagros. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 11, 20-24

EVANGELIO
El día del juicio le será más llevadero a Tiro y Sidón y a Sodoma que a vosotras.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 11, 20-24

En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho la mayor parte de sus milagros, porque no se habían convertido:
«¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza.
Pues os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras.
Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo.
Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy.
Pues os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti».

Palabra del Señor.

Nota: El 19 de julio a las 20:00, primer encuentro de Proyecto Amor Conyugal en Barcelona. Para más info:

Anuncio Barcelona 19-07-17

Rodeados de milagros.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Yo puedo estar viviendo en mi propio Cafarnaún, rodeado de milagros que no valoro. Porque ¿Qué es más fácil, separar las aguas del mar Rojo o unir a un matrimonio herido? O simplemente el milagro de hacer uno a un hombre y una mujer.

Aterrizado a la vida matrimonial:
María: Pedro, hemos presenciado cómo el Señor ha rescatado muchos matrimonios que se han salvado. Hemos visto cómo ahora para ellos la prioridad es el matrimonio. Hemos oído su testimonio. Y darán vida, y este Proyecto de Amor se prolongará y se trasmitirá a sus hijos y a los hijos de sus hijos, si son fieles, generación tras generación, por obra de la Santísima Virgen.
Pedro: Y nuestro propio milagro. El Señor nos ha revelado mutuamente la belleza del otro, una belleza como criaturas Suyas, que no se ve con los ojos de este mundo. Es la belleza del que sufre por ti, del que se entrega por ti, de la que es madre, del que es padre, de los que trabajan, se caen y vuelven a levantarse, de los que se animan mutuamente… Es la grandeza de que Dios te dé un esposo. Es la belleza de dos que comparten una vida y se hacen entrega de su intimidad. Y sólo ellos pueden ver su belleza mutua juntos en oración ante Dios. Es el increíble milagro del don de los hijos…
María: La verdad es que estamos rodeados de milagros. Tenemos que dar muchas gracias a Dios. Pedro, no podemos fallarle, nos ha dado mucho y mucho se nos pedirá.
Pedro: Sí, no somos dignos. Es impresionante la grandeza y la belleza de las cosas de Dios. Alabado sea nuestro Señor.
María: Alabado sea por siempre.

Madre,
Recuérdame todos los milagros que Dios hace a mi alrededor, cada vez que vaya a quejarme, cada vez que vaya a ser orgulloso. Debería dedicar todo mi tiempo de negatividades a alabar al Señor por lo generoso que ha sido conmigo. Gloria y alabanzas a Dios por los siglos. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.