¿Qué más quiero? Comentario para Matrimonios: Mateo 12, 38-42

EVANGELIO

Cuando juzguen a esta generación, la reina del Sur se levantará.
Lectura del santo evangelio según san Mateo 12, 38-42

En aquel tiempo, algunos escribas y fariseos dijeron a Jesús:
«Maestro, queremos ver un signo tuyo».
Él les contestó:
«Esta generación perversa y adúltera exige una señal; pues no se le dará más signo que el del profeta Jonás. Tres días y tres noches estuvo Jonás en el vientre del cetáceo: pues tres días y tres noches estará el Hijo del hombre en el seno de la tierra.
Los hombres de Nínive se alzarán en el juicio contra esta generación y harán que la condenen; porque ellos se convirtieron con la proclamación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás.
Cuando juzguen a esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que la condenen, porque ella vino desde los confines de la tierra, para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón».

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

¿Qué más quiero?

El Señor viene a revelarnos quién es el Padre, viene a mostrarme cómo es esto de ser hombre, cómo amar en cualquier situación. Es la grandeza del don de la Revelación, sin la cual estaríamos totalmente desubicados, perdidos. No puedo pedirle más, no puedo pedirle signos después de que ha entregado Su vida para salvarme. Sería un desagradecimiento enorme. Sería rechazar el mayor don de Dios.

Llevado a la vida matrimonial:

Pedro: No entiendo cómo puedes experimentar tanto amor de Dios cuando rezas. Yo no siento nada y quisiera sentirlo.
Ana: Te comprendo Pedro. Pero te admiro, porque yo recibo muchas consolaciones y tú ninguna. Sin embargo, tú sigues fiel a la oración, acudiendo a Él cada día. Te mueve solo la fe, y eso el Señor no valora mucho.
Pedro: Gracias, Ana. Me has hecho comprender el valor de mi experiencia con el Señor. Me parecía que no había relación porque no había sentimientos, pero he entendido el valor de la fe.

Madre,

Una vez, en Medjugorje, nos marcaste el camino del Magníficat para nuestro matrimonio. Hoy las Lecturas nos hablan de ello. El Poderoso se fija en mi humillación y hace obras grandes por mí. Él hace proezas con Su brazo, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. Alabado sea el Señor que es inmensamente generoso con los que confían en Él.

1 comentario en “¿Qué más quiero? Comentario para Matrimonios: Mateo 12, 38-42

  1. Maite

    La verdad que sí, aunque a veces no es fácil. La consolación y la desolación, que decía S. Ignacio y añadía: «En tiempo de desolación no hagais mudanza». Seguir firmes, cayendo quizá, pero levantándonos rápido. Además, no vivimos desde el sentimiento, sino desde el convencimiento. Con determinada, determinación, de Santa Teresa, pero a veces, supone una gran lucha: combate espiritual.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *