“Tu ruego ha sido escuchado” Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 1, 5-25

EVANGELIO
Gabriel anuncia el nacimiento de Juan Bautista
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 1, 5-25

En los días de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote de nombre Zacarías, del turno de Abías, casado con una descendiente de Aarón, cuyo nombre era Isabel.
Los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin falta según los mandamientos y leyes del Señor. No tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos eran de edad avanzada.
Una vez que Zacarías oficiaba delante de Dios con el grupo de su turno, según la costumbre de los sacerdotes, le tocó en suerte a él entrar en el santuario del Señor a ofrecer el incienso; la muchedumbre del pueblo estaba fuera rezando durante la ofrenda del incienso.
Y se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de temor.
Pero el ángel le dijo:
«No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de alegría y gozo, y muchos se alegrarán de su nacimiento. Pues será grande a los ojos del Señor: no beberá vino ni licor; estará lleno del Espíritu Santo ya en el vientre materno, y convertirá muchos hijos de Israel al Señor, su Dios. Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías, “para convertir los corazones de los padres hacía los hijos”, y a los desobedientes, a la sensatez de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto».
Zacarías replicó al ángel:
«¿Cómo estaré seguro de eso? Porque yo soy viejo, y mi mujer es de edad avanzada».
Respondiendo el ángel le dijo:
«Yo soy Gabriel, que sirvo en presencia de Dios; he sido enviado para hablarte y comunicarte esta buena noticia. Pero te quedarás mudo, sin poder hablar, hasta el día en que esto suceda, porque no has dado fe a mis palabras, que se cumplirán en su momento oportuno».
El pueblo, que estaba aguardando a Zacarías, se sorprendía de que tardase tanto en el santuario. Al salir no podía hablarles, y ellos comprendieron que había tenido una visión en el santuario. Él les hablaba por señas, porque seguía mudo.
Al cumplirse los días de su servicio en el templo volvió a casa. Días después concibió Isabel, su mujer, y estuvo sin salir cinco meses, diciendo:
«Esto es lo que ha hecho por mí el Señor cuando se ha fijado en mi para quitar mi oprobio ante la gente».

Palabra del Señor.

“Tu ruego ha sido escuchado”
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Estamos ya en la recta final de la preparación a la Navidad. Se produce el primer anuncio, la antesala de la anunciación a la Santísima Virgen, que fue el anuncio de la venida de Juan, el precursor del Mesías. Hoy da comienzo la acción imparable de la salvación de Dios a los hombres.

Y para que quede constancia de que el autor de esta acción es Dios, son elegidos un hombre y una mujer de avanzada edad, Zacarías e Isabel, que no habían podido tener hijos en su juventud. El paralelo a este Evangelio lo leemos en la primera lectura, en la que el ángel del Señor le anuncia a la esposa de Manoj que era estéril, el nacimiento de Sansón.

Las dos mujeres, para las que era imposible concebir por medios humanos. Es importante que se sepa que la acción de Dios viene de Dios, para que creamos en Él. Por eso elige mujeres ancianas y estériles a las que anunciarles el nacimiento de un niño que será grande a los ojos de Dios. Tienen que saber todos que es obra de Dios, que es iniciativa Suya. Por eso, cuando Sansón se cree el autor de la fuerza con la que vence al enemigo, la pierde.

No tenemos fuerzas para construir el Proyecto de Amor que Dios quiere hacer en nuestro matrimonio y le pedimos que sea Él quien lo haga. “Tu ruego ha sido escuchado”, nos dice el Señor, porque nuestro corazón desea amar con el amor que Él ama, y Él lo hará posible. El Proyecto de Amor de Dios es imparable, para nuestro matrimonio y para el vuestro, “para convertir los corazones de los padres hacia los hijos”, de manera que el cambio en nuestros corazones alcanzará también a los de nuestros hijos. “Y a los desobedientes a la sensatez de los justos” a los que nos hemos resistido a hacer su voluntad y construir una comunión, nos convertirá y nos hará justos ante Dios: “Cambiaré tu corazón de piedra por un corazón de carne”.

Madre,
Esto es lo que debemos creer, para dar fe a las palabras del Evangelio. Ya viene la salvación para nuestro matrimonio, para nuestra familia. No tengamos duda. Que por nuestra incredulidad no tenga el Señor que dejarnos mudos también a nosotros, hasta que esto suceda. Alabado sea el Señor, que va a nacer en nuestro matrimonio. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *