Se cumple hoy. Comentario para Matrimonios: Lucas 10, 1-12.17-20

EVANGELIO

Descansará sobre ellos vuestra paz.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 10, 1-12.17-20

EN aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos, y los mandó delante de él, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía:
«La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies.
¡Poneos en camino! Mirad que os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias; y no saludéis a nadie por el camino.
Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa”. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros.
Quedaos en la misma casa, comiendo y bebiendo de lo que tengan: porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa en casa.
Si entráis en una ciudad y os reciben, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya en ella, y decidles:
“El reino de Dios ha llegado a vosotros”.
Pero si entráis en una ciudad y no os reciben, saliendo a sus plazas, decid: “Hasta el polvo de vuestra ciudad, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que el reino de Dios ha llegado”.
Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para esa ciudad».
Los setenta y dos volvieron con alegría diciendo:
«Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre».
Él les dijo:
«Estaba viendo a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad: os he dado el poder de pisotear serpientes y escorpiones y todo poder del enemigo, y nada os hará daño alguno. Sin embargo, no estéis alegres porque se os someten los espíritus; estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo».

Palabra del Señor.

Retiro para matrimonios jóvenes en Córdoba del 8 al 10 de julio. Inscríbete aquí: https://wp.me/p6AdRz-3uM

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Se cumple hoy.

Nosotros hemos sido enviados de dos en dos, y comprobamos que este Evangelio se cumple en muchos matrimonios. Satanás está rabioso, y cae del cielo como un rayo, pero el Señor nos ha dado el poder de pisotear serpientes y escorpiones y todo el poder del enemigo. Ya no nos alegramos por los éxitos, ni por los fracasos. Es verdad que nos duele cuando alguien no acoge la buena noticia que Dios le trae o no persevera después de haberla recibido. Pero ¡Nuestro espíritu se alegra en Dios, nuestro Salvador!
Pues sí, Dios nos ha mostrado la verdad y la belleza del matrimonio, a los pequeños, porque así le ha parecido bien.
Queridos matrimonios y sacerdotes que colaboráis en Proyecto Amor Conyugal: ¡Bienaventurados nuestros ojos, que ven lo que nosotros vemos! Los milagros de María en cientos de matrimonios. ¡Alabado sea el Señor!

Aterrizado a la vida matrimonial:

Jaime: ¿Te sientes enviado por el Señor a esta misión?
Pedro: Desde que hemos empezado en ella sí. Antes me daba cierto reparo a entregarme, pero desde que estamos involucrados, es impresionante lo que estamos viviendo. ¡Dios está vivo y actúa!
Jaime: ¡Qué bueno, Pedro! ¿Y tu esposa qué tal?
Pedro: Maravillosamente. Nos está uniendo un montón esta misión. Antes, cuando sólo recibíamos, nos habíamos quedado estancados. Ahora, la misión ha revitalizado nuestra fe y el amor entre nosotros.
Jaime: ¡Gloria a Dios!
Pedro: ¡Gloria a Dios!

Madre,

Saber que están inscritos nuestros nombres en el cielo. ¡Qué emoción! ¡Alabado sea Dios!

Elástico, dúctil y esponjoso. Comentario para Matrimonios: Mateo 9, 14-17

EVANGELIO

¿Es que pueden guardar luto mientras el esposo está con ellos?
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 9, 14-17

En aquel tiempo, los discípulos de Juan se acercan a Jesús, preguntándole:
«¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no ayunan?»
Jesús les dijo:
«¿Es que pueden guardar luto los amigos del esposo, mientras el esposo está con ellos?
Llegarán días, en que les arrebatarán al esposo, y entonces ayunarán.
Nadie echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto y deja un roto peor.
Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos; porque revientan los odres; se derrama el vino y los odres se estropean; el vino nuevo se echa en odres nuevos, y así las dos cosas se conservan».

Palabra del Señor.

Queda alguna plaza libre en el retiro para matrimonios jóvenes en Córdoba del 8 al 10 de julio. Inscríbete aquí: https://wp.me/p6AdRz-3uM

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Elástico, dúctil y esponjoso.

El Espíritu Santo en nosotros, tiene un gran enemigo. Se llama “resistencia”. Sí, Él me quiere hacer elástico en paciencia y comprensión, dúctil en humildad y mansedumbre, absorbente (como una esponja) en sabiduría… Pero si me resisto, acabo rasgándome por algún sitio, partiéndome en trocitos por la presión y seco como la yesca por falta de lo más básico. A vino nuevo (Cristo en nuestro Sacramento), odres nuevos (corazón convertido).
Ahora, que cuando juntas los dos, vino nuevo y odres nuevos, es la bomba. La bomba atómica del amor Matrimonial, cuya onda expansiva, no sabes a dónde llega… nuestros hijos, nuestros familiares, amigos… de generación en generación…

Aterrizado a la vida matrimonial:

Juanjo: No, yo poco a poco, a mi ritmo. Cada uno tiene su ritmo, y yo no estoy preparado.
Marta: Juanjo, si fuera cosa tuya, te daría la razón, pero es el Espíritu Santo quien actúa en nosotros. ¿Por qué no te dejas llevar al ritmo que Él quiera?
Juanjo: Eso tiene sentido. Probaré…
(Y Dios hizo Su obra en él y en su matrimonio… y a través de ellos en sus hijos, hermanos, en sus amigos y en los hijos de todos ellos, y en los hijos de sus hijos…)

Señor,

Por favor, lléname de Tu Espíritu Santo, y permite que me deje llevar por Él, moldear por Él, alimentar por Él… Amén.

Se adentra y se conmueve. Comentario para Matrimonios: Mateo 9, 9-13

EVANGELIO

No tienen necesidad de médico los sanos; misericordia quiero y no sacrificio.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 9, 9-13

En aquel tiempo, al pasar vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo:
«Sígueme».
Él se levantó y lo siguió.
Y estando en la casa, sentado en la mesa, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaban con Jesús y sus discípulos.
Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos:
«¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?».
Jesús lo oyó y dijo:
«No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa “misericordia quiero y no sacrificio”: que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores».

Palabra del Señor.

Queda alguna plaza libre en el retiro para matrimonios jóvenes en Córdoba del 8 al 10 de julio. Inscríbete aquí: https://wp.me/p6AdRz-3uM

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Se adentra y se conmueve.

La mirada revela lo que hay en el interior del alma. Revela la inocencia, la frialdad, la dureza de corazón, el rencor, la alegría… Contemplo hoy la mirada de Jesús y me seduce, me conquista. ¿Qué hay de especial en Su mirada?
La mirada misericordiosa es esa que no se para en lo superficial, en lo sensible ni en las sensaciones, sino que profundiza y es capaz de adentrarse en el corazón del miserable. Ve la grandeza del pecador, ve su sufrimiento, su ceguera, y se conmueve. Sí, la mirada misericordiosa conmueve las entrañas del que mira así. Contemplo a Jesús, que me mira conmovido por mi pecado y, me convierte radicalmente.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Andrés: He aprendido a amarte, esposa. Contemplando a Jesús en la Pasión, contemplando Su mirada, he aprendido a mirarte más allá de lo externo, a superar mis juicios, a obviar las heridas que me causas y centrarme en lo profundo de tu corazón, en tu sufrimiento, en tu angustia, en tus miedos… He aprendido a amarte en tu miseria, y es lo más hermoso que he experimentado.
Ana: Lo he notado, Andrés. Lo he visto en tu mirada. Esa mirada sólo puede venir de Dios.
Andrés: Alabado se por siempre.

Madre,

Contemplo a Jesús a través de tus ojos, y descubro la grandeza de Su Sagrado Corazón. Gracias por mostrármelo. Alabado sea Dios que nos ama con un amor sobreabundante, que es más fuerte que el pecado y que la muerte.

Vueltas en mi corazón. Comentario para Matrimonios: Mateo 9, 1-8

EVANGELIO

La gente alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 9, 1-8

En aquel tiempo, subió Jesús a una barca, cruzó a la otra orilla y fue a su ciudad. En eso le presentaron un paralítico, acostado en una camilla. Viendo la fe que tenían, dijo al paralítico:
«¡Ánimo, hijo!, tus pecados están perdonados».
Algunos de los escribas se dijeron:
«Este blasfema».
Jesús, sabiendo lo que pensaban, les dijo:
«¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil decir: “Tus pecados te son perdonados”, o decir: “Levántate- y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados – entonces dice al paralítico -: “Ponte en pie, coge tu camilla y vete a tu casa”».
Se puso en pie, y se fue a su casa.
Al ver esto, la gente quedó sobrecogida y alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad.

Palabra del Señor.

Queda alguna plaza libre en el retiro para matrimonios jóvenes en Córdoba del 8 al 10 de julio. Inscríbete aquí: https://wp.me/p6AdRz-3uM

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Vueltas en mi corazón.

Hay una frase que centra este Evangelio sobre todas las demás, y es: “¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones?”. Esto es clave, los malos pensamientos son el preámbulo de mis peores actos. Qué importante es estar atento a parar esos “chorritos” que anteceden a las avalanchas del pecado. Son esos malos pensamientos en el corazón. Muchas veces además, animados por resentimientos, que no es otra cosa que traer al “ahora” sentimientos negativos del pasado. Así se va acumulando el mal hacia ti en mi corazón. Pero en estas ocasiones, Jesús también me dice: Tengo poder para perdonar sus pecados.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Carlos: Me he observado bien, y tengo conciencia de esos momentos en los que pienso mal en mi corazón. Cuando me siento ofendido por ti, empiezo a darle vueltas a la pelota, sobre si tú lo haces peor, sobre si es injusto, si estás exagerando, etc. Y puede que me lleve a otros pensamientos aún peores. Le pido al Señor, que me libre de esos primeros malos pensamientos de mi corazón que me llevan a pecar.
Alicia: Sí, en el corazón se cuece todo. Por ejemplo, cuando me corregiste de esa manera el otro día porque no había prestado demasiada atención a tus padres cuando llegaron, me sentí molesta y ya empecé a pensar que te importan ellos más que yo, que siempre los defiendes a ellos… Me sentí despreciada y acabé muy enfadada contigo.
Carlos: Te pedí perdón, esposa, en cuanto me explicaste que no te habías enterado de que habían llegado. Tú eres lo más importante para mí, y lo que más me importa es que tú quedes mal delante de ellos.
Alicia: Te quiero mucho, Carlos. Aparto de mí todos esos pensamientos negativos para no volver a hacerte daño.

Madre,

Estoy enamorado/a de mi esposo/a y siento mucho hacerle daño con mi concupiscencia. Quiero amarle tal como es con toda mi alma. Entra Tú en mi corazón para que no pueda entrar nada más. Alabado sea Dios que nos da a Su Madre, la llena de Gracia. Amén.

Me muestra quién soy. Comentario para Matrimonios: Mateo 16, 13-19

EVANGELIO

Tú eres Pedro, y te daré las llaves del reino de los cielos.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 16, 13-19

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:
«¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?».
Ellos contestaron:
«Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas».
Él les preguntó:
«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?».
Simón Pedro tomó la palabra y dijo:
«Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.»
Jesús le respondió:
«¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás! porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo.
Ahora te digo yo:
Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.
Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo».

Palabra del Señor.

Queda alguna plaza libre en el retiro para matrimonios jóvenes en Córdoba del 8 al 10 de julio. Inscríbete aquí: https://wp.me/p6AdRz-3uM

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Me muestra quién soy.

En nuestra relación conocemos quiénes somos, porque somos lo que amamos. Pero para saber del todo quiénes somos y sobre todo quiénes estamos llamados a ser, eso solo nos lo puede revelar el Padre que está en el cielo, porque solo Él nos conoce completamente.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Carlos: El Señor me ha mostrado quién eres para Él, y eso me ayuda también a saber quién soy yo. Porque mi misión es amarte, y conociendo tu grandeza, reconozco también la que Dios me ha querido asignar. No sé si me entiendes lo que te quiero decir.
Carmen: Sí te entiendo, porque yo lo experimento igual que tú. No es explicable con palabras, sino con el corazón. A las personas se les conoce por aquellos a quienes aman y por quienes son amadas. Por eso Dios me muestra quién soy para Él y esa es la respuesta a quién soy, porque Él es la Verdad. Él me ama por mí misma, por quién soy, y no por lo que hago o por lo que creo que soy. Igual hace contigo. Me muestra quién eres para Él, y esa es tu verdad. Y… eres tan hermoso…
Carlos: Y tú… eres tan hermosa…

Madre,

Dios es el que es, los demás somos en relación a Él. Por eso, conociendo lo que Él conoce de nosotros descubriremos completamente nuestro misterio y el misterio de mi esposo. Solo Él nos puede mostrar nuestra verdad. Alabado sea Dios que comparte Su intimidad con nosotros. Amén.