Me empuja a amarte. Comentario para Matrimonio: Mateo 22, 34-40

EVANGELIO

Amarás al Señor tu Dios, y a tu prójimo como a ti mismo.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 22, 34-40

En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, se reunieron en un lugar y uno de ellos, un doctor de la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba:
«Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?».
Él le dijo:
«”Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente”.
Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él:
“Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.
En estos dos mandamientos se sostienen toda la Ley y los Profetas».

Palabra del Señor.

Avisos:

  • Congreso de Evangelización por el Centenario de la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús que se celebrará en Madrid los días 28 y 29 de Septiembre. ESTÁIS TODOS INVITADOS A VIVIR UNA EXTRAORDINARIA EXPERIENCIA CON PROYECTO AMOR CONYUGAL!!. Si tienes pensado asistir inscríbete aquí: http://corazondecristo.org/congreso
  • Retiros en Madrid: 13-15 y 27-29 de septiembre (Casa de Espiritualidad Emaús – Oblatos). Orad por los frutos.
  • Retiro en Málaga y campamento para niños: 04-06 de octubre. Infórmate aquí: https://wp.me/p6AdRz-1RV

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)

  • Retiro en Sevilla: 18-20 de octubre
  • Retiro en Valladolid: 15-17 de noviembre
  • Retiro en Salamanca: 22-24 de noviembre
  • Retiro en Barcelona: 22-24 de noviembre
  • Retiro en Valencia: 29 nov- 01 dic

Para ver más pincha aquí: https://wp.me/P6AdRz-D1

Me empuja a amarte.

No sólo hemos sido creados semejantes a Dios, sino que todo lo nuestro se explica desde Dios. Hasta en los mandamientos aparece esta semejanza: «El segundo es semejante a éste». De hecho, es imposible amar a Dios y no amar al prójimo.

Y nuestro próximo más cercano evidentemente es nuestro esposo. Decía nuestro Obispo dirigiéndose a los matrimonios: Quien dice que ama a Dios y no ama a su esposo, miente. Amar a Dios con todo el corazón, con toda el alma y con todo el ser, es semejante a amar a mi esposo como a mí mismo. Y estos son los dos principales mandamientos ¿Seguro que ya me he enterado?

Aterrizado a la vida matrimonial:

Paco: No entiendo que quieras más a Dios que a mí.
Ana: Es que, amando más a Dios, puedo amarte más a ti.
Paco: Pues no lo entiendo.
Ana: Dios me va liberando de mis apegos, de mis pecados, me hace más libre para ser más capaz de entregarme a ti. ¿Te acuerdas cuando me enganchaba con las telenovelas? Entonces te quejabas de que no estaba contigo el sábado por la tarde. Bien, pues Dios me ha enseñado que es más importante que aproveche para compartir el sábado juntos tú y yo. ¿Qué te parece?
Paco: En ese sentido bien.
Ana: Pues igual, me va quitando mis egoísmos, mis deseos los va orientando hacia nuestra unión… De hecho, Él me empuja a amarte más.
Paco: Bueno… ya me va gustando más que ames a Dios. Voy a tener que pedirte que me enseñes a amarle.
Ana: Paco, ¡Qué bueno eres!. Si es que, te tengo que querer… No te como porque me quedaría sin esposo, que si no…

Señor,

Que acogiendo a mi esposo y a mi familia, te acoja a Ti, que entregándome a ellos, me entregue a Ti. Que amándoles, te ame a Ti. Madre de los esposos, ruega por nosotros. Amén.

1 comentario en “Me empuja a amarte. Comentario para Matrimonio: Mateo 22, 34-40

  1. Petry

    Si no entendemos lo que Jesús nos quiere dar a entender con este evangelio, recémosle recéprofunda fe que nos la aumente para poder comprender. ¡»Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo»!
    Si parece increible que se pueda resumir toda la Ley (Mandamientos) tan solo a estos dos preceptos… Nos complicamos la vida de la gracia intentando cumplir los diez mandamientos de la ley de Dios, los cinco de la Iglesia, los sacramentos, etc., etc., y viene Jesús y nos simplifica la vida. «El que ama a Dios (al Padre) ya está preparado para amarse, porque el Padre lo ha creado por y para AMOR. Si se ama porque Dios así lo ha querido al crearlo, tiene que amar al prójimo porque, si no, no se entendería que amase a Dios al que no ve en el hermano… «. Nuestro más próximo es nuestro esposo/a, luego, por añadidura: » si amamos a Dios por encima de egoísmos, …, estamos amando al esposo/a y viceversa…, pues es lo que nos edtá enseñando el Evangelio. No es difícil, lo hacemos complicado nosotros mismos.
    Oremos al Padre, al Hijo con el Espíritu Santo y sin olvidar a nuestra Madre. Amén!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *