Busque, compare… Comentario para Matrimonios: Mateo 4, 18-22

EVANGELIO

Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 4, 18-22

En aquel tiempo, pasando Jesús junto al mar de Galilea vio a dos hermanos, a Simón, llamado Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando la red en el mar, pues eran pescadores.
Les dijo:
«Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres».
Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.
Y pasando adelante vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, su hermano, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre, y los llamó.
Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.

Palabra del Señor.

Avisos:

  • Anuncio en Toledo: 14 de diciembre a 17:00h en Parroquia de San Juan de la Cruz (C/ Reino Unido 12 – Toledo)
  • RETIRO en Navarra: 13-15 de diciembre. Información aquí: http://wp.me/p6AdRz-1Xg. COMPLETO.
  • Retiro en San Sebastián: 24-26 de enero de 2020. Información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1ZP.
  • Retiro en Vigo: 31 de enero, 1 y 2 de febrero de 2020. QUEDAN PLAZAS Infórmate e inscríbete aquí: https://wp.me/p6AdRz-229 

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)
Para ver más pincha aquíhttps://wp.me/P6AdRz-D1

Busque, compare…

El Evangelio de hoy nos ayuda a reflexionar sobre el misterio de la llamada de Dios a cada uno de nosotros: Nuestra vocación.
Oye, que no es tontería. Jesús me llama a mí también a ser “pescador de hombres”. Es la gran misión: Conviértete (por el bautismo) y trabaja para mí (desde tu vocación), para construir aquí el reino de los Dios. ¡Trabajar para Él! En una misión de Dios, una tarea que permanecerá para el resto de la eternidad. ¡Impresionante!

Aterrizado a la vida matrimonial:

Juan: Me tiré diez años resistiéndome a mis obligaciones como esposo. Quería seguir con mi manera de pensar, buscaba mis comodidades… y que mi esposa me hiciese feliz. Hasta que descubrí que esa actitud me estaba destruyendo a mí, a mi esposa, a nuestro matrimonio y a nuestros tres hijos.
Alberto: Pues en eso estoy yo, pero pensaba que la culpa era de mi mujer, que debería cambiar y centrarse más en mí y menos en los niños o en la casa o en sus padres…
Juan: No, Alberto. Por mucho que cambie tu mujer, si no dices “sí” a tu vocación, a la llamada que Dios te hace personalmente a ti, no serás feliz nunca, ni habrá paz en tu interior.
Alberto: Y ¿Cómo digo “sí”?
Juan: Ya no eres tú solo. Adáptate a tu vida con ella, esfuérzate por comprenderla, por servirla, por hacerla feliz. Esfuérzate a tope, porque es lo que Dios te pide. Cuanto más busques tu complacencia, tu bienestar, tus derechos… más triste estarás, más necesidades tendrás… En cambio, cuanto más te entregues por amor, más la querrás, más libre serás, más feliz serás. Parece un contrasentido, pero es así. Esto es como decía aquel anuncio: “Busque, compare y si encuentra algo mejor, ¡Cómprelo!” Hasta que no lo pruebes, de verdad, con todo tu corazón, no lo vas a descubrir. Dios nunca defrauda, Alberto.

Madre,

Recuérdame una y otra vez aquel “haced lo que Él os diga” de las bodas de Caná. Que esté abierto y dispuesto a morir a mi individualidad y dejar que Dios re-cree nuestro futuro como esposos siendo uno. Los apóstoles lo dejaron todo de inmediato. Yo también quiero. Alabado sea el Señor que cuenta conmigo para construir Su reino. Amén.

1 comentario en “Busque, compare… Comentario para Matrimonios: Mateo 4, 18-22

  1. Juan Francisco Figueroa Sánchez

    Así es. La vida matrimonial consiste en fundirse los dos en uno, una renuncia continua a mi individualidad por amor. Uno es tanto más feliz cuando más feliz trata de hacer al otro. Cuesta al principio, pero tras treinta y cinco años de matrimonio todo es mucho más sencillo con la gracia de Dios que ha ido derramando sobre nosotros y nuestra familia durante todos estos años.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *