Las heridas de la Paz. Comentario para Matrimonios: Juan 20, 19-31

EVANGELIO

A los ocho días llegó Jesús.
Lectura del santo Evangelio según san Juan 20, 19-31

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
«Paz a vosotros».
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo».
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:
«Hemos visto al Señor».
Pero él les contestó:
«Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo».
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo:
«Paz a vosotros».
Luego dijo a Tomás:
«Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente».
Contestó Tomás:
«¡Señor mío y Dios mío!».
Jesús le dijo:
«¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto».
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Éstos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Las heridas de la Paz.

Cuando Cristo se presenta ante los discípulos, muestra sus llagas, para que le pudieran reconocer y estar totalmente seguros de que era Él. Tomás también pide tocar Sus llagas para comprobar que es Él. A Cristo le reconocen por las huellas que han quedado de su acto de entrega total en la cruz.
Él habla de entregarles Su “paz”, precisamente mostrando Sus heridas de “guerra”. Saber las heridas que le iban a infringir, le costó al Señor sudar sangre en Getsemaní. Son sus heridas las que demuestran que nos ha amado y son sus heridas las que le permiten entregar la paz que posee en su interior.
Las heridas con nuestro esposo nos duelen, y pedimos una compensación por ellas, para que se puedan cerrar. Además, a diferencia del Señor, le exigimos que no meta el dedo en la llaga, porque eso reaviva la herida, me remueve por dentro y siento más dolor, un dolor que suelo volcar en mi esposo recordándole que fue el causante de ese daño.
¿Por qué esta diferencia entre la manera de gestionar las heridas del Señor y la nuestra? Un esposo que lucha por defenderse, sufre por sí mismo, por autocompasión. Un esposo que vive para el otro, sufre por su redención y cada herida es signo de cuánto ama. Cristo no se defendió. Se ofreció como víctima por nuestra redención, y sus heridas son signos de amor, heridas de paz. Qué importantes eran esas heridas de amor con las que me ha salvado.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Carlos: Mamá, me impresiona ver la marca que te queda en el dedo cuando te muevo la alianza de su sitio.
Alicia: Es la marca del amor. La alianza que llevo siempre como símbolo de mi unión con tu padre, ha dejado una huella imborrable en mí.
Antonio: Hijo, es igual que las cicatrices que han quedado en ella. Son señales de la hermosura de haber desgastado su vida por mí y por vosotros. Son las huellas de la belleza del amor. Por eso, a mí, me gusta más tu madre con cicatrices que sin ellas, porque me hace recordar toda su vida de entrega por nosotros.
Carlos: Qué bonito, Papá. El otro día, lo hablaba con mi novia. Yo quiero vivir un amor como el que vosotros habéis vivido.

Madre,

Tú sabes muy bien lo que es sufrir por nosotros. Sabes muy bien cuántas almas ha salvado tu Hijo gracias a esa espada que atravesó Tu corazón. Gracias por tan inmenso don. Ahora es tiempo de recibir Su paz, la que Él ganó para nosotros. Bendito sea el Señor por siempre.

¿A quién creer? Comentario para Matrimonios: Marcos 16, 9-15

EVANGELIO

Id al mundo entero y proclamad el Evangelio.
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 16, 9-15

Jesús, resucitado al amanecer del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios. Ella fue a anunciárselo a sus compañeros, que estaban de duelo y llorando.
Ellos, al oírle decir que estaba vivo y que lo había visto, no la creyeron.
Después se apareció en figura de otro a dos de ellos que iban caminando al campo.
También ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero no los creyeron.
Por último, se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa, y les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado.
Y les dijo:
«ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación».

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

¿A quién creer?

Jesús “les echó en cara su incredulidad”. ¿Cuántas veces ha ocurrido esto en el tiempo que estuvo entre ellos? No es habitual que Jesús eche en cara algo. Sin embargo, la incredulidad respecto al testimonio de otros, debe tener una importancia especial ¿No os parece?
El testimonio de otros, tiene tanta importancia para Dios y para la Iglesia, que eleva al honor de los altares a muchos como beatos y santos. Muchos que son considerados modelos de identificación cristiana. Porque claro, también existe la mentira. ¿Cuándo creer y cuando no? Por un lado, tiene que haber una conexión entre el testimonio y la revelación, para que éste sea fiable. Por otro, cuando alguien da testimonio, se compromete personalmente con la causa, en algunos casos llegando incluso a dar la vida. Cristo habló de que resucitaría al tercer día (revelación) y vienen unos discípulos diciendo que lo han visto resucitado (se comprometen personalmente viniendo y dando la cara ante todos), y no les creen. Jesús, después de echarles en cara su incredulidad, les envía a proclamar el Evangelio, y ¡Ay! de los que no les crean.

Aterrizando a la vida matrimonial:

Seguimos contando la historia de Paco, que empezamos contando ayer.
Paco, que después de una vida de egoísmos y de utilizar a los demás en su propio beneficio, se convierte y decide aplicar el Evangelio en su vida. Obviamente, Paco había dejado muchas heridas en sus seres queridos y no tan queridos. Pero después de su conversión, Paco acabó teniendo muchas personas alrededor que le querían, aunque le costó mucho recuperar su confianza.
Pero Paco tuvo que pasar por situaciones duras. Enfermedades, ataques de sus mejores “amigos”, problemas económicos y laborales… Esto es lo que hizo que los demás se sorprendieran de que a pesar de todo, Paco seguía anunciando a Dios, siguiendo su voluntad, porque Paco reflejaba alegría a pesar de todo, y la alegría es la red de la que se sirve Dios para atraer a muchos. Lo más importante en todo testigo es la autoridad de que éste está revestido, y la mayor autoridad la da la coherencia entre la verdad que se afirma y la vida que vive. Paco ya no era tan admirado en su trabajo, no era tan “líder” en su casa, ni quedaba tan bien con sus amigos por saber tanto de todo, pero la Buena Noticia no es eficaz si no la proclama un “hombre nuevo”. Y eso, nadie lo negaba, ni su esposa, ni sus hijos. Paco era un “hombre nuevo”. Ahora Paco es ante todo, testigo de la resurrección de Jesús, y su esposa está locamente enamorada del “nuevo” Paco.

Madre,

Te doy gracias porque he creído. Tú has estado pendiente de mí, hasta que he creído. Cristo ha resucitado, y está aquí, a mi lado, en mí. Y me ama tan intensamente, que no me abandonará nunca. Y de eso, soy testigo, Madre. Alabado sea el Señor que nos ha salvado. ¡Aleluya!

Sorprendentemente abundantes. Comentario para Matrimonios: Juan 21, 1-14

EVANGELIO

Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado.
Lectura del santo Evangelio según san Juan 21, 1-14

En aquel tiempo, Jesús se apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Y se apareció de esta manera:
Estaban juntos Simón Pedro, Tomás apodado el Mellizo, Natanael el de Caná de Galilea, los Zebedeos y otros dos discípulos suyos.
Simón Pedro les dice:
«Me voy a pescar».
Ellos contestan:
«Vamos también nosotros contigo».
Salieron y se embarcaron; y aquella noche no cogieron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús.
Jesús les dice:
«Muchachos, ¿tenéis pescado?».
Ellos contestaron:
«No».
Él les dice:
«Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis».
La echaron, y no tenían fuerzas para sacarla, por la multitud de peces. Y aquel discípulo a quien Jesús amaba le dice a Pedro:
«Es el Señor».
Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron en la barca, porque no distaban de tierra más que unos doscientos codos, remolcando la red con los peces. Al saltar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan. Jesús les dice:
«Traed de los peces que acabáis de coger».
Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, no se rompió la red.
Jesús les dice:
«Vamos, almorzad».
Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían bien que era el Señor.
Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado.
Esta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos, después de resucitar de entre los muertos.

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Sorprendentemente abundantes.

