RETIRO PARA MATRIMONIOS EN MALLORCA 5-7 DE NOVIEMBRE

RETIRO PARA MATRIMONIOS EN MALLORCA 5-7 DE NOVIEMBRE

Proyecto Amor Conyugal en colaboración con la Parroquia San Alonso (Palma) os invita a participar en un retiro para Matrimonios, con el objetivo de adentrarnos juntos en la Verdad del Matrimonio (según San Juan Pablo II) y experimentar la Alegría del Amor (según el Papa Francisco).

¿A quién va dirigido este retiro? A todos los esposos unidos por el Sacramento del Matrimonio y que quieran vivir una EXPERIENCIA de AMOR juntos, estén en crisis o no. A todos los que quieran fortalecer y reavivar su Sacramento del Matrimonio.

FECHAS: Será desde el viernes 5 de noviembre a las 18:00 h hasta el domingo 7 de noviembre a las 17:00 h.

LUGAR: Santuario de Lluc. Plaça dels Peregrins, 1 – 07315 Escorca – Mallorca – Illes Balears
www.lluc.net

PRECIOS: 290 euros por matrimonio. Incluye alojamiento, pensión completa y gastos diversos.

Suplemento económico para ayuda a otras familias: Podéis aportar una cantidad adicional, a voluntad, que es muy importante para ayudar a otros matrimonios con dificultades económicas que quieren hacer el retiro.

Subvenciones: Si alguna familia no puede asistir por problemas económicos que nos lo comente, por favor.

INSCRIPCIÓN: Para realizar la inscripción, pincha aquí (A partir del 29 de septiembre a las 20:00 h).

¿Cuándo? Lo antes posible. Se suele llenar en pocos minutos.

Nos pondremos en contacto con vosotros para confirmaros la reserva de plaza y daros las instrucciones para realizar el pago

 o indicaros si estáis en lista de espera. En caso de que no hubiese plazas disponibles.

Para consultar cualquier duda sobre el retiro o ponerte en contacto con nosotros, escríbenos a retiros.mallorca@proyectoamorconyugal.es o por whatsapp 661602909

Sobre Proyecto Amor Conyugal: https://proyectoamorconyugal.es/acerca-de está compuesto por matrimonios católicos que profundizamos en nuestra vocación conyugal y que ayudamos a otros a convertir su matrimonio en algo GRANDE.

¡Toma ya! Comentario para Matrimonios: Lucas 9, 51-56

EVANGELIO

Tomó la decisión de ir a Jerusalén.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 9, 51-56

Cuando se completaron los días en que iba a ser llevado al cielo, Jesús tornó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros delante de él.
De camino, entraron en una aldea de samaritanos para hacer los preparativos. Pero no lo recibieron, porque su aspecto era el de uno que caminaba hacia Jerusalén.
Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le dijeron:
«Señor, ¿quieres que digamos que baje fuego del cielo que acabe con ellos?».
Él se volvió y los regañó. Y se encaminaron hacia otra aldea.

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

¡Toma ya!

Santiago y Juan deberían ser bastante impetuosos. De ahí que Jesús los llamase “hijos del trueno”. El caso es que son pocas las veces en que Jesús “regaña” a los discípulos, como ocurre en esta ocasión. Desear el mal a alguien, por muy grande que sea el mal que ha hecho, merece una regañina seria de Dios. El Señor no desea la destrucción de nadie, ni siquiera de sus enemigos. Él desea la restauración, la conversión. Ese debe ser el deseo de los hijos de Dios.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Marta: Alberto, te he dicho que tengas más cuidado con las sillas. Si se pegan a la pared, la desconchan.
Alberto: ¡Ay hija! Estás todo el día corrigiendo. Que si no hagas esto, que si cuidado con lo otro… ¡Qué pesadez!
(Unos minutos más tarde, a Marta se le cae un bote de tomate al suelo y salpica la pared y todo el entorno)
Alberto: (Piensa: ¡Toma ya! ¡Cuánto me alegro! Ahora puedo restregarle yo lo de la pared, para que se entere que ella no es tan perfecta. ¡No! Eso sería venganza. Sería alegrarme de su mal. Eso no lo quiere Dios. Pobre, lo estará pasando fatal, con lo mal que lo lleva cada vez que comete una torpeza. Le cuesta entender que es limitada y también comete errores. Voy a animarla y ayudarla a limpiar). Vaya, Marta, qué mala pata. No te preocupes, todos cometemos torpezas. No lo pases mal. Son sólo cosas, y tú vales mucho más. Lo limpiamos juntos ¿Vale? Pero no sufras por esto, que me da mucha pena verte fastidiada…
Marta: Gracias, Alberto. Eres un ejemplo para mí en esto. Le pido al Señor que me ayude a ser así de comprensiva contigo la próxima vez y por encima de todo, lo que me importe sea si tú lo estás pasando mal.

