Ilusión en la espera. Comentario para Matrimonios: Juan 14, 1-6

EVANGELIO

Yo soy el camino, y la verdad, y la vida.
Lectura del santo Evangelio según san Juan 14, 1-6

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«No se turbe vuestro corazón, creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias; si no fuera así, ¿os habría dicho que voy a prepararos sitio? Cuando vaya y os prepare un lugar, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo, estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino».
Tomás le dice:
«Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?».
Jesús le responde:
«Yo soy el camino y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí».

Palabra del Señor.

Ilusión en la espera.

Cuando unos padres esperan un bebé, preparan el cuarto y sus cositas con mucho cariño y mucha ilusión. Así estará haciendo el Señor con el sitio que me tiene preparado. El sitio estará vacío ahora mismo, pero Él estará con la ilusión de recibirme y dejarme descansar en él. Todo un Dios me espera con ilusión preparando todo para mi llegada a Su lado.

Aterrizado a la vida matrimonial:

María: Tengo mucha ilusión con la venida de nuestra hija. De vez en cuando me acerco a su cuartito y contemplo todas sus cositas ahí, listas para su llegada.
Juanjo: Si ella supiera con qué ilusión la esperamos… A veces me planteo que estoy viviendo algo parecido a lo que vive el Señor. Él también tiene un sitio preparado para nosotros, con todo lujo de detalles. Seguro que Él nos espera incluso con más ilusión que nosotros. Somos sus niños…
María: Es verdad. No había caído en el símil. Me ayudará vivir este tiempo de espera como el Señor. Gracias, Juanjo, ¡qué bonito eres!

Querida Madre,

Hoy es Tu día. ¡Muchas felicidades! Nos encanta ver tu silueta tan sencilla y tan dulce, Madre de Fátima. Muchas gracias por guiarnos. No nos abandones de tu mano. Eternamente agradecidos, Reina de Proyecto Amor Conyugal ¡Te queremos!

2 comentarios en “Ilusión en la espera. Comentario para Matrimonios: Juan 14, 1-6

  1. Maite

    Viviendo la voluntad de Dios cada momento, o sea, procurando q cada momento presente, sea un acto de amor esponsal a nuestro esposo, a nuestros hijos… a cada persona q nos encontremos, y se lo ofrecemos al Señor, supongo que podemos preparar una gran «canastilla» para cuando lleguen a su casa del cielo, donde les esperan con tanta ilusión y Alguien habrá ido preparando también la nuestra, con los brazos q ha dejado en esta tierra para nosotros… Es una gozada… Todo preparadito…

    Responder
  2. José y Elvira

    Hay que ser conscientes del inmenso amor que nos tiene Jesús, Hijo de Dios. Lástima que gran parte de la humanidad no lo sepa. Por que si lo supiera el mundo sería de otro modo.
    La causa no es solo que no lo sepa sino que aún sabiéndolo no se admite o no se es consecuente.
    ¿Qué Dios existe que espera a sus criaturas contando infinito amor?
    ¿Qué tendríamos que hacer ñ9s matrimonios cristianos para que nuestros hijos en nuestro entorno seamos anunciadores de la nueva buena?
    Orar y dar ejemplo.
    Virgen María, Madre Ntra. Ayúdanos a ser verdaderos discipulos y apóstoles del mensaje de tu Hijo.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.