Puedo estar trabajando y esforzándome toda la vida haciendo muchas cosas, pero si no trabajo en la dirección que me dice el Señor, no habrá frutos. Por el contrario, si me pongo en sus manos, si trabajo para Él, para mayor gloria Suya, loso frutos serán sorprendentemente abundantes y nos esperará con la mesa puesta cuando volvamos a estar junto a Él.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Paco, se cansó de ser un tiburón de los negocios. Son muchos sinsabores, muchos codazos, mucha tensión para que no te muevan de la silla que había conseguido a base de triunfos personales. Todo vale con tal de llegar más alto. Pero Paco no tenía paz interior, estaba irascible, era poco permisivo con los errores de su esposa y sus hijos y, como creía que todos los logros eran suyos, esperaba también mucho de la vida y de todos. Paco se sentía solo a pesar de estar rodeado de gente que, en definitiva, se acercaba a él sólo por el interés. El día que Paco caiga de su pedestal, todas sus relaciones desaparecerán. Su esposa era un trofeo más, algo que había conquistado él con su esfuerzo y su atractivo personal. Así que, esperaba una buena compensación, un premio. Mucho cariño, atenciones, y que le acompañara cuando a él le venía bien y le dejara tranquilo también cuando le parecía necesitarlo. Paco era el centro de su mundo, pero su mundo estaba carcomiendo su vida, y Paco no generaba amor. Así que Paco decide buscar la voluntad de Dios. Para ello se apoya en la oración y en su esposa, que en este aspecto le llevaba bastante ventaja.
Le costó mucho despegarse de su ambición, y en cuanto se descuidaba, se descubría pensando en él mismo. Lo menos cansado, lo más cómodo, lo que más le apetecía… ¿Cuántas veces pensaba en él a lo largo del día? Era incapaz de contarlas (pruébalo y verás). Pero poco a poco y con la ayuda del Señor, empezó a echar las redes pensando en los demás. Trabajaba por el bien común. En casa no buscaba atenciones, buscaba hacer feliz a su esposa. Se anticipaba a los olvidos de su esposa: Por ejemplo, como se le solía olvidar sacar dinero, cada vez que iba al cajero, sacaba también para cuando ella lo necesitara, en lugar de recriminarle cada vez que ella decía “no tengo dinero”. Era él quien le solía bajar el volumen de su móvil para que no la despertara por la noche, era él quien la tapaba, quien apagaba la luz de su mesilla cuando se quedaba dormida. Ya no se olvidaba de dejar la cortina de la ducha descorrida para que se secase… En el pensamiento de Paco estaba la voluntad de Dios y estaba su esposa.
Ahora Paco gana menos dinero y tiene menos prestigio, pero hay mucha gente que le quiere, especialmente su esposa. El corazón de Paco está tan lleno del cariño que recibe sin buscarlo, que hay veces que le parece que le va a reventar. Es el Señor quien lo ha hecho.

Madre,

Sabemos que el Señor está ahí, a nuestro lado, aunque no le veamos o no nos demos cuenta. A veces nos da la sensación de que le buscamos nosotros, y es al contrario, es Él quien nos busca y está atento a todo lo que nos ocurre y todo lo que necesitamos. Alabado sea y bendito sea por siempre nuestro Señor Jesucristo. ¡Aleluya!

Consecuencias del Resucitado. Comentario para Matrimonios: Lucas 24, 35-48

EVANGELIO

Así estaba escrito: el Mesías padecerá y resucitará de entre los muertos al tercer día.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 24, 35-48

En aquel tiempo, los discípulos de Jesús contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
Estaban hablando de estas cosas, cuando él se presentó en medio de ellos y les dice:
«Paz a vosotros».
Pero ellos, aterrorizados y llenos de miedo, creían ver un espíritu.
Y él les dijo:
«¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro corazón? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un espíritu no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo».
Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Pero como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo:
«¿Tenéis ahí algo de comer?».
Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos.
Y les dijo:
– «Esto es lo que os dije mientras estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo escrito en la Ley de Moisés y en los Profetas y Salmos acerca de mí»
Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras.
Y le dijo:
– «Así está escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se proclamará la conversión para el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto».

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Consecuencias del Resucitado.

Ver a Cristo resucitado parece increíble, porque todos lo vieron morir destrozado. Ver las consecuencias que nos trae el Resucitado en nuestro matrimonio, también parece increíble, sobre todo cuando se trata de un matrimonio que previamente lo hemos llegado a ver destrozado. Sí, nuestro camino es el de Jesús pero desde nuestra vocación de esposos. El Mesías tenía que padecer mucho, y nosotros también. La única diferencia es que Él cargó con nuestros pecados (los de todos) y a nosotros nos toca cargar con los míos y los de mi esposo (principalmente).
Pero la historia no acaba ahí. Resulta que el Señor resucita y nos permite seguirle también en ese camino de la resurrección. ¡Ah, milagro! Y los que hemos vivido esto, somos testigos. Por eso, proclamamos la conversión en Su nombre. Es necesario que muera a los reclamos de mi yo, para que nazca un nosotros. Esposos, vivid vuestra cruz, veréis y creeréis.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Javier: Estaba cansado de las mismas cosas una y otra vez. Cuando ya crees que has llegado a la meta, hay veces que te encuentras otra vez en la parrilla de salida. Pues cada vez descubro que el Señor tiene más sorpresas para nosotros, pero necesitamos un camino eficaz y progresivo. No te puedes conformar.
Alicia (Esposa de Javier): Yo también estaba deprimida. Había perdido la alegría. Estaba nerviosa, y tenía unos picos emocionales brutales. Pero el Señor nos va sacando adelante juntos. Tenéis que conocer Su plan y estar juntos muy cerca de Él.
Ana y Luis: Nosotros quisiéramos un milagro, pero nos parece imposible.
Javier: No, de verdad. No es imposible. Tienes que buscar un camino para ir cambiando vuestra lógica del amor por la de Dios, y alimentaros de Su amor. Te aseguro que el Señor irá purificando vuestro corazón hasta que lleguéis a ver la belleza del otro y la belleza y la grandeza de vuestra relación. ¿Queréis empezar este camino?
Ana y Carlos: Sííí.
(Un año más tarde Ana y Luis daban este mismo testimonio a otro matrimonio, y éstos a su vez a otro. Se había desatado la conversión para el perdón de los pecados de los esposos.)