Madre,

El Señor ha venido a salvar y no a condenar. No permitas que nos acusemos mutuamente. Que tomemos conciencia de que somos el auxilio de Dios el uno para el otro. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Más pobres. Comentario para Matrimonios: Lucas 9, 46-50

EVANGELIO

El más pequeño de vosotros es el más importante.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 9, 46-50

En aquel tiempo, se suscitó entre los discípulos una discusión sobre quién sería el más importante.
Entonces Jesús, conociendo los pensamientos de sus corazones, tomó de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo:
«El que acoge a este niño en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, acoge al que me ha enviado. Pues el más pequeño de vosotros es el más importante».
Entonces Juan tomó la palabra y dijo:
«Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre y, se lo hemos prohibido, porque no anda con nosotros».
Jesús le respondió:
«No se lo impidáis; el que no está contra vosotros está a favor vuestro».

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Más pobres.

El que acoge a los más pequeños en nombre de Jesús, es el más importante para Dios. A esos son a los que Dios necesita, a los que están dispuestos a expulsar demonios en Su nombre. Los que ayudan a otros en nombre de Jesús, a librarse del mal. Nuestra familia también debe entregarse a otras familias.
Hoy en día hay muchos esposos a los que les falta el amor. Son los más pobres de entre los pobres. Necesitan a alguien que les comprenda, que les guíe, que les enseñe a amar. Están perdidos, como ovejas sin pastor. Vamos a rescatarlos en nombre del Señor. Él nos necesita, para Él somos importantes, porque ha querido concedernos la misión de salvarlos.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Alberto: Hay un matrimonio que lo está pasando fatal. ¿Vamos a llamarles y quedar con ellos este fin de semana?
Mercedes: Pero es que, tenemos muchas cosas que hacer.
Alberto: Mercedes, el Señor nos necesita. Ellos están sufriendo. Y nosotros podemos organizarnos y tener tiempo para todo, para los niños, y también para nosotros. Tenemos que mostrarles que hay otro camino mejor, que se están mirando mal, dejándose llevar por sus sensaciones. Que se están perdiendo algo grande y hermoso por la dureza de su corazón.
Mercedes: Pero luego me tienes que compensar ¿Vale?
Alberto: Valeeee. Hago yo una cenita rica, rica para el sábado, en familia.
Mercedes: Entonces, ¡Trato hecho! Gracias por tirar de mí, Alberto. Me siento orgullosa de ti.

Madre,

El Señor ha querido necesitarnos. Es un honor trabajar para Él. Es una alegría ver que los que sufren se sanan. Es impagable la obra de la que nos está haciendo partícipes. ¡Gloria a Dios!

¡Gracias! Comentario para Matrimonios: Marcos 9, 38-43. 45. 47-48

EVANGELIO

El que no está contra nosotros está a favor nuestro. Si tu mano te induce a pecar, córtatela.
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 9, 38-43. 45. 47-48

En aquel tiempo, Juan dijo a Jesús:
«Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no viene con nosotros».
Jesús respondió:
«No se lo impidáis, porque quien hace un milagro en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro.
Y el que os dé a beber un vaso de agua porque sois de Cristo, en verdad os digo que no se quedará sin recompensa. El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu mano te induce a pecar, córtatela: más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manos a la “gehenna”, al fuego que no se apaga.
Y, si tu pie te hace pecar, córtatelo: más te vale entrar cojo en la vida, que ser echado con los dos pies a la “gehenna.”
Y, si tu ojo te induce a pecar, sácatelo: más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser echado con los dos ojos a la “gehenna”, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga».

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

¡Gracias!

Qué importante es no ser escándalo para los pequeños. El problema para los esposos es que, representamos la imagen de Dios para nuestros hijos. Y por ser cristianos, también estamos rodeados de muchos que desean vernos caer para airear el escándalo de los católicos y desprestigiar la familia de Dios. Estamos en el punto de mira, y es muy importante actuar en el nombre e Cristo, pero sólo lo conseguiremos si somos de Cristo. Él nos ganó con Su Sangre.
Permitidnos que hoy demos las gracias, muy especialmente a todos aquellos que nos han dado un vaso de agua, nos han apoyado con su presencia o con su trabajo, nos han invitado, o/y nos han acogido en su casa, en esos viajes en los que hemos ido a anunciar el Evangelio de la Verdad y la belleza del matrimonio, cualquiera de los matrimonios enviados a la misión de Proyecto Amor Conyugal.
¡Enhorabuena! A los que nos habéis cuidado, porque no quedaréis sin recompensa. En el nombre del Señor, ¡Gracias!

Aterrizado a la vida matrimonial:

Juanjo: Niños. ¡Callaos de una vez! Estoy harto de vosotros.
Marisa: (Se acerca y le dice al oído) Juanjo, por favor, no les hables así a los niños. Esto no es bueno para ellos. No están haciendo nada malo, están jugando…
Juanjo: (Otra vez en voz alta mientras los niños le escuchan) ¿Tú? ¿Tú me vas a dar lecciones a mí de cómo educar a mis hijos? Tu sí que los educas mal, que les compras caprichos innecesarios. Los estás volviendo unos caprichosos.
Marisa: (Nota como un fuego enorme caldea su interior, y le parece que va a estallar contra su esposo. Pero entonces se acuerda de que Cristo está entre los dos, y lo que le diga a él, atraviesa necesariamente el Corazón de Cristo. Gracias a ser de Cristo, empieza a mirar a su esposo con misericordia, y consigue ver que está nervioso. Algo le pasa, está cegado. No sabe lo que hace. Así que primero calla y después… ama) Cariño, anda, que tú eres un gran padre, y un esposo maravilloso. Yo sé que ha pasado algo que te tiene un poco nervioso hoy. No te preocupes. Luego lo hablamos. ¡Niños! Por favor, Papá tiene muchas responsabilidades y necesita un poquito de silencio ¿Vale? ¿Quién quiere a Papá?
Niños: Yo, yo, y yo… contestan los tres levantando sus manitas.
Marisa: Muy bien, pues hoy, como le queremos, de regalo vamos a darle un buen rato de hablar muy bajito ¿Vale?
(Al acostar a los niños)
Juanjo: Chicos, perdonad que os haya gritado así. Estaba preocupado por una cosa de mayores, pero vosotros sois mucho más importantes, y os quiero muchísimo. ¿Perdonáis a Papá?
Niños: Síííí. Buenas noches, Papi. Te quiero…
(Al acabar la jornada, en la oración conyugal)
Juanjo: Marisa, quería pedirte perdón por mi comportamiento. Muchas gracias por tu ayuda y tu apoyo. Me has sacado de la oscuridad en la que me encontraba. Señor, te doy muchas gracias por mi esposa. Ella me ayuda mucho a llegar a ti.

Madre,

Madre de los Esposos, ruega por nosotros. Reina de Proyecto Amor Conyugal, ruega por nosotros. Amén.

Admiración y humillación. Comentario para Matrimonios: Lucas 9, 43b-45

EVANGELIO

Al Hijo del Hombre lo van a entregar. Les daba miedo preguntarle sobre el asunto.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 9, 43b-45

En aquel tiempo, entre la admiración general por lo que hacía, Jesús dijo a sus discípulos:
«Meteos bien en los oídos estas palabras: el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres».
Pero ellos no entendían este lenguaje; les resultaba tan oscuro, que no captaban el sentido.
Y les daba miedo preguntarle sobre el asunto.

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Admiración y humillación.

La reacción de Jesús frente a la admiración de todos es decirle a sus seguidores: “«Meteos bien esto en la cabeza: al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres.»” Haciendo referencia al momento aparentemente más “bajo” de su vida en la tierra, cuando iba a ser tratado como un delincuente. Él no quiere perder de vista ese momento.
Mientras los esposos pretendemos apartar en seguida nuestra miseria y pequeñez y pretendemos ponernos por encima el uno del otro, Jesús se repite una y otra vez que su destino es que lo humillen y lo maten.
Es el camino que me enseña el Esposo: Huir de la admiración y dejarse humillar. Porque quien se humille será ensalzado por el Padre.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Los amigos de Paco: (Delante de Paco) Raquel, qué bien ha hablado tu marido en la conferencia de hoy. Nos quedamos anonadados. Estarás orgullosa de él ¿no? Es que, tienes un marido que vale su peso en oro…
Paco: Anda ya, que no ha sido para tanto… Es cierto que he recibido el don de palabra, pero en cambio, en otras cosas soy muy torpe. En serio.
(A la salida)
Raquel: ¿Qué vales tu peso en oro? Esa gente no te conoce. Tú eres un inútil, eso es lo que eres.
Paco: Raquel, me estás haciendo daño.
Raquel: Pues te aguantas. Es la tercera vez que te dejas el móvil en casa. Y ahora, cuando nos separemos ¿Cómo te localizo? Para quedar muy bien ante los demás, te esfuerzas mucho, pero por mí, no te esfuerzas en absoluto.
Paco: Perdona, Raquel, no lo he hecho aposta. Sabes que soy muy despistado. La próxima vez intentaré prestar más atención. Tú me importas más que nadie. (Reza por dentro: Señor, te ofrezco este mal rato por amor a mi esposa, para que la ayudes a llegar a ti).
Raquel: Pues no se nota. A mí me tienes muy decepcionada. No sé cómo te ha aguantado tantos años.
Paco: (Calla y lo ofrece: No me quitas la vida, la doy yo por ti).

Madre,

El Maestro nos enseña que huyamos de los elogios y de la admiración de los demás, y nos humillemos. Cuánto nos cuesta entender esto, pero si Él nos lo enseña así, lo haremos. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.