Identificar al enemigo. Comentario para Matrimonios: Mateo 9, 32-38

EVANGELIO

La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 9, 32-38

En aquel tiempo, le llevaron a Jesús un endemoniado mudo. Y después de echar al demonio, el mudo habló.
La gente decía admirada:
«Nunca se ha visto en Israel cosa igual».
En cambio, los fariseos decían:
«Este echa los demonios con el poder del jefe de los demonios».
Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia.
Al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, «como ovejas que no tienen pastor».
Entonces dijo a sus discípulos:
«La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies».

Palabra del Señor.

Avisos:

Identificar al enemigo.

Jesús sufre los embates de los fariseos, que le dicen lo peor que le podrían decir, asociarle con sus enemigos, los enemigos del Padre y de la humanidad a la que tanto ama. Pero Cristo no vino a juzgar, sino a salvar. El enemigo no era ninguno de aquellos que formaban la muchedumbre de la que Él se compadecía. El enemigo es el demonio, del que tenía que liberarlos. Pero necesita más manos para acudir a todas las necesidades, y ahí es donde nos ha querido necesitar, para sanar en Su nombre. ¿Tengo algo mejor que hacer?

Aterrizado a la vida matrimonial:

Carlos: Marta, sé que estás enferma, que además los demonios te turban y te quitan la paz. Sé que el Señor no quiere que te juzgue y te hunda en el fango más de lo que ya estás. Él quiere que le ayude a salvarte y no sé por qué, la mayoría de las veces me olvido de mi misión y me dedico a juzgarte y a asociarte con los peores demonios. Eres hija de Dios y mereces toda mi entrega.
Marta: Gracias, Carlos. Sé que te hago sufrir mucho, pero no quiero hacerte daño. También reconozco claramente los demonios que te tienen atado y me compadezco de ti, porque no quiero que te arrastren a hacer el mal que no quieres. Te amo demasiado para dejar de ver lo mucho bueno que hay en ti y tu enorme dignidad. Yo también me ofrezco al Señor para poder ayudarte siempre que caigas, por duro que sea lo que me digas o me hagas. Ahí quiero estar.

Madre,

Introdúcenos en el Corazón de Cristo. Que tengamos sus mismos sentimientos hacia nuestros esposos, nuestros hijos y las personas que nos rodean. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén. Alabado sea el Sacratísimo Corazón de Jesús.

Una fuerte inclinación. Comentario para Matrimonios: Mateo 9, 18-26

EVANGELIO

Mi hija acaba de morir, pero ven tú y vivirá.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 9, 18-26

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un jefe de los judíos que se arrodilló ante él y le dijo:
«Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, impón tu mano sobre ella y vivirá».
Jesús se levantó y lo siguió con sus discípulos.
Entre tanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía doce años, se le acercó por detrás y le tocó la orla del manto, pensando que con solo tocarle el manto se curaría.
Jesús se volvió y, al verla, le dijo:
«¡Ánimo, hija! Tu fe te ha curado».
Y en aquel momento quedó curada la mujer.
Jesús llegó a casa de aquel jefe y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo:
«¡Retiraos! La niña no está muerta, está dormida».
Se reían de él.
Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano, y ella se levantó.
La noticia se divulgó por toda aquella comarca.

Palabra del Señor.

Avisos:

Una fuerte inclinación.

El Evangelio de hoy destaca la compasión de Jesús. Él viene a hacerse uno de tantos, para experimentar la fragilidad humana, asumirla y santificarla. Estando entre nosotros, Él comprende nuestros sufrimientos, nuestros dolores y la terrible tragedia de la muerte. Esto es lo que le conmueve el corazón humano que ha asumido y por eso, siente una inclinación tan fuerte hacia nuestra debilidad que lo empuja a sanar y salvar constantemente.
Si yo estuviera tan cerca de las debilidades de mi esposo, seguro que sentiría más compasión por él/ella y tendría esa inclinación que tiene el Corazón de Jesus, haciendo de la misericordia una necesidad que se sitúa muy por encima de las mías propias.

Aterrizado a la vida matrimonial:

El Señor: ¿Por qué sientes ese resquemor hacia tu esposa?
Esposo: Porque me achaca ciertas malas intenciones que no son las mías. Cuando se lo digo, me responde que sea sincero conmigo mismo, que en el fondo son esas mis intenciones, y que son egoístas.
El Señor: Comprendo que sufras porque tu esposa, creada para amarte, te haga responsable de algo que no has cometido, pero mi pregunta es: ¿Eso justifica tu resquemor hacia ella? ¿Por qué? ¿Crees que por ese motivo no se merece que la ames?
Esposo: Creo que me merezco que me pida perdón.
El Señor: Pero ella lo ha vivido así. No te va a pedir perdón porque no alcanza a ver que no tiene razón. ¿Qué vas a hacer? ¿Qué crees que yo espero que hagas por ella?
Esposo: No lo sé, Señor. Creo que Tú solo mirarías que ella sigue dolida.
El Señor: No le exijas por encima de sus limitaciones y, si no viene ella, ve tú y haz que se sienta querida y valorada para restaurar el daño que está sufriendo. Entra en su corazón y descubre ese dolor, para que ames y desees sanarla con más fuerza que la que te lleva al resentimiento.
El Señor (A ella): ¿Y tú? Anda, no juzgues y no serás juzgada. Ama a tu esposo y silencia tus voces interiores. Él te necesita. Sólo tienes que ver eso en tu corazón.

Madre,

El Señor es experto en tratar con los corazones. Enséñame Madre, a estar en Su Corazón, sentir con Su Corazón y actuar por Su Corazón. Alabado sea el Sagrado Corazón de Jesús.

¿Qué te ha echado? Comentario para Matrimonios: Mateo 11, 25-30

EVANGELIO

Soy manso y humilde de corazón.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 11, 25-30

En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo:
«Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a los pequeños. Sí, Padre, así te ha parecido bien.
Todo me lo ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.
Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera».

Palabra del Señor.

Avisos:

¿Qué te ha echado?

Dios no revela sus secretos a los que más estudian, sino a los que más lo aman, a los que más abiertos están a recibir el Espíritu Santo. A los que más rezan y crecen en esa intimidad con Él, a los que cumplen Sus mandamientos. Con Su sabiduría, Él nos ayudará a llevar nuestra carga y será mucho más ligera.

Aterrizado a la vida matrimonial:

María: Todavía hay veces que caemos en incomprensiones, discutimos y nos ofendemos mutuamente.
Pedro: Sí, porque aunque sepamos que el camino es el de la humillación, el de ponerme el último, el de servir y no ser servido, etc., cuesta mucho aplicarlo.
María: Lo que me he dado cuenta en este tiempo, es que, cada vez se acortan más las pruebas. Cada vez dejan menos posos en nosotros, menos heridas. Es como que el Señor lo reconstruye, lo sana, y no deja huella en nosotros.
Pedro: Es el Espíritu, que está en nosotros. Él interviene, nos reconstruye desde dentro, nos redime, nos sana. Yo lo experimento. Sé que Él está en nosotros. Es muy fuerte, es muy grande, y nos devuelve al camino del amor. Por cierto ¿Qué te ha echado el Espíritu a ti, que me tienes loquito? Estoy que se me cae la baba por ti.
María: Me ha echado un poquito de la misericordia de Dios.
Pedro: Pues qué hermosa es la misericordia de Dios.
María: ¿Y a ti. qué te ha echado para que esté loquita por ti?
Pedro: Me ha echado un poquito de la Voluntad de Dios.
María: Pues qué hermosa es la Voluntad de Dios.

Madre,

Qué hermoso es todo cuando nos dejamos conducir por el Espíritu Santo. Él nos muestra los secretos de Dios, nos alivia, nos aconseja… Alabado sea Cristo por enviarnos Su Espíritu. Gloria a Dios.

Abiertos a Su obra. Comentario para Matrimonios: Mateo 9, 14-17

EVANGELIO

¿Es que pueden guardar luto mientras el esposo está con ellos?
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 9, 14-17

En aquel tiempo, los discípulos de Juan se acercan a Jesús, preguntándole:
« ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no ayunan?»
Jesús les dijo:
«¿Es que pueden guardar luto los amigos del esposo, mientras el esposo está con ellos?
Llegarán días en que les arrebatarán al esposo, y entonces ayunarán.
Nadie echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto y deja un roto peor.
Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos; porque revientan los odres; se derrama el vino y los odres se estropean; el vino nuevo se echa en odres nuevos, y así las dos cosas se conservan».

Palabra del Señor.

Avisos:

  • Jornada de retiro en Sevilla: 4 de Julio. COMPLETO
  • Retiro en Mallorca: 25 y 26 de Julio. Infórmate e inscríbete aquí: http://wp.me/p6AdRz-2gQ
  • Retiro en Navarra (Javier): Del 31 de julio al 2 de Agosto. Infórmate e inscríbete aquí: http://wp.me/p6AdRz-2ik

Abiertos a Su obra.