Madre,

Ayúdame a que busque la voluntad de Dios en todo, especialmente en momentos de dificultad, en la batalla interior… en los que únicamente he de rezar, confiar y esperar el resto lo hará milagrosamente el Señor. Amén.

RETIRO EN JAVIER (NAVARRA) DEL 4 AL 6 DE JUNIO DE 2021

LA VERDAD DEL MATRIMONIO Y LA ALEGRÍA DEL AMOR

Retiro Diciembre 2020

Proyecto Amor Conyugal como parte y en colaboración con la Delegación de Pastoral Familiar de la Diócesis de Pamplona os invita a participar en un Retiro para Matrimonios, con el objetivo de adentrarnos juntos en la Verdad del Matrimonio (según San Juan Pablo II) y descubrir la Alegría del Amor (según el Papa Francisco).

¿A quién va dirigido este retiro? a todos los esposos unidos por el Sacramento del Matrimonio, estén en crisis o no. que quieran fortalecer y reavivar la Gracia de su Sacramento.

FECHAS: Será desde el viernes 4 de junio a las 16:00 h. hasta el domingo 6 de junio a las 17:30 h.

LUGAR: En el Hotel Xabier (Junto al Santuario Francisco Javier de Navarra): Plaza San Francisco Javier, 4. 31411 Javier -Navarra

AFORO limitado para asegurar las medidas de prevención recomendadas frente a COVID-19, que se actualizarán de acuerdo a los protocolos de Sanidad vigentes. Se realizarán además test de Antígenos el primer día, impidiendo la entrada al retiro si alguien obtiene un resultado positivo. Se ruega además precaución en los contactos los días previos y VIGILANCIA de los posibles síntomas que puedan sugerir la presencia de infección por COVID.

PRECIOS:

  • Adultos: 295 euros por matrimonio (Incluye alojamiento, pensión completa y gastos diversos).
  • Niños: 95 euros por niño de cualquier edad ((alojamiento, manutención y monitores)

Suplemento económico para ayuda a otras familias: a voluntad (importante para ayudar a otros matrimonios con dificultades económicas que quieren hacer el retiro).

(Nota: Si alguna familia no puede asistir por problemas económicos que nos lo comente, por favor)

INSCRIPCIÓN: Para realizar la inscripción 3 Pasos:

Paso 1:

Rellena la inscripción pinchando aquí (a partir del domingo 11 de abril a las 15:00 horas)

¿Cuándo?   Lo antes posible porque hay mucha demanda y a veces se llena en minutos.

Paso 2:

Realizar una trasferencia por el importe total en la siguiente Cuenta:

Titular: Miguel Garisoain
IBAN: ES90 3008 0090 2438 7935 6925
Concepto: «Retiro Junio: «ApellidoDelEsposo ApellidoDeLaEsposa»

(Recuerda poner el concepto)

Paso 3:

Después enviar el resguardo de la transferencia a  PnaProyectoAmorConyugal@gmail.com.

Poner en el asunto: «Retiro junio: «ApellidoDelEsposo ApellidoDeLaEsposa»

 

Pasados unos días, contactaremos con vosotros para confirmaros si disponéis de plaza en función del orden de inscripción.

Para consultar cualquier duda o ponerte en contacto con nosotros, escríbenos a PnaProyectoAmorConyugal@gmail.com

Sobre Proyecto Amor Conyugal: https://proyectoamorconyugal.es/acerca-de