Dos veleros. Comentario para Matrimonios: Lucas 21, 29-33

EVANGELIO

Cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios.
Lectura del santo evangelio según san Lucas 21, 29-33

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos una parábola:
«Fijaos en la higuera y en todos los demás árboles: cuando veis que ya echan brotes, conocéis por vosotros mismos que ya está llegando el verano.
Igualmente vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios.
En verdad os digo que no pasará esta generación sin que todo suceda. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán».

Palabra del Señor.

Avisos:

  • RETIRO en Valencia: 29 nov – 01 dic . Información aquí: http://wp.me/p6AdRz-1WF. Orad por los frutos.
  • Anuncio en Toledo: 14 de diciembre a 17:00h en Parroquia de San Juan de la Cruz (C/ Reino Unido 12 – Toledo)
  • RETIRO en Navarra: 13-15 de diciembre. Información aquí: http://wp.me/p6AdRz-1Xg. COMPLETO.
  • Retiro en San Sebastián: 24-26 de enero de 2020. Información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1ZP.
  • Retiro en Vigo: 31 de enero, 1 y 2 de febrero de 2020. QUEDAN PLAZAS Infórmate e inscríbete aquí: https://wp.me/p6AdRz-229 

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)
Para ver más pincha aquíhttps://wp.me/P6AdRz-D1

Dos veleros.

Dos veleros salen de un mismo puerto con el objetivo de cruzar el océano. Dos familias ocupan sendos barcos.
En el velero “Somos así” viaja una familia que se afana en tener un viaje cómodo y seguro. Llevan wifi, 1 tablet para cada uno, televisión, mucho trabajo para asegurar que no les falte de nada, llevan caprichos, chucherías, buenos sofás, máquinas de aerobic para mantener el buen tipo…
En el velero “Palabra de Dios” viaja una familia que se afana en llevar todo lo necesario para mantenerse unidos por Dios y a Dios: Pocas comodidades, trabajo sólo lo justo y necesario, sus armarios y cajones rebosantes de austeridad, una mesa acogedora para compartir comidas y cenas juntos, su Evangelio del día que no falte, la puerta más grande la llevan abierta a la gracia de Dios, un espacio para Dios, y un arcón de tiempo para los esposos…
Fuertes ventiscas azotaron ambas naves durante su travesía, hasta que la nave “Somos así” acabó zozobrando. Se hundió y descendió tan rápidamente hasta el fondo por el peso de tantas cosas, que quedó encallada en lo más profundo de la oscuridad del océano. La nave “Palabra de Dios” permaneció a flote, libre, radiante y permanecerá a flote para siempre sostenida por el Espíritu de Dios, hasta que alcance el nuevo mundo.

Señor, ¡que me meta esto en la cabeza! Y no pierda más tiempo inútilmente con las cosas que pesan pero no salvan. Que aproveche mi vida para lo que permanece: Tus Palabras son palabras de Vida eterna.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Matrimonio Tutor: ¿Rezáis juntos todos los días? ¿Os dedicáis tiempo el uno al otro?
Matrimonio Tutelado: No, no tenemos tiempo.
Matrimonio Tutor: Contadnos qué hacéis en vuestro día a día.
(Hablan juntos de los detalles)
Matrimonio Tutor: Bueno, en conclusión: Ya habéis visto que, trabajar tanto, no sirve si no tiene como finalidad el amor. Tantas compras, tantas tareas en el hogar… sólo lo necesario por amor. Las series y las redes sociales, no descansan, la oración juntos sí. Todas esas discusiones para defender nuestras razones ¿Para qué perder tanto tiempo? Nuestras razones pasarán… Las clases extraescolares de los niños, están bien, pero con moderación. Que les quede tiempo para estar con vosotros ¿no?… Os animamos a repasar vuestro día a día y eliminar todo aquello que no tiene como fin algo que permanezca para siempre. Vivir para todo aquello que da vida.
Matrimonio Tutelado: Estamos perdiendo nuestra vida. Vamos a ocuparnos de coger las riendas ¡Gracias!
Matrimonio Tutor: Esta semana, cambiamos el Black Friday por el ¡Holy Sunday!

Madre,

Cuántos matrimonios no rezan juntos porque no tienen tiempo y no saben la cantidad de tiempo que pierden por no rezar juntos. Alabado sea el Señor que llena nuestras vidas.

1 comentario en “Dos veleros. Comentario para Matrimonios: Lucas 21, 29-33

  1. José y Elvira

    Es evidente que el matrimonio tiene que llevar juntos una vida de religiosidad. Esto conlleva un compromiso algo más allá de lo que la Iglesia señala como mínimo.
    Cumplimiento con el precepto dominical y festivos, frecuencia de los sacramentos e incluso colaboración con la parroquia y otras entidades análogas.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *