Preparad el camino. Comentario del Evangelio para matrimonios: Mateo 17, 10-13

EVANGELIO
Elías ya ha venido y no lo reconocieron
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 17, 10-13

Cuando bajaban del monte, los discípulos preguntaron a Jesús:
«¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?».
Él les contestó:
«Elías vendrá y lo renovará todo. Pero os digo que Elías ya ha venido, y no lo reconocieron, sino que han hecho con él lo que han querido. Así también el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos».
Entonces entendieron los discípulos que se refería a Juan el Bautista.

Palabra del Señor.

Preparad el camino.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Juan el Bautista, fue el instrumento de Dios para preparar la primera venida del Mesías. ¿Cómo voy a colaborar yo para preparar el camino del Señor en su segunda venida?

Sí, hoy también en nuestro matrimonio tenemos que ser un poco de Elías y preparar nuestros corazones para la llegada del Señor. ¿Cómo? Elías, fue el profeta que en el monte Horeb había buscado a Dios en el huracán, en el temblor de tierra, en el fuego. Pero Dios no estaba presente en todo eso. Elías descubrió que Dios le hablaba en la brisa suave (cf. 1 R 19, 11-18). ¿No se presenta así también la figura humilde del Niño Jesús en medio del silencio y la sencillez?

El ángel, cuando le anuncia a Zacarías la venida de Juan, le describe su misión. Nos centramos en la parte fundamental del mensaje: “para hacer volver los corazones …de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.” (Lc. 1,17) Los prudentes son los que reflexionan sobre lo que es bueno y conveniente, porque buscan la justicia, es decir el cumplimento de la ley, en este caso, de la ley de Dios, la que no permite que unos perjudiquen a otros, sino al contrario, que se amen.

Hoy leíamos en una catequesis de San Juan Pablo II, que en el matrimonio la mujer es la que tiene más ese deseo de comunión, quizás por su sensibilidad, pero que el hombre es el custodio de preservar ese equilibrio de la donación mutua. Cuando un esposo intenta dominar al otro o aprovecharse de él/ella para beneficio propio, en lugar de donarse al otro, que es para lo que fuimos creados, de alguna forma autoriza al otro a que le intente utilizar también. En cierto modo es como ir contra mí mismo. Se abre así, una escalada al servicio del dominio mutuo. Es un error que la mujer intente forzar al hombre a que la quiera a base de chantaje emocional, pero también lo es que el hombre se centre en sí mismo y no en su mujer para darle el amor y las atenciones que necesita. Es en estas cosas donde encontraremos a Dios.

Seamos esposos prudentes en favor de la justicia, y preparemos nuestros corazones para la venida del Señor. Este adviento, no hay rebajas en el amor.

Madre,
Tú sí que preparaste bien tu Corazón inmaculado para la venida del Señor a tu seno. Admiro tu actitud, siempre prudente y justa. Es tan hermoso tenerte como modelo… Alabado sea el Señor por todos los dones que te entregó. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *