Archivo de la categoría: Proyecto Amor Conyugal

Me siento bien. Comentario para Matrimonios: Mateo 18, 12-14

EVANGELIO

 

Dios no quiere que se pierda ni uno de estos pequeños.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 18, 12-14

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«¿Qué os parece? Suponed que un hombre tiene cien ovejas: si una se le pierde, ¿no deja las noventa y nueve en los montes y va en busca de la perdida? Y si la encuentra, en verdad os digo que se alegra más por ella que por las noventa y nueve que no se habían extraviado.
Igualmente, no es voluntad de vuestro Padre que está en el cielo que se pierda ni uno de estos pequeños».

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí http://wp.me/P6AdRz-D1

Me siento bien.

A veces, cuando recuerdo lo perdido que llegué a estar, siento vergüenza. Y si en algún momento, quizás en una discusión, mi esposo me saca los trapos sucios del pasado, seguramente me sentiré traicionado.
Aunque me avergüenzo de todas y cada una de mis caídas, hoy me siento bien recordando las veces en que me he alejado de Dios, porque en todas esas ocasiones, doy testimonio de que Él ha venido y me ha rescatado. Él se ha alegrado por cada arrepentimiento más que si nunca le hubiese fallado.
Así me quiere mi Señor, así me valora mi Señor. Para Él soy importante haga lo que haga. Para Él es una alegría que esté a Su lado aunque le haya herido muchas veces. Así me ama mi Padre. Así tengo que amar yo a mi esposo.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ana: Tú nunca has estado conmigo cuando te he necesitado. Todavía recuerdo aquella vez que estaba con la depresión y me regañaste porque estaba todo el día llorando. ¿Se puede ser más cruel?
Rafa: Ana, te pedí sinceramente perdón por aquello. Reconozco que fue algo terrible, y me hace daño que me lo sigas recordando. (Pensando: Yo también le podría recordar aquella vez que ella fue muy cruel conmigo… Pero ¡No! Ese no es el camino) Mira Ana, yo te pedí perdón, entiendo que sufrieras mucho con aquello, pero por favor, no me lo sigas teniendo en cuenta. Dios ya me ha perdonado y me ha acogido de nuevo en sus brazos. Si en algún momento no te he sabido querer, ahora sí que te quiero, independientemente de lo que hagas o digas. Te amo mucho, Ana, y eres lo más importante del mundo para mí. Quiero estar en todos tus momentos difíciles. Quiero que no te vuelvas a sentir sola.
(Y el Padre se alegró porque Rafa le ayudó a recuperar el corazón de Ana)

Madre,

El Señor nos muestra Su misericordia, y es necesario que yo ame a mi esposo con Su amor misericordioso, o de lo contrario, no soy de Cristo. A mí me consuela que Dios me quiera aunque sea imperfecto, y quiero que mi esposo sienta también ese consuelo en mi manera de amarle. Te lo pido por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Pediré ayuda. Comentario para Matrimonios: Lucas 5, 17-26

EVANGELIO

 

Hoy hemos visto maravillas.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 5, 17-26

Un día, estaba Jesús enseñando, y estaban sentados unos fariseos y maestros de la ley, venidos de todas las aldeas de Galilea, Judea y Jerusalén. Y el poder del Señor estaba con él para realizar curaciones.
En esto, llegaron unos hombres que traían en una camilla a un hombre paralítico y trataban de introducirlo y colocarlo delante de él. No encontrando por donde introducirlo a causa del gentío, subieron a la azotea, lo descolgaron con la camilla a través de las tejas, y lo pusieron en medio, delante de Jesús. Él, viendo la fe de ellos, dijo:
«Hombre, tus pecados están perdonados».
Entonces se pusieron a pensar los escribas y los fariseos:
«¿Quién es este que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino solo Dios?».
Pero Jesús, conociendo sus pensamientos, respondió y les dijo:
«¿Qué estáis pensando en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil: decir “Tus pecados te son perdonados”, o decir “Levántate y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados – dijo al paralítico-: A ti te lo digo, ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa”».
Y, al punto, levantándose a la vista de ellos, punto, tomó la camilla donde había estado tendido y se marchó a su casa dando gloria a Dios
El asombro se apoderó de todos y daban gloria a Dios. Y, llenos de temor, decían:
«Hoy hemos visto maravillas».

Palabra del Señor.

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí http://wp.me/P6AdRz-D1

Pediré ayuda.

¡No puedo! Esas son las palabras con las que se regocija el demonio, porque pronunciarlas significa que no lo voy a intentar más. Pronunciarlas significa que no tengo fe. Pronunciarlas significa que seré una carga para otros y que arrastraré a otros a la desesperanza, y otros dirán “no puedo” porque me oyeron decirlo a mí.
La primera frase que debe seguir al “no puedo” es: “… pero no estoy solo”. Sí, el paralítico de hoy, efectivamente no podía llegar solo hasta Jesús, pues no podía moverse, pero se dejó llevar por otros que le querían, dejó incluso que lo subieran por la azotea y lo descolgasen por el techo. Hace falta confianza para dejarse hacer ¿verdad? Por tanto, siempre que no pueda (que serán muchas veces) ¡Pediré ayuda!
La segunda frase es “Jesús confío en ti”: Él lo puede hacer. Puede perdonar mis pecados y librarme de mi parálisis. Cada vez que tenga la tentación de tirar la toalla lo repetiré: “Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío”.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ramón: Lo hemos intentado todo y no sé qué más hacer, pero no podemos seguir así.
Laura: Está claro que no podemos seguir así, pero no se te puede ni pasar por la cabeza la idea de una ruptura, porque esa opción no existe. Dios nos ha unido y no hay vuelta atrás. Lo que nos pasa es que, aunque nos queremos, no hemos sabido amarnos. Nadie nos ha enseñado y nadie es buen consejero de sí mismo. Por mucho que creamos que sabemos mucho, necesitamos ayuda, Pedro. Te propongo que pidamos un matrimonio tutor que nos guíe.
Ramón: A mí me da mucha vergüenza pedir ayuda, y enseñar nuestras miserias a alguien.
Laura: Lo comprendo, hace falta humildad para dar este paso, pero es necesario. Muchas veces me pregunto por qué no me da vergüenza cometer los pecados y luego sí me avergüenzo de comentarlos con mi confesor… Lo que nos provoca la vergüenza es el pecado, te lo aseguro. Pero nosotros no somos nuestro pecado. Los pecados son pegotes de los que nos tenemos que librar para encontrar nuestra verdad. Ánimo, te pueden ayudar a descubrir la verdad que Dios quiere para ti y para nuestro matrimonio.
Ramón: De acuerdo… Pediremos ayuda.
(Y el matrimonio de Laura y Ramón consintió el acompañamiento y el Señor cambió el rumbo de sus vidas hacia la voluntad de Dios).

Madre,

Tú, como Madre, nos facilitarás todos los medios para llegar hasta Dios. Que tenga la humildad de pedir ayuda y confiar en las mediaciones de Dios. Alabado sea el Señor que suscita la compasión en los corazones de los esposos, por la salvación de otros.

El salvoconducto. Comentario para Matrimonios: Mateo 3, 1-12

EVANGELIO

 

Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 3, 1-12

Por aquellos días, Juan el Bautista se presentó en el desierto de Judea, predicando:
«Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos».
Este es el que anunció el profeta Isaías, diciendo:
«Voz del que grita en el desierto:
“Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos”».
Juan llevaba un vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre.
Y acudía a él toda la gente de Jerusalén, de Judea y de la comarca del Jordán; confesaban sus pecados; y él los bautizaba en el Jordán.
Al ver que muchos fariseos y saduceos venían a que los bautizará, les dijo:
«¡Raza de víboras!, ¿quién os ha enseñado a escapar del castigo inminente?
Dad el fruto que pide la conversión.
Y no os hagáis ilusiones, pensando: “Tenemos por padre a Abrahán”, pues os digo que Dios es capaz de sacar hijos de Abrahán de estas piedras.
Ya toca el hacha la raíz de los árboles, y todo árbol que no dé buen fruto será talado y echado al fuego.
Yo os bautizo con agua para que os convirtáis; pero el que viene detrás de mí es más fuerte que yo y no merezco ni llevarle las sandalias.
Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego.
Él tiene el bieldo en la mano: aventará su parva, reunirá su trigo en el granero y quemará la paja en una hoguera que no se apaga».

Palabra del Señor.

ANUNCIO

EN JAEN: 4 dic Parroquia Santa Isabel 16:00h

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí http://wp.me/P6AdRz-D1

El salvoconducto.

El camino espiritual debe llevar a la par tres aspectos: La formación, la mística (oración y sacramentos) y la ascética (hacerlo vida). Si uno de ellos anda cojo, el camino no funcionará. Todas mis oraciones, todos mis apostolados, toda mi formación religiosa, tiene que dar fruto en el amor a mi esposo. Si no es así, algo estoy haciendo mal. Si sé mucho pero amo poco, si soy muy devoto pero amo poco, es que no avanzo hacia Dios.
Hoy pondré a prueba mi salvoconducto para el cielo: Le preguntaré a mi esposo si se experimenta amado por mí y en qué aspectos. Después, según su respuesta, me plantearé qué debo hacer con mi camino espiritual.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Pedro: Cariño, estamos avanzando en muchos aspectos de nuestra vida espiritual. Desde que empezamos el camino de formación, de oración y de vida, experimento que nuestro matrimonio ha mejorado muchísimo. Pero de aquí a la santidad, nos queda recorrido. Hoy quiero preguntarte si ves los frutos de amor por mi parte.
Ana: ¿Sinceramente? Sí. Sí los veo, pero aún hay mucho espíritu de dominio entre los dos y, como tú dices, Dios quiere de nosotros que luchemos por la santidad.
Pedro: Entonces ¿qué podemos hacer?
Ana: Si te parece bien, dedicaremos todos nuestros esfuerzos a conocer nuestra pequeñez, para que no se nos suba a la cabeza todo lo que sabemos y nos creamos buenos porque rezamos. Así que, centraremos todo, nuestra oración, nuestra formación y nuestros esfuerzos del día a día en descubrirnos y hacernos más pequeños ante Dios. A ver si así, se nos bajan los humos. Nos lo jugamos todo.

Madre,

Necesitamos este camino eficaz y progresivo que nos lleve hasta Dios, a base de humillarnos y dejar que Dios actúe en nosotros. Alabado sea el Señor que se ha comprometido a ayudarnos a hacerlo realidad.

A la Misión. Comentario para Matrimonios: Mateo 9, 35-10, 1. 6-8

EVANGELIO

 

Al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 9, 35-10, 1. 6-8

En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando el Evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia.
Al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, «como ovejas que no tienen pastor».
Entonces dice a sus discípulos:
«La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies».
Llamó a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y toda dolencia.
A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones:
«ld a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que ha llegado el reino de los cielos. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, arrojad demonios. Gratis habéis recibido, dad gratis».

Palabra del Señor.

ANUNCIOS

EN MÁLAGA: 3 Dic Parroquia San Gabriel, a las 20:30.
EN JAEN: 4 dic Parroquia Santa Isabel 16:00h

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí http://wp.me/P6AdRz-D1

A la Misión.

Vemos a Jesús yendo por todas las ciudades y pueblos proclamando el Evangelio y curando todas las enfermedades. Se compadecía de ver a la gente como ovejas sin pastor. En esta gran batalla del demonio contra el matrimonio y la familia, nos encontramos muchísimos esposos lisiados y heridos por la concupiscencia, esposos que no saben quererse, que andan como ovejas sin pastor.
El Señor me anima a que le pida Su Espíritu, porque Él se compadece de ellos y los quiere curar, quiere proclamar en Evangelio del matrimonio. Me anima a la Misión para Expulsar Espíritus Inmundos del matrimonio. Pero necesitamos el Espíritu Santo para que nos de esa autoridad que nos permita expulsar tantos espíritus inmundos que tienen el dominio de sus corazones.
Si vosotros también os sentís llamados a la “Misión”, apuntaos como matrimonios Custodios o Matrimonios Tutores.
Señor, si no nos lo das por nuestros méritos, al menos que sea por lo que trabajamos por ti, por lo que intentamos quererte y por la compasión que nosotros también sentimos por ellos.

Aterrizado a la vida matrimonial:

(Conversación entre dos esposos que son matrimonio Tutor)
Alfonso: Me ha dicho el esposo que, después de la conversación que tuvieron aquí el otro día, en le que su esposa sacó a colación otra vez el tema de la familia de origen de ella, no está dispuesto a continuar asistiendo a las tutorías. Pensaba que era un tema que ya estaba superado. La familia de ella se había portado muy mal y debía quedarse apartada para siempre. Él ha roto con ellos y ella debía mantenerse también en la distancia o al menos no involucrarle a él en ningún caso que tenga que ver con ellos.
Clara: Vaya, pobre, ha tenido que ser muy duro lo que ha vivido con la familia de origen de ella. Lo primero que hemos de hacer es que se sienta comprendido en su dolor. Pero no debemos quedarnos ahí, tenemos que ayudarle a superar ese bloqueo, esos miedos que le van a torturar aunque no vuelva a verlos nunca. Además, ella vive esa situación con mucha dificultad, porque sabe que eso no es propio de su dignidad como matrimonio cristiano.
Alfonso: Sí, tenemos que ayudarle a él a profundizar en su corazón y que encuentre la verdad, sin excusas que le impidan llegar a la verdadera causa de ese malestar o ese afecto negativo que le impide tener una relación con ellos. Lo que le impide acogerles tal como son. No descansará hasta que no purifique su corazón. Que Dios nos ayude.
Clara: Espíritu Santo, guía nuestros pasos y ayúdanos a sanar estos corazones heridos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Madre,

El Reino de Dios ha llegado a los matrimonios. La verdad y belleza que Dios sembró en la creación de la relación hombre-mujer, sigue inscrita en nuestros corazones de esposos. Que a precio de dominio de nosotros mismos y de nuestra concupiscencia, acojamos la redención de Cristo que la potencia, la engrandece y la hace florecer de manera real en nuestro día a día. Alabado sea el Señor que la ha recuperado para nosotros. Amén.

Sin entender nada. Comentario para Matrimonios: Mateo 9, 27-31

EVANGELIO

 

Jesús cura a dos ciegos que creen en él.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 9, 27-31

En aquel tiempo, dos ciegos seguían a Jesús, gritando:
«Ten compasión de nosotros, hijo de David».
Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos, y Jesús les dijo:
«¿Creéis que puedo hacerlo?»
Contestaron:
«Sí, Señor».
Entonces les tocó los ojos, diciendo:
«Que os suceda conforme a vuestra fe».
Y se les abrieron los ojos. Jesús les ordenó severamente:
«¡Cuidado con que lo sepa alguien!»
Pero ellos, al salir, hablaron de él por toda la comarca.

Palabra del Señor.

EN MÁLAGA:
– RETIRO:
para NOVIOS que dan José Luis y Magüi 2-4 dic. Inscripciones aquí
https://app.proyectoamorconyugal.es/ords/pac/r/pac/inscripcion-retiro-novios?p510_idretiro=162

ANUNCIOS:
– 2 Dic
Parroquia San Fernando (el Cónsul) a las 19:30 h.  
– 3 Dic Parroquia San Gabriel, a las 20:30.

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí http://wp.me/P6AdRz-D1

Sin entender nada.

Es habitual que, a lo largo de nuestro camino espiritual, nos encontremos en momentos en que no vemos claro el camino. Ocurrirán cosas que no acabamos de entender, quizás con nuestro esposo, cosas que nos desconcertarán, que no saldrán como esperábamos, o incluso que nos decepcionen. Tranquilo, tranquila, poneos delante del Señor y decirle: Señor, ten compasión de nosotros. Y sucederá, tarde o temprano, pero sucederá conforme a vuestra fe.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Antonio: Esposa, no entiendo que te vayas metiendo en caminos espirituales por tu cuenta, y si yo quiero vivir una espiritualidad conyugal, me vea obligado a seguirte en todas tus iniciativas. Además, no tengo la gracia y me cuesta horrores, porque no entiendo nada.
Andrea: Antonio, no me coartes mi espiritualidad, lo necesito. Me está haciendo mucho bien, y si dejara este camino, me vendría abajo.
Antonio: No entiendo que Dios te llame a caminos a los que a mí no me llama, para que tú los vivas a solas con Él.
Andrea: Yo tampoco entiendo tu espiritualidad. Para mí está vacía. Falta fervor, profundidad…
(Antonio en oración: Señor, hazme ver qué quieres de mí y cómo debo interpretar tus designios. Yo estoy dispuesto a renunciar a lo que haga falta, o a adentrarme en caminos sin entender nada, pero hazme ver que esto es tu voluntad).

Madre,

El Espíritu sopla y no sabes de dónde viene ni a dónde va. Los caminos del Señor son inescrutables. Reconozco mi pequeñez para saber interpretarlos, pero confío totalmente en que, si tomo alguna decisión equivocada o lo hace mi esposo, Tú reconducirás. De momento, sé que tengo que estar muy atento a lo que le marques a mi esposo, entendiendo que ese es el camino que Tú quieres para mí. Alabado seas por siempre.