Matrimonios “salados”. Comentario para Matrimonios: Mateo 5, 13-18

EVANGELIO

Vosotros sois la luz del mundo.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 5, 13-18

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán?
No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente.
Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte.
Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa.
Brille así vuestra luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos».

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Matrimonios “salados”.

Hoy nos dice el Señor que somos la sal de la tierra. Los esposos cristianos somos sal de la tierra y luz del mundo. Pero si nuestro matrimonio se rebaja a una buena convivencia, a un simple “no discutir”, estaremos proclamando un matrimonio “soso”. Y si la sal de los esposos se vuelve sosa ¿Con qué la salarán?
Nuestro matrimonio es muy sagrado, es obra del Espíritu Santo y por tanto, no es cosa de hombres, es una misión de Dios. Que se note que Él actúa en nosotros. Que apartemos todo lo que le impide actuar para que Su obra de luz a nuestros hijos, a los jóvenes, a tantos matrimonios… Que demos gloria a Dios.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Carlos y Teresa: Nosotros, estamos bien. Como cualquier matrimonio tenemos nuestras cosillas… lo normal.
Matrimonio tutor: ¿Y os conformáis con eso? Tenéis un sacramento, y a todos los que nos une un sacramento, debemos ser humildes y aspirar a algo grande.
Carlos y Teresa: Bueno, el humilde se supone que se considera poca cosa no?
Matrimonio Tutor: El humilde es el que se sabe pequeño, pero sabe que Dios le hace grande. Que por sí mismo no puede nada, pero que unido a Dios, lo puede todo. Es la virtud de la magnanimidad. Puedes experimentarla cuando te pones en Sus manos y ves lo que Él hace por ti.
Carlos y Teresa: Entonces, ¿a qué debemos aspirar en nuestro matrimonio?
Matrimonio Tutor: A la santidad, y la santidad es obra del Espíritu Santo. A vivir en la tierra el mismo amor que vive Dios mismo, el que une al Padre y al Hijo, el Espíritu Santo.

Madre,

Estamos llamados a algo muy grande y muy bello, al matrimonio. Damos gracias a Dios por esta misión, por este don. Alabado sea por siempre.

¿Esposo feliz? Comentario para Matrimonios: Mateo 5, 1-12

EVANGELIO

Bienaventurados los pobres de espíritu.
Lectura del santo evangelio según san Mateo 5, 1-12

En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió al monte, se sentó, y se acercaron sus discípulos; y, abriendo su boca les enseñaba diciendo:
«Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.
Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados.
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.
Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.
Bienaventurados vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo, que de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros».

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

¿Esposo feliz?

¿Quién no quiere un matrimonio feliz? Pero ¿quién sabe construir un matrimonio feliz?
Jesús está ávido de enseñarnos el camino de la felicidad. Jesús, la Palabra de Dios hecha carne, abre la boca para hablarnos y comunicarnos lo que hay en Su Sagrado Corazón. Y nosotros quedamos boquiabiertos… ante el gran misterio del amor de Dios. Esa unidad tan grande de la Santísima Trinidad que quiso compartir con nosotros por puro amor. Qué belleza hay en Su interior, qué armonía, qué paz. Esposos, conectad vuestro matrimonio con Su Sagrado Corazón.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Si eres un esposo que se sabe pequeño y que necesita mucha ayuda de todos, en especial de Dios.
Si eres un esposo que no se defiende, porque sabe que la justicia sólo le corresponde a Dios.
Si eres un esposo capaz de sufrir por amor a tu cónyuge.
Si te esfuerzas para darle a tu esposo lo que merece según la voluntad de Dios.
Si te compadeces cuando tu esposo cae en la tentación y le ayudas a salir de ella.
Si miras a tu esposo como Dios le miraría y sientes por él/ella lo que Dios siente.
Si eres un esposo que trabaja por la construcción del reino del amor de Dios en tu hogar.
Si eres un esposo criticado por amar a Dios y buscar su voluntad por encima de todo.
Entonces serás un esposo feliz, es decir, santo.

Padre,

Te doy gracias por tu obra, por mostrarnos la verdad, lo que realmente importa en la vida.

El Novio se declara. Comentario para Matrimonios: Marcos 14, 12-16. 22-26

EVANGELIO

Esto es mi cuerpo. Ésta es mi sangre.
Lectura del santo evangelio según san Marcos 14, 12-16. 22-26

El primer día de los Ácimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dijeron a Jesús sus discípulos:
«¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?»
Él envió a dos discípulos, diciéndoles:
«ld a la ciudad, os saldrá al paso un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo y, en la casa en que entre, decidle al dueño: «El Maestro pregunta: ¿Cuál es la habitación donde voy a comer la Pascua con mis discípulos?»
Os enseñará una sala grande en el piso de arriba, acondicionada y dispuesta. Preparádnosla allí»
Los discípulos se marcharon, llegaron a la ciudad, encontraron lo que les había dicho y prepararon la Pascua.
Mientras comían, tomó pan y, pronunciando la bendición, lo partió y se lo dio diciendo:
«Tomad, esto es mi cuerpo.»
Después, tomó el cáliz, pronunció la acción de gracias, se lo dio y todos bebieron.
Y les dijo:
«Esta es mi sangre de la alianza, que es derramada por muchos. En verdad os digo que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el reino de Dios».
Después de cantar el himno, salieron para el monte de los Olivos.

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

El Novio se declara.

Jesús, el Esposo, brinda con sus discípulos justo antes de ofrecer su cuerpo, en forma de pan bendito y su sangre en forma de vino bendecido por el Espíritu de Dios. El Novio, se compromete para siempre.
Señor, nos entregas tu Cuerpo, a nosotros, tu Esposa, para hacerte uno con nosotros. Para que estemos en Tu Cuerpo a través de la Eucaristía. Es la unión nupcial que se renueva cada vez. Tu Sangre purificadora, pasa a nuestra sangre como ocurre con el vino, y la limpia de nuestras impurezas y la oxigena, y le da una nueva vida.
Tu Cuerpo en forma de pan, penetra en nosotros, tu Esposa la Iglesia, y nos fortalece, y se hace uno con nuestro cuerpo. Un solo cuerpo y un solo Espíritu. Y en esa, nuestra íntima unión nupcial, nos llenas de la Vida, que genera vida.
Tras entregarnos tu Cuerpo y tu Sangre benditos, nos dices “haced esto en memoria mía”. Sí, “haced”. Nos toca a los esposos, hacer lo que Tú haces. Los maridos entregarse a sus mujeres como Tú y las mujeres acoger a sus maridos como la Iglesia te acoge, como María te acogió en Su seno. Ambos abiertos a ser un medio para generar vida. Como Tú generaste Vida.
Bailemos esta noche, Señor, antes de unirnos en la Eucaristía de mañana. Te has comprometido con nosotros para siempre con la Alianza de Tu Sangre, y hoy, llenos de alegría te respondemos: “Sí quiero”.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Luisa: Carlos, hagamos lo que Él hace. Tengamos una cena en la que nos ofrezcamos el uno al otro y después unamos nuestros cuerpos en una unión sagrada, en la que nos entregamos mutuamente el uno al otro en el nombre de Cristo.
Carlos: Me parece precioso, Luisa. Vivamos nuestra unión sacramental en toda su Grandeza y su sacralidad, unidos por el Espíritu Santo que la hace santa. Es un don inmenso, de un poder enorme, que Dios ha querido poner en nuestras manos. Bendito don que es el Hijo de Dios y bendito Señor que lo comparte con nosotros a través del matrimonio.

Madre,

No hay mayor don de Dios Padre, que la entrega de Dios Hijo por mediación del Espíritu Santo que también se nos fue entregado. Yo no sé qué más queremos, de verdad. No caben las quejas, no cabe la tristeza, sólo cabe la alabanza y el agradecimiento. Sea por siempre bendito y alabado.

Valoración que valora. Comentario para Matrimonios: Marcos 12, 38-44

EVANGELIO

Esta viuda pobre ha echado más que nadie.
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 12, 38-44

En aquel tiempo, entre lo que enseñaba Jesús a la gente, dijo:
«¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en las plazas, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas, y aparentan hacer largas oraciones. Éstos recibirán una condenación más rigurosa».
Estando Jesús sentado enfrente del tesoro del templo, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban mucho; se acercó una viuda pobre y echó dos monedillas, es decir, un cuadrante.
Llamando a sus discípulos, les dijo:
«En verdad os digo que esta viuda pobre ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero esta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir».

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Valoración que valora.

Tengo la mala costumbre de valorar los resultados, en lugar de valorar las intenciones. En la mayoría de las ocasiones, deduzco la intención de lo que hace mi esposo por lo que veo y confiando en mis sensaciones. Valoro lo externo, pero no me adentro en el corazón de mi esposo para descubrir qué hay allí, y del corazón sale todo, lo malo y lo bueno. ¿Cómo voy a hacer una valoración adecuada si no estoy en su corazón?
La mirada de Dios sí penetra en su corazón y conoce su intención. También penetra en mi corazón y conoce mis intenciones: La de realizar actos de entrega por quedar bien y la de hacer pequeñas cosas de aparente poco valor, que pasan desapercibidas, pero con mucho amor. Estas últimas son las que Él valora y las que le agradan.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Mar: Señor, le miraba mientras limpiaba la encimera y pensaba que era un huevón, con perdón. Me decía a mí misma: ¿Cómo puede ser tan lento? ¡Con la cantidad de cosas que quedaban por hacer…! Pero ayer por la noche, mientras rezábamos, descubrí lo que había realmente en su corazón. Mi esposo te decía, Señor, que ese día se había propuesto hacer cualquier pequeña tarea con el mayor amor posible. Esperaba dejarla tan limpia… Limpió las esquinas a conciencia y la dejó impecable. Alberto, me siento fatal por haberte juzgado. Perdóname.
Alberto: Te perdono. Mar, esta mañana, me has vuelto a contar lo mal que te sentiste con mi madre el sábado pasado. Mientras me lo contabas, empecé a preguntarme: ¿Otra vez lo mismo? Pensé que te ensañabas en mostrarme a mi madre como la mala. Ahora, en tu oración, he descubierto lo que realmente había en tu corazón. Pretendías compartir conmigo las tentaciones que vives, los pensamientos que vienen a tu cabeza, para pedirme ayuda, porque tú no quieres esos pensamientos, te quieres librar de ellos. Perdóname, Mar, porque no he sabido ver en tu corazón y te he juzgado mal.
Mar: Te perdono. Qué bueno es que nos mostremos el corazón el uno al otro, para descubrirnos nuestras intenciones. Esas son las que juzgará Dios, y necesitamos compartirlas y ayudarnos mutuamente.

Madre,

Voy a preocuparme de entregarme en las cosas pequeñas con más amor. Los esposos se hacen santos amando en lo cotidiano, porque en esas entregas pequeñas hacen presente a Cristo por su Sacramento, y Él los va llevando hacia la Caridad Conyugal. Me encanta el plan, Señor. Gracias por pensar en mí para esta misión.

RETIRO PARA MATRIMONIOS EN MURCIA 16-18 JULIO

RETIRO PARA MATRIMONIOS EN MURCIA 16-18 JULIO DE 2021

Proyecto Amor Conyugal en colaboración con la Delegación diocesana de familia y vida de Cartagena, os invita a participar en un retiro para Matrimonios, con el objetivo de adentrarnos juntos en la Verdad del Matrimonio  (según San Juan Pablo II) y experimentar la Alegría del Amor (según el Papa Francisco).

¿A quién va dirigido este retiro? A todos los esposos unidos por el Sacramento del Matrimonio y que quieran vivir una EXPERIENCIA de AMOR juntos, estén en crisis o no. A todos los que quieran fortalecer y reavivar su Sacramento del Matrimonio.

FECHAS: Será desde el viernes 16 de julio a las 18:00h hasta el domingo 18 de julio a las 17:30h.

LUGAR: Casa de Ejercicios Sagrado Corazón (Murcia). Av. de los Jerónimos, 2, 30107 Guadalupe, Murcia.

PRECIOS: 290 euros por matrimonio. Incluye alojamiento, pensión completa y gastos diversos.

Suplemento económico para ayuda a otras familias: a voluntad (importante para ayudar a otros matrimonios con dificultades económicas que quieren hacer el retiro).

(Nota: Si alguna familia no puede asistir por problemas económicos que nos lo comente, por favor)

INSCRIPCIÓN: Para realizar la inscripción, pincha aquí (A partir del viernes 11 de junio de 2021 a las 20:00 h).

¿Cuándo? Lo antes posible. Se suele llenar en pocos minutos.

Nos pondremos en contacto con vosotros para confirmaros la reserva de plaza y daros las instrucciones para realizar el pago

 o indicaros si estáis en lista de espera. En caso de que no hubiese plazas disponibles.

Para consultar cualquier duda sobre el retiro o ponerte en contacto con nosotros, escríbenos a muproyectoamorconyugal@gmail.com.

Sobre Proyecto Amor Conyugal: https://proyectoamorconyugal.es/acerca-de está compuesto por matrimonios católicos que profundizamos en nuestra vocación conyugal y que ayudamos a otros a convertir su matrimonio en algo GRANDE.