Familia imperfecta. Comentario para Matrimonios: Mateo 1, 1-17

EVANGELIO

Genealogía de Jesucristo, hijo de David.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 1, 1- 17

Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán.
Abrahán engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés engendró a Esrón, Esrón engendró a Aram, Aram engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, Naasón engendró a Salmón, Salmón engendró, de Rahab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed engendró a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.
David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón engendró a Roboam, Roboam engendró a Abías, Abías engendró a Asaf, Asaf engendró a Josafat, Josafat engendró a Joram, Joram engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatán, Joatán engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés engendró a Amós, Amós engendró a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia.
Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliaquín, Eliaquín engendró a Azor, Azor engendró a Sadoc, Sadoc engendró a Aquim, Aquim engendró a Eliud, Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Matán, Matán engendró a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.
Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Mesías, catorce.

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Familia imperfecta.

La intención de Mateo parece clara: Demostrar a los Judíos que Jesús provenía de la estirpe de Abrahán y de David, tal como anunciaron los profetas.
Pero en este Evangelio hay mucho más.
Dice San Juan Pablo que, a pesar del que el hombre y la mujer cayeron en el pecado, el matrimonio nunca dejó de ser imagen de Dios, aunque su nitidez quedó gravemente afectada. Y nos dice que el matrimonio fue desde entonces “plataforma” de la salvación, porque fue a través de una cadena de matrimonios, con su historia de pecado como en los casos del homicidio (David), la idolatría (Salomón) o la prostitución (Rahab), Dios se vale de esa sucesión de matrimonios para acabar trayendo a Su Hijo al mundo. Y con la redención de Cristo llega también la redención del matrimonio.
Pues si Dios se ha querido valer de aquellos matrimonios tan imperfectos para su historia de Salvación ¿no querrá aprovechar también mi familia de origen y la de mi esposo para Su historia de Salvación? Respetemos mucho a nuestras familias de origen y recemos mucho por ellos. Nuestros padres y suegros son imperfectos, pero son también plataformas en las que Dios se ha querido apoyar para hacernos santos. Así lo ha querido Él.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ana: Llevo tiempo quejándome de tus padres, porque no me han sabido acoger. Pero este Evangelio me hace pensar que son los antepasados que Dios ha elegido para ti. Así que, voy a dejar de mirarme yo y voy a apartar mi victimismo para dar gracias a Dios por ellos, porque Él ha querido entregarme por mediación de ellos, este don tan maravilloso que eres tú, para mi salvación.
Carlos: Qué bonito, Ana. Qué profundo. Te admiro por tu amor a Dios y amar Su voluntad.

Madre,

Dios escribe derecho con renglones torcidos y a nosotros nos cuesta aceptarlo. Aprendamos que ellos son voluntad de Dios. Muchos milagros hace Dios a través de nuestra miseria. ¡Gloria a Dios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.