Liberada y amada. Comentario para Matrimonios: Lucas 8, 1-3

EVANGELIO

Las mujeres iban con ellos, y les servían con sus bienes.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 8, 1-3

En aquel tiempo, Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, proclamando y anunciando la Buena Noticia del reino de Dios, acompañado por los Doce y por algunas mujeres, que habían sido curadas de espíritus malos y de enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes; Susana y otras muchas que les servían con sus bienes.

Palabra del Señor.

AVISOS:

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES programadas pincha aquíhttp://wp.me/P6AdRz-D1

Liberada y amada.

Jesús era acompañado por algunas mujeres en su tarea de evangelización. Ellas eran partícipes de Su misión, y le servían con sus bienes. Y como dice San Juan Pablo II “Servir es reinar”. Jesús era un defensor de la dignidad de la mujer. Jesús, las llama “Hijas de Israel”. Como dice también el Papa, Cristo es coherente con el reproche cuando se ofende la dignidad de una mujer, incluido cuando es ella misma quien atenta contra su dignidad por una actitud pecaminosa. Qué importante que la mujer entienda dónde se juega realmente su dignidad: En comportarse como hija de Dios que se entrega a Su imagen, y no en ganar en una guerra de sexos destructiva.

Las mujeres responden al amor de Cristo, porque se han sentido salvadas por el Señor y permanecen a los pies de la Cruz, y es que, dice el Papa que sólo con mucho amor puede superarse tanto miedo. Cristo supo defender la dignidad real de las mujeres, sea el hombre también coherente con la “responsabilidad del don” recibido de Dios en la mujer.

Aterrizado a la vida matrimonial:

María: Nunca olvidaré lo que el Señor ha hecho por mí, y todos los días, cuando hablo con Él, le pregunto ¿Cómo te podré pagar? La respuesta la encuentro en mi vida cotidiana. Él quiere que le responda entregándote lo mejor de mí. Pero por mucho que haga, nunca será suficiente.
Pedro (Esposo de María): Me encanta escucharte hablar del Señor. Se te ve tan enamorada. Sé que tanto amor es lo que te permite ser fiel a tu vocación y a tu entrega de cada día con alegría. Sé que tanto amor es lo que te hace levantarte una y otra vez cuando te caes, y estar siempre dispuesta a luchar para no volver a caer. Te admiro, esposa.

Madre,

Eres nuestro modelo de amor a Dios, desde tu feminidad. Eres la respuesta femenina al amor de Dios. Me encanta imaginar tu amor de Madre y Esposa. Madre, nos hemos consagrado a ti, ponemos nuestros bienes a Tu servicio. Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea con tan graciosa belleza…

Un corazón precioso. Comentario para Matrimonios: Lucas 7, 36-50

EVANGELIO

Sus muchos pecados están perdonados, porque ha amado mucho.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 7, 36-50

En aquel tiempo, un fariseo rogaba a Jesús que fuera a comer con él y, entrando en casa del fariseo, se recostó a la mesa. En esto, una mujer que había en la ciudad, una pecadora, al enterarse de que estaba comiendo en casa del fariseo, vino trayendo un frasco de alabastro lleno de perfume y, colocándose detrás junto a sus pies, llorando, se puso a regarle los pies con las lágrimas, se los enjugaba con los cabellos de sus cabeza, los cubría de besos y se los ungía con el perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había invitado se dijo:
«Si este fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que lo está tocando, pues es una pecadora».
Jesús respondió y le dijo:
«Simón, tengo algo que decirte».
Él respondió:
«Dímelo, maestro».
Jesús le dijo:
«Un prestamista tenía dos deudores; uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los dos. ¿Cuál de los dos lo amará más?».
Respondió Simón y dijo:
«Supongo que aquel a quien le perdonó más».
Le dijo Jesús:
«Has juzgado rectamente».
Y, volviéndose a la mujer, dijo a Simón:
«¿Ves a esta mujer? He entrado en tu casa y no me has dado agua para los pies; ella, en cambio, me ha regado los pies con sus lágrimas y me los ha enjugado con sus cabellos. Tú no me diste el beso de paz; ella, en cambio, desde que entré, no ha dejado de besarme los pies. Tú no me ungiste la cabeza con ungüento; ella, en cambio, me ha ungido los pies con perfume. Por eso te digo: sus muchos pecados han quedado perdonados, porque ha amado mucho, pero al que poco se le perdona, ama poco».
Y a ella le dijo:
« Han quedado perdonados tus pecados».
Los demás convidados empezaron a decir entre ellos:
«¿Quién es este, que hasta perdona pecados?».
Pero él dijo a la mujer:
«Tu fe te ha salvado, vete en paz».

Palabra del Señor.

AVISOS:

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES programadas pincha aquíhttp://wp.me/P6AdRz-D1

Un corazón precioso.

Menudo corte para el pobre Simón.
Me estaba preguntando ¿Qué cara le presentaría yo a Jesús si viniese a comer a mi casa? Seguramente elegiría la cara más buenecita que soy capaz de poner, toda ternura…, y una voz cándida llena de humildad y sencillez. Como si no supiese Jesús con qué cara y con qué voz le hablo a mi esposo/a a veces… Pues sí, Jesús no quiere que yo me presente ante Él como el buenecito. Quiere que me presente arrepentido y humillado y me eche a Sus pies y le enjugue con mis lágrimas.. Un corazón falso y engreído no se deja querer, un corazón contrito y humillado Tú, Señor, no lo desprecias. Al final, es lo que me va a salvar: ¡Reconocer cuánto me amas!

Aterrizado a la vida matrimonial:

Padre: Ave María Purísima.
Esposa: Sin pecado concebida. Hace 2 semanas que no me confieso y mis pecados son estos: Mire, mi marido no quiere rezar conmigo. Yo le insisto, pero él no quiere, y además, da muy mal ejemplo a nuestros hijos… Yo lo paso muy mal y vivo situaciones durísimas con él, pero él no cambia…
(20 minutos más tarde)
Padre: ¿Algo más, hija?
Esposa: No padre.
Padre: Pues vete en paz.
Esposa: ¿Y la absolución?
Padre: ¿De qué, si no me has dicho ningún pecado tuyo? Todos eran de tu esposo, que debe ser que es bastante peor que tú.
Esposa: Tiene razón, padre. Empiezo otra vez. Pido perdón a Dios porque soy una soberbia y me creo mejor que mi esposo, porque le juzgo, porque no le acepto pecador por mi orgullo… Le critico delante de mis amigas… No amo a Dios porque no le amo a él… (Acaba llorando por tanto dolor que le ha causado al Señor).
Padre: Esto ya es otra cosa. Ahora sí te doy la absolución. Tu arrepentimiento hace que Dios te perdone los pecados, y tu miseria hace que le estés muy agradecida por habértelos perdonado.
Esposa: Gracias, padre. Que Dios se lo pague.
Padre: Tienes un corazón pecador, pero precioso. No dejes que se endurezca por la soberbia.

Madre,

Es impresionante la mirada del Señor, el más pecador es el que más lo ama por haberle perdonado mucho. Cuánta esperanza me da Su mirada misericordiosa. Alabado sea por siempre.

RETIRO MATRIMONIOS SALAMANCA 2-4 OCTUBRE DE 2020

RETIRO MATRIMONIOS SALAMANCA 2-4 OCTUBRE DE 2020

Retiro Noviembre 2019

Proyecto Amor Conyugal en colaboración con la Parroquia San Ignacio de Loyola (Torrelodones) os invita a participar en un retiro para Matrimonios, con el objetivo de adentrarnos juntos en la Verdad del Matrimonio (según San Juan Pablo II) y experimentar la Alegría del Amor (según el Papa Francisco).

¿A quién va dirigido este retiro? A todos los esposos unidos por el Sacramento del Matrimonio y que quieran vivir una EXPERIENCIA de AMOR juntos, estén en crisis o no. A todos los que quieran fortalecer y reavivar su Sacramento del Matrimonio.

FECHAS: Será desde el viernes 2 de octubre a las 18:00h hasta el domingo 4 de octubre a las 17:30h.

LUGAR: Centro de espiritualidad “San Vicente de Paúl”. Avenida de los Padres Paúles, 14.
Santa Marta De Tormes, Salamanca. Geolocalización: https://maps.app.goo.gl/5YrEw

 

PRECIOS: (Incluye alojamiento, pensión completa y gastos diversos)

– Adultos: 280 € por matrimonio.

Suplemento económico para ayuda a otras familias: Podéis aportar una cantidad adicional, a voluntad, que es muy importante para ayudar a otros matrimonios con dificultades económicas que quieren hacer el retiro.

Subvenciones: Si alguna familia no puede asistir por problemas económicos que nos lo comente, por favor.

 

INSCRIPCIÓN: Para realizar la inscripción, pincha aquí:  https://forms.gle/RQBzuo9vurgXScBYA (a partir del viernes 18 de septiembre a las 20h):

¿Cuándo? Lo antes posible. Se suele llenar en pocos minutos.

Nos pondremos en contacto con vosotros para confirmaros la reserva de plaza y daros las instrucciones para realizar el pago o indicaros si estáis en lista de espera. En caso de que no hubiese plazas disponibles.

 

Sobre Proyecto Amor Conyugal: https://proyectoamorconyugal.es/acerca-de está compuesto por matrimonios católicos que profundizamos en nuestra vocación conyugal y que ayudamos a otros a convertir su matrimonio en algo GRANDE.

Excusas para no amar. Comentario para Matrimonios: Lucas 7, 31-35

EVANGELIO

Hemos tocado y no habéis bailado, hemos entonado lamentaciones, y no habéis llorado.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 7, 31-35

En aquel tiempo, dijo el Señor:
« ¿A quién, pues, compararé los hombres de esta generación? ¿A quién son semejantes?
Se asemejan a unos niños, sentados en la plaza, que gritan a otros aquello de:
“Hemos tocado la flauta y no habéis bailado, hemos entonado lamentaciones y no habéis llorado».
Porque vino Juan el Bautista, que ni come pan ni bebe vino, y decís: “Tiene un demonio”; vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y decís: «Mirad qué hombre más comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores”.
Sin embargo, todos los hijos de la sabiduría le han dado la razón».

Palabra del Señor.

AVISOS:

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES programadas pincha aquíhttp://wp.me/P6AdRz-D1

Excusas para no amar.

Una cosa es no creer y otra más grave es no querer creer, y para ello, armarnos de excusas. Esto nos puede pasar en el matrimonio: No acepto la voluntad de Dios y me dedico a criticar a mi esposo y el plan de Dios para mí en mi matrimonio. Lo que tengo no me parece bien y con eso me justifico para dejar de luchar. Hay un refrán muy sabio que dice: A perro flaco todo se le vuelven pulgas. Cuando estoy vulnerable, débil, todo me parece mal. Es por esto que si me quejo mucho es porque necesito más oración, más sacramentos, fortalecer mi fe… para unirme a la voluntad de Dios.
Ya, vale, mi esposo no es santo/a, ¡Ni yo! Pero para eso estamos, para luchar por serlo y contagiar a todos a nuestro alrededor. Esa era mi misión. Puede que se me haya olvidado y espere que todo me lo den hecho.
Dios es grande, es inmensamente grande y Él no se equivoca. Que Él me libre de pretender enmendar Su plan.

Aterrizado a la vida matrimonial:

(En una comida de amigos)
Ana: Mi marido es demasiado activo, no para, me tiene agotada.
Teresa: Pues el mío es demasiado parado. No hay manera de moverlo del sofá, es un rollo.
Pablo: Mi esposa es demasiado servicial, y está todo el día haciendo cosas por unos y por otros. Me tiene abandonado.
Juan: Pues la mía es una egoísta que no veas. Sólo se importa ella misma.
Julia: Mi esposo es un histérico del orden. Me tiene amargada.
Lucía: Pues el mío es un desordenado integral. Tener la casa decente es una lucha diaria.
Andrés: Eso no es nada. Mi mujer tiene un poco de todo lo que habéis dicho. Un día dice blanco y otro negro. Un día le da por ordenar y otro lo deja todo por medio, y tiene unos cambios de humor que parece Doctor Jekyll y Mr. Hyde.
Pedro: (Anfitrión de aquella reunión) Disculpad, los niños están en la mesa de al lado y pueden escucharnos. ¿Cómo van a creer en el matrimonio con esos comentarios que hacemos unos de otros? Me ha sorprendido que unos nos quejamos de unas cosas y otros de las contrarias. A lo mejor nos toca a cada uno acoger nuestra situación y construir con ilusión un matrimonio santo ¿No os parece?

Madre,

Cuánto daño haremos al Creador con tantas quejas sobre lo que hemos recibido de Él, lo que hizo con tanto amor para entregárnoslo. Los dones de Dios son preciosos, son muy hermosos, y no queremos creer en que vienen de Él y que son buenos, para nuestro bien. Padre, perdónanos por nuestra cerrazón y nuestra ingratitud. Alabado seas por Tu sabiduría y tu generosidad. Amén.

Feliz con dolor. Comentario para Matrimonios: Juan 19, 25-27

EVANGELIO

Triste contemplaba y dolorosa miraba del Hijo amado la pena
Lectura del santo Evangelio según san Juan 19, 25-27

Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena.
Jesús, al ver a su madre y junto a ella al discípulo al que amaba, dijo a su madre:
«Mujer, ahí tienes a tu hijo».
Luego, dijo al discípulo:
«Ahí tienes a tu madre».
Y desde aquella hora, el discípulo la recibió como algo propio.

Palabra del Señor.

AVISOS:

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES programadas pincha aquíhttp://wp.me/P6AdRz-D1

Feliz con dolor.

Celebramos hoy la memoria de la Bienaventurada Virgen María de los Dolores. ¿Feliz por sus dolores? Algo parece estar mal en este título…

Era necesario que la mujer estuviera junto a la Cruz de Jesús, para acoger el don de la Vida. A la mujer Dios les dio la custodia de la vida. A través de la mujer nacen los hombres, tanto físicamente como, la mayoría de las veces, espiritualmente. Es la mujer la que los da a Luz.
Ser mujer, madre que da a luz, hija de la vida, esta es la misión para la que ha sido creada la mujer: Dar vida, acoger a la vida, cuidar la vida, llevar hasta la Vida.

¡Mujer sé lo que eres! ¡Lucha por la vida de fe en tu matrimonio y tu familia! ¡No te canses de tirar del carro, de estar junto a la Cruz de Jesús. Si tú dices sí, aun pasando los dolores de parto en el alma, verán la luz. Di “sí” al Amor corredentor, di “sí” a la voluntad de Dios.

Junto a Su Madre, estaba el discípulo al que amaba. Juan representa esos hombres en minoría, pero elegidos por Dios acogen la Vida por la Mujer, la Madre. Muchos son los esposos que por sus esposas acogen la vida de fe, otros son sacerdotes, que la acogen por su madre. Todos por Ntra. Madre. ¡Benditos! Quienes desde aquella hora la recibimos como algo propio.

Aterrizado a la vida matrimonial:

María: (con entonación animosa y cariñosa) vamos niños a rezar.
Los niños: ¡Uf qué rollo! (Y caras largas).
Antonio: (Sin decir nada, termina lo que estaba haciendo).
(Por fin todos juntos)
María: intentando esconder su dolor en el amor y con gran ánimo, dice: Venga ¿Quién lee lo que nos dice hoy Jesús? (Después de no ver muchas ganas, como si no se diera cuenta, anima al pequeño).
(Y así un día y otro día…)
Antonio: (Presente, pero interiormente avergonzado y sin mucha colaboración).
(María guardaba la Vida, la Luz, en su alma y mantenía la esperanza con todo su corazón, de que su familia lo acogiera y siguiera el Camino.
¡Mucho ánimo!)

Madre,

Tú eres nuestra Madre. Gracias a aquella hora, te compartimos con Cristo como Madre. Nosotros te acogemos como algo nuestro y Tú nos llevas hasta Jesús dándonos la Vida ¡Bendita seas por siempre!