Liberada y amada. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 8, 1-3

EVANGELIO

Las mujeres iban con ellos, y les servían con sus bienes
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 8, 1-3

En aquel tiempo, Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, proclamando y anunciando la Buena Noticia del reino de Dios, acompañado por los Doce, y por algunas mujeres, que habían sido curadas de espíritus malos y de enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes; Susana y otras muchas que les servían con sus bienes.

Palabra del Señor.

Notas: 1. ANUNCIO: El próximo 23 de septiembre a las 20h, Proyecto Amor Conyugal realizará un anuncio  sobre “La verdad y la belleza del matrimonio”, en Madrid: Parroquia de Nuestra Señora de la Moraleja. Calle del Nardo, 44, 28109 Alcobendas.

2. RETIRO: Os invitamos a vivir la experiencia de un RETIRO PARA MATRIMONIOS en Málaga, los días 17, 18 y 19 de noviembre. En esos días nos adentraremos en La Verdad del Matrimonio y la Alegría del Amor.

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru
Para inscripciones, pincha aquí: https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Será un antes y un después en tu matrimonio (Muchos lo dicen). ¡Os esperamos con mucha ilusión!

Liberada y amada.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Jesús era acompañado por algunas mujeres en su tarea de evangelización. Ellas eran partícipes de Su misión, y le servían con sus bienes. Y como dice San Juan Pablo II “Servir es reinar”. Jesús era un defensor de la dignidad de la mujer. El signo que unía a los hombre con Dios era la circuncisión, por lo que sólo a los hombres se les permitía formar parte de esa alianza, sin embargo Jesús, las llama “Hijas de Israel”. Como dice también el Papa, Cristo es coherente con el reproche cuando se ofende la dignidad de una mujer, incluido cuando es ella misma quien atenta contra su dignidad por una actitud pecaminosa, pero la mujer se siente reconfortada a Su lado, se siente liberada y amada por un amor eterno.

Las mujeres responden al amor de Cristo, porque se han sentido salvadas por el Señor y permanecen a los pies de la Cruz cuando casi todos los hombres han huido, y es que, dice el Papa que sólo con mucho amor puede superarse tanto miedo. Cristo supo defender la dignidad de las mujeres, los hombres deben revisar si son coherentes con la “responsabilidad del don” recibido de Dios.

Aterrizado a la vida matrimonial:

María: Yo llevaba muy mal camino, y el Señor me rescató. Nunca olvidaré lo que Él ha hecho por mí, y todos los días, cuando hablo con Él, me pregunto ¿Cómo te podré pagar? Y la respuesta la encuentro en mi vida cotidiana. Él quiere que le responda entregándole a mi esposo lo mejor de mí, sirviéndole a él, a nuestros hijos. Pero por mucho que haga, nunca será suficiente.
El Señor me reconforta cada día, me entrega Su paz. El Señor me enseña, y me muestra mis pecados, incluso a veces me regaña, pero sé que lo hace por amor. Confío en Él.
Pedro: Me encanta escucharte hablar del Señor. Se te ve tan enamorada. Sé que tanto amor es lo que te permite ser fiel a tu vocación y a tu entrega de cada día con alegría. Sé que tanto amor es lo que te hace levantarte una y otra vez cuando te caes, y estar siempre dispuesta a luchar para no volver a caer. Te admiro, esposa.

Madre,

Eres nuestro modelo de amor a Dios, desde tu feminidad. Eres la respuesta femenina al amor de Dios. Me encanta imaginar tu amor de Madre y Esposa. Madre, nos hemos consagrado a ti, ponemos nuestros bienes a Tu servicio. Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea con tan graciosa belleza…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *