La potencia de la carne. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 24, 35-48

EVANGELIO
Así estaba escrito: el Mesías padecerá y resucitará de entre los muertos al tercer día
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 24, 35-48

En aquel tiempo, los discípulos de Jesús contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
Estaban hablando de estas cosas, cuando él se presentó en medio de ellos y les dice:
«Paz a vosotros».
Pero ellos, aterrorizados y llenos de miedo, creían ver un espíritu.
Y él les dijo:
«¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro corazón? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un espíritu no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo».
Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Pero como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo:
«¿Tenéis ahí algo de comer?».
Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos.
Y les dijo:
– «Esto es lo que os dije mientras estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo escrito en la Ley de Moisés y en los Profetas y Salmos acerca de mí»
Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras.
Y le dijo:
– «Así está escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se proclamará la conversión para el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto».

Palabra del Señor.

La potencia de la carne.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Los espíritus no tienen carne y huesos. Cristo tiene carne y huesos, Cristo es humano (sin dejar de ser divino, obviamente). Pero el hecho de que Cristo se haya hecho humano santifica, diviniza todo lo humano. Diviniza la carne que será redimida para toda la eternidad.

Terminamos hoy la historia de Laura y David. Laura comprendió que su fe se tenía que traducir en la entrega a su esposo de todo el amor recibido de Dios, y esto hizo el milagro. Es el amor de Dios en la carne, el que redime y cambia a las personas. Los criterios de David cayeron como un castillo de naipes al recibir tanto amor de su esposa. Y entró la Paz de Cristo en aquella casa. La Paz que Él nos trae con las llagas de la Cruz tras la entrega de Su cuerpo.

David está muy agradecido a Dios por Laura, porque se entregó por él y esto le había salvado, había salvado su relación de amor. Aprendió la potencia que había recibido en la carne, que es capaz de expresar quién soy y transmitir el amor de Dios y el amor mutuo, el uno al otro. Aprendió a valorar el don de su cuerpo, y hoy en día se entrega con él: Manos para trabajar, para ayudar, para acariciar, boca decirse cosas hermosas, ojos para mirar con ternura… Darse un beso de buenos días, recibirse con una sonrisa… Cuerpos para hacer de dos personas, una unidad. Así se construye el amor.

Laura y David se pudieron perdonar y reconstruir su unión porque antes fueron perdonados por el amor de Cristo. Gloria a ti Señor, que haces estos milagros entre los esposos. ¡Aleluya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *