Archivo del Autor: Proyecto Amor Conyugal

La viña que me gusta. Comentario para Matrimonios: Mateo 20, 1-16

EVANGELIO

¿Vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 20, 1-16

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:
«El reino de los cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña.
Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo:
“Id también vosotros a mi viña, y os pagaré lo debido”
Ellos fueron.
Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo:
“¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?”.
Le respondieron:
“Nadie nos ha contratado”.
Él les dijo:
“Id también vosotros a mi viña”.
Cuando oscureció, el dueño dijo al capataz:
“Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros”.
Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno.
Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. Al recibirlo se pusieron a protestar contra el amo:
“Estos últimos han trabajado sólo una hora, y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno”.
Él replicó a uno de ellos:
“Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?”.
Así, los últimos serán primeros y los primeros, últimos».

Palabra del Señor.

AVISOS:

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES programadas pincha aquíhttp://wp.me/P6AdRz-D1

La viña que me gusta.

Señor, tu justicia no es nuestra justicia. Tus leyes no son las nuestras. Nosotros habíamos pensado en un matrimonio sin desavenencias, con los mismos ritmos. Sin embargo, en el matrimonio se da mucho esto de medir el trabajo, el esfuerzo y la recompensa que nos merecemos el uno y el otro.
También se da mucho que uno de los dos acoja antes la fe (normalmente son ellas). ¿Por qué? Porque has creado un matrimonio que se construye mediante el conocimiento mutuo, la comprensión, el perdón y la misericordia…

Aterrizado a la vida matrimonial:

Rosa: ¿Te acuerdas, Ramón, cuando tú no querías acoger la fe por nada del mundo? Lo pasé fatal por tu cerrazón. Ahora reconozco que debería haber confiado más en Dios. Él te acabaría llamando. Yo me tenía que haber limitado a trabajar para Él y no mirarte tanto ni recriminarte tanto que tu ritmo en el tema de la fe fuese más lento que el mío.
Ramón: Sí, claro que me acuerdo. Y todavía tienes que seguir tirando de mí de vez en cuando, pero yo agradezco mucho tus esfuerzos. Sé que, aunque me molestaba tu insistencia a pesar de mi negativa, en el fondo sé que lo hacías porque me amas.
Rosa: Pues sí, Ramón. No sabes cuánto te amo. Y estoy muy contenta de que por fin estemos juntos en esto, porque la unión espiritual es más fuerte que la muerte.
Ramón: Sí, más fuerte que la muerte. Alabado sea el Señor.

Señor,

Llámanos a seguir trabajando en nuestra viña. Te pedimos por aquellos matrimonios que vendrán más tarde, para darte gloria. Gracias por permitirnos llegar a Ti, amando a mi esposo. ¡Nos entusiasma la idea!. Estoy feliz, porque me he consagrado a Ti a través del sacramento del matrimonio. Alabado seas, Señor, porque me has dado la vocación que más me gusta.

El círculo vicioso. Comentario para Matrimonios: Lucas 8, 4-15

EVANGELIO

Lo de la tierra buena son los que guardan la palabra y dan fruto perseverancia.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 8, 4-15

Habiéndose reunido una gran muchedumbre y gente que salía de toda la ciudad, dijo en parábola::
«Salió el sembrador a sembrar su semilla.
Al sembrarla, algo cayó al borde del camino, lo pisaron, y los pájaros del cielo se lo comieron.
Otra parte cayó en terreno pedregoso y, después de brotar, se secó por falta de humedad.
Otra parte cayó entre abrojos, y los abrojos, creciendo al mismo tiempo, la ahogaron.
Y otra parte cayó en tierra buena, y, después de brotar, dio fruto al ciento por uno».
Dicho esto, exclamó:
«El que tenga oídos para oír, que oiga».
Entonces le preguntaron los discípulos qué significaba esa parábola.
Él dijo:
«A vosotros se os ha otorgado conocer los misterios del reino de Dios; pero a los demás, en parábolas, “para que viendo no vean y oyendo no entiendan”.
El sentido de la parábola es éste: la semilla es la palabra de Dios.
Los del borde del camino son los que escuchan, pero luego viene el diablo y se lleva la palabra de sus corazones, para que no crean y se salven.
Los del terreno pedregoso son los que, al oír, reciben la palabra con alegría, pero no tienen raíz; son los que por algún tiempo creen, pero en el momento de la prueba fallan.
Lo que cayó entre abrojos son los que han oído, pero, dejándose llevar por los afanes, riquezas y placeres de la vida, se quedan sofocados y no llegan a dar fruto maduro.
Lo de la tierra buena son los que escuchan la palabra con un corazón noble y generoso, lo guardan y dan fruto con perseverancia».

Palabra del Señor.

AVISOS:

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES programadas pincha aquíhttp://wp.me/P6AdRz-D1

El círculo vicioso.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

La semilla es la Palabra, y tiene un poder tremendo, si tenemos la actitud de María. Imitando a María, tengo que empezar por escuchar, poniendo todo de mí, vaciándome de toda otra interferencia. Es lo que llamaba Orígenes en el “desierto de los sentidos”. Eliminando distracciones de todo tipo. Alguien es esperado y escuchado: Cristo.

Después tengo que ser capaz de cavar en mi corazón un enorme “espacio de libertad”, para acoger la Verdad de Dios, que siempre desborda mis pensamientos. Tengo que estar dispuesto a salirme del bucle en el que me hallo encerrado, para descubrir siempre algo más grande, más sorprendente. Tengo que parar mis pensamientos y escuchar, dejar a Dios en libertad y no pretender encajonarlo en mis seguridades y en mis leyes.

Y después viene lo de “meditar en el corazón”. Más allá de la imaginación y de la sensibilidad. Allá donde se instalan los buenos hábitos y las virtudes que se adquieren con esfuerzo y perseverancia. Porque la Palabra echa raíces profundas en mí, cuando la pongo en práctica una vez, y otra, y otra…

Aterrizado a la vida matrimonial:

Jorge: ¿Te has dado cuenta que hay determinados hábitos que se han instalado en nosotros y siempre se repiten de la misma manera? Esto ocurre tanto para los buenos como para los malos. Lo que veo es que tenemos que esforzarnos para convertir los malos hábitos en buenos a base de esfuerzo y perseverancia.
Cristina: Sí. Los malos son como círculos viciosos, pero sin el “como”. Por ejemplo: Hablas por teléfono con tu madre y le dices que iremos a comer el domingo. Al colgar, te digo que deberías haberlo consultado conmigo antes. Tú me dices que habíamos quedado en ir los domingos y yo te digo que tenemos que reconfirmarlo por si hay algún inconveniente. Y ya nos vamos enzarzando, hasta que acabamos ofendidos los dos. Pues como esa, todas. Que si defiendes a tu familia, que si no bajas la basura, que si entretienes a los niños a la hora de acostarse… ¡Siempre lo mismo! De nosotros depende romper ese círculo vicioso y dejar de hacernos daño. Es poner el Evangelio en nuestras acciones y seguro que el resultado cambia.
Jorge: Seguro. De nosotros depende nuestra felicidad. Tenemos que comprometernos con fuerza para que pueda actuar la gracia.

Madre,

Cuánto me queda que esforzarme para ser realmente fiel y que la Palabra eche raíces en mí. Seguro que me ayudarás. Me encanta que seas mi Madre. Bendita seas.

Liberada y amada. Comentario para Matrimonios: Lucas 8, 1-3

EVANGELIO

Las mujeres iban con ellos, y les servían con sus bienes.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 8, 1-3

En aquel tiempo, Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, proclamando y anunciando la Buena Noticia del reino de Dios, acompañado por los Doce y por algunas mujeres, que habían sido curadas de espíritus malos y de enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes; Susana y otras muchas que les servían con sus bienes.

Palabra del Señor.

AVISOS:

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES programadas pincha aquíhttp://wp.me/P6AdRz-D1

Liberada y amada.

Jesús era acompañado por algunas mujeres en su tarea de evangelización. Ellas eran partícipes de Su misión, y le servían con sus bienes. Y como dice San Juan Pablo II “Servir es reinar”. Jesús era un defensor de la dignidad de la mujer. Jesús, las llama “Hijas de Israel”. Como dice también el Papa, Cristo es coherente con el reproche cuando se ofende la dignidad de una mujer, incluido cuando es ella misma quien atenta contra su dignidad por una actitud pecaminosa. Qué importante que la mujer entienda dónde se juega realmente su dignidad: En comportarse como hija de Dios que se entrega a Su imagen, y no en ganar en una guerra de sexos destructiva.

Las mujeres responden al amor de Cristo, porque se han sentido salvadas por el Señor y permanecen a los pies de la Cruz, y es que, dice el Papa que sólo con mucho amor puede superarse tanto miedo. Cristo supo defender la dignidad real de las mujeres, sea el hombre también coherente con la “responsabilidad del don” recibido de Dios en la mujer.

Aterrizado a la vida matrimonial:

María: Nunca olvidaré lo que el Señor ha hecho por mí, y todos los días, cuando hablo con Él, le pregunto ¿Cómo te podré pagar? La respuesta la encuentro en mi vida cotidiana. Él quiere que le responda entregándote lo mejor de mí. Pero por mucho que haga, nunca será suficiente.
Pedro (Esposo de María): Me encanta escucharte hablar del Señor. Se te ve tan enamorada. Sé que tanto amor es lo que te permite ser fiel a tu vocación y a tu entrega de cada día con alegría. Sé que tanto amor es lo que te hace levantarte una y otra vez cuando te caes, y estar siempre dispuesta a luchar para no volver a caer. Te admiro, esposa.

Madre,

Eres nuestro modelo de amor a Dios, desde tu feminidad. Eres la respuesta femenina al amor de Dios. Me encanta imaginar tu amor de Madre y Esposa. Madre, nos hemos consagrado a ti, ponemos nuestros bienes a Tu servicio. Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea con tan graciosa belleza…

Un corazón precioso. Comentario para Matrimonios: Lucas 7, 36-50

EVANGELIO

Sus muchos pecados están perdonados, porque ha amado mucho.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 7, 36-50

En aquel tiempo, un fariseo rogaba a Jesús que fuera a comer con él y, entrando en casa del fariseo, se recostó a la mesa. En esto, una mujer que había en la ciudad, una pecadora, al enterarse de que estaba comiendo en casa del fariseo, vino trayendo un frasco de alabastro lleno de perfume y, colocándose detrás junto a sus pies, llorando, se puso a regarle los pies con las lágrimas, se los enjugaba con los cabellos de sus cabeza, los cubría de besos y se los ungía con el perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había invitado se dijo:
«Si este fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que lo está tocando, pues es una pecadora».
Jesús respondió y le dijo:
«Simón, tengo algo que decirte».
Él respondió:
«Dímelo, maestro».
Jesús le dijo:
«Un prestamista tenía dos deudores; uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los dos. ¿Cuál de los dos lo amará más?».
Respondió Simón y dijo:
«Supongo que aquel a quien le perdonó más».
Le dijo Jesús:
«Has juzgado rectamente».
Y, volviéndose a la mujer, dijo a Simón:
«¿Ves a esta mujer? He entrado en tu casa y no me has dado agua para los pies; ella, en cambio, me ha regado los pies con sus lágrimas y me los ha enjugado con sus cabellos. Tú no me diste el beso de paz; ella, en cambio, desde que entré, no ha dejado de besarme los pies. Tú no me ungiste la cabeza con ungüento; ella, en cambio, me ha ungido los pies con perfume. Por eso te digo: sus muchos pecados han quedado perdonados, porque ha amado mucho, pero al que poco se le perdona, ama poco».
Y a ella le dijo:
« Han quedado perdonados tus pecados».
Los demás convidados empezaron a decir entre ellos:
«¿Quién es este, que hasta perdona pecados?».
Pero él dijo a la mujer:
«Tu fe te ha salvado, vete en paz».

Palabra del Señor.

AVISOS:

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES programadas pincha aquíhttp://wp.me/P6AdRz-D1

Un corazón precioso.

Menudo corte para el pobre Simón.
Me estaba preguntando ¿Qué cara le presentaría yo a Jesús si viniese a comer a mi casa? Seguramente elegiría la cara más buenecita que soy capaz de poner, toda ternura…, y una voz cándida llena de humildad y sencillez. Como si no supiese Jesús con qué cara y con qué voz le hablo a mi esposo/a a veces… Pues sí, Jesús no quiere que yo me presente ante Él como el buenecito. Quiere que me presente arrepentido y humillado y me eche a Sus pies y le enjugue con mis lágrimas.. Un corazón falso y engreído no se deja querer, un corazón contrito y humillado Tú, Señor, no lo desprecias. Al final, es lo que me va a salvar: ¡Reconocer cuánto me amas!

Aterrizado a la vida matrimonial:

Padre: Ave María Purísima.
Esposa: Sin pecado concebida. Hace 2 semanas que no me confieso y mis pecados son estos: Mire, mi marido no quiere rezar conmigo. Yo le insisto, pero él no quiere, y además, da muy mal ejemplo a nuestros hijos… Yo lo paso muy mal y vivo situaciones durísimas con él, pero él no cambia…
(20 minutos más tarde)
Padre: ¿Algo más, hija?
Esposa: No padre.
Padre: Pues vete en paz.
Esposa: ¿Y la absolución?
Padre: ¿De qué, si no me has dicho ningún pecado tuyo? Todos eran de tu esposo, que debe ser que es bastante peor que tú.
Esposa: Tiene razón, padre. Empiezo otra vez. Pido perdón a Dios porque soy una soberbia y me creo mejor que mi esposo, porque le juzgo, porque no le acepto pecador por mi orgullo… Le critico delante de mis amigas… No amo a Dios porque no le amo a él… (Acaba llorando por tanto dolor que le ha causado al Señor).
Padre: Esto ya es otra cosa. Ahora sí te doy la absolución. Tu arrepentimiento hace que Dios te perdone los pecados, y tu miseria hace que le estés muy agradecida por habértelos perdonado.
Esposa: Gracias, padre. Que Dios se lo pague.
Padre: Tienes un corazón pecador, pero precioso. No dejes que se endurezca por la soberbia.

Madre,

Es impresionante la mirada del Señor, el más pecador es el que más lo ama por haberle perdonado mucho. Cuánta esperanza me da Su mirada misericordiosa. Alabado sea por siempre.

RETIRO MATRIMONIOS SALAMANCA 2-4 OCTUBRE DE 2020

RETIRO MATRIMONIOS SALAMANCA 2-4 OCTUBRE DE 2020

Retiro Noviembre 2019

Proyecto Amor Conyugal en colaboración con la Parroquia San Ignacio de Loyola (Torrelodones) os invita a participar en un retiro para Matrimonios, con el objetivo de adentrarnos juntos en la Verdad del Matrimonio (según San Juan Pablo II) y experimentar la Alegría del Amor (según el Papa Francisco).

¿A quién va dirigido este retiro? A todos los esposos unidos por el Sacramento del Matrimonio y que quieran vivir una EXPERIENCIA de AMOR juntos, estén en crisis o no. A todos los que quieran fortalecer y reavivar su Sacramento del Matrimonio.

FECHAS: Será desde el viernes 2 de octubre a las 18:00h hasta el domingo 4 de octubre a las 17:30h.

LUGAR: Centro de espiritualidad “San Vicente de Paúl”. Avenida de los Padres Paúles, 14.
Santa Marta De Tormes, Salamanca. Geolocalización: https://maps.app.goo.gl/5YrEw

 

PRECIOS: (Incluye alojamiento, pensión completa y gastos diversos)

– Adultos: 280 € por matrimonio.

Suplemento económico para ayuda a otras familias: Podéis aportar una cantidad adicional, a voluntad, que es muy importante para ayudar a otros matrimonios con dificultades económicas que quieren hacer el retiro.

Subvenciones: Si alguna familia no puede asistir por problemas económicos que nos lo comente, por favor.

 

INSCRIPCIÓN: Para realizar la inscripción, pincha aquí:  https://forms.gle/RQBzuo9vurgXScBYA (a partir del viernes 18 de septiembre a las 20h):

¿Cuándo? Lo antes posible. Se suele llenar en pocos minutos.

Nos pondremos en contacto con vosotros para confirmaros la reserva de plaza y daros las instrucciones para realizar el pago o indicaros si estáis en lista de espera. En caso de que no hubiese plazas disponibles.

 

Sobre Proyecto Amor Conyugal: https://proyectoamorconyugal.es/acerca-de está compuesto por matrimonios católicos que profundizamos en nuestra vocación conyugal y que ayudamos a otros a convertir su matrimonio en algo GRANDE.