A vino nuevo, odres nuevos. El Evangelio nos habla de la disposición que debemos tener ante la Palabra de Dios. Esa apertura, esa flexibilidad, dispuestos a dejarnos llevar por el Espíritu.
Afrontamos nuestro matrimonio y dejamos padre y madre, dejamos atrás nuestras costumbres, nuestros gustos, nuestros caprichos, y nos abrimos a la obra que el Espíritu quiera hacer en nosotros a través del matrimonio. Si intentamos conservar algo de lo antiguo, se hace un roto peor. Es el hágase en mí, de María el que nos dispone para recibir la vida en Cristo.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Llegaron un poco distanciados a la Eucaristía. Pero se confesaron y vivieron juntos con intensidad la celebración de la entrega de Cristo Esposo. Salieron nuevos, ¿No os ha pasado nunca?
Llegaron a casa, se reconciliaron y todo se había sanado. Se había recuperado su comunión. Se entregaron el uno al otro y se hicieron una sola carne, y vivieron una plenitud en su unión que parecía la mayor que habían vivido nunca. Otra vez tenían fuerzas para afrontar juntos cualquier dificultad. Es la alegría del amor nuevo que Cristo promete a los que se consagran a Él.

Madre,

Casi cada día tenemos que renovarnos como odres que se disponen a recibir la novedad de Cristo. Con Él cada día es nuevo, cada día es un misterio. Alabado sea el Señor, que nos restaura y hace el milagro en nosotros. Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los esposos que ama el Señor.

El dedo en la llaga. Comentario para Matrimonios: Juan 20, 24-29

EVANGELIO

¡Señor mío y Dios mío!
Lectura del santo Evangelio según san Juan 20, 24-29

Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:
«Hemos visto al Señor».
Pero él les contestó:
«Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo».
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo:
«Paz a vosotros».
Luego dijo a Tomás:
«Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente».
Contestó Tomás:
«¡Señor mío y Dios mío!».
Jesús le dijo:
«¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto».

Palabra del Señor.

Avisos:

  • Jornada de retiro en Sevilla: 4 de Julio. COMPLETO
  • Retiro en Mallorca: 25 y 26 de Julio. Infórmate e inscríbete aquí: http://wp.me/p6AdRz-2gQ
  • Retiro en Navarra (Javier): Del 31 de julio al 2 de Agosto. Infórmate e inscríbete aquí: http://wp.me/p6AdRz-2ik

El dedo en la llaga.

La expresión “meter el dedo en la llaga” claramente proviene de esta escena que nos presenta el Evangelio de hoy, pero en lugar de centrarse en la duda del Apóstol está referida al dolor que puede causarle a alguien que removamos algo que le ha provocado una herida. A Cristo le duele que Tomás no crea en el testimonio de sus compañeros apóstoles. Él esperaba que hubiera creído a través de ellos y llama dichosos a los que crean sin haber visto, es decir, a los que crean por el testimonio de otros. Porque este es el camino que nos deja para que la fe se pueda transmitir: creer en lo que otros han visto y testimonian con sus vidas.
Si no quiero meter el dedo en la llaga de Cristo, debo ser creyente de los que no han visto. En contra de ser un inconveniente, es una gran ventaja que me hará dichoso.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Andrés dejó de creer en el matrimonio después de haber vivido una experiencia decepcionante con sus padres separados. Pensaba que era mejor no casarse. Almudena, su novia, en cambio, sí quería casarse. Para ella era el único camino para el éxito de su relación. Andrés fue conociendo a Cristo de la mano de Almudena. Le sobrecogió una entrega como la Suya, especialmente en la Pasión. ¿Sabes lo que le convenció para casarse con Almudena? Descubrió que el matrimonio es un sacramento que surgió de la misma Potencia de Dios que resucitó a Cristo. Si aquella fuerza superó un límite tan infranqueable como el de la muerte ¿Qué no iba a poder superar un sacramento como el del matrimonio? Andrés no conocía a nadie que hubiera vivido un matrimonio de verdad, pero aun así creyó, y por eso ahora, casado con Almudena, Andrés es feliz.

Madre,

Que no seamos incrédulos con las cosas de Cristo, porque Él ha pagado un precio muy alto para transmitirnos la verdad y la vida. Creamos en aquellos que le testimonian con su vida de esposos. Alabado sea mi Señor, no dudaré más.