Al feo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 2, 13-17

EVANGELIO
No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 2, 13-17

En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo a la orilla del mar; toda la gente acudía a él, y les enseñaba.
Al pasar, vio a Leví, el de Alfeo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dice:
«Sígueme».
Se levantó y lo siguió.
Sucedió que, mientras estaba él sentado a la mesa en casa de Leví, muchos publicanos y pecadores se sentaban con Jesús y sus discípulos, pues eran ya muchos los que lo seguían.
Los escribas de los fariseos, al ver que comía con pecadores y publicanos, decían a sus discípulos:
«¿Por qué come con publicanos y pecadores?».
Jesús lo oyó y les dijo:
«No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores».

Palabra del Señor.

Al feo.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Anoche, cuando leíamos en familia este Evangelio, los niños se empezaron a reír. ¿De qué os reís?, les preguntamos. Leví Alfeo, jajaja y se partían (le vi al feo). Nunca nos habíamos dado cuenta que el nombre del pecador era tan sugerente… Y es que, es cierto, que al que peca, a veces “lo veo feo” y tengo la tentación de apartarme de él, como si yo fuese perfecto…

El camino hacia la santidad no consiste en ser perfecto, nos recordaba esta mañana Radio María en una charla de Mons. Munilla. Nos decía que hay dos conversiones. La primera es cuando uno se decide a entregarse al Señor, y la segunda es un “Sí” sostenido. Es decir, perseverar en ese intento por estar en gracia de Dios, y eso se consigue mediante la oración, el sacrificio y el amor, movidos y guiados obviamente por el Espíritu Santo.

Pues bien, dentro de que nuestra principal vocación que es ser seguidor de Cristo, como nos recordaba el Obispo, mi camino concreto en ese seguimiento a Cristo (Esposo) está en mi matrimonio. Es ahí donde debo centrar principalmente la oración, el sacrificio y el amor. También en el matrimonio hay una primera “conversión” el día de mi boda, en la que decido entregarme a Dios a través de la entrega a mi esposo, pero hace falta una segunda conversión, que se explicita en la coletilla del consentimiento matrimonial: “todos los días de mi vida”. En ese acoger a mi esposo “todos los días de mi vida” y entregarme a mi esposo “todos los días de mi vida”, está principalmente mi camino hacia la santidad, hacia mi unión con Dios.

También nos decía Mons. Munilla, que la santidad no consiste en rellenar un cheque, poniendo la fecha y la cifra y pidiéndole a Dios que firme. La santidad en ese “todos los días de mi vida”, está en firmar un cheque en blanco y entregárselo a Dios para que lo rellene como Él considere. Así, mi esposo, el que Dios ha creado para mí, al que Dios me ha unido, lo tengo que acoger “todos los días de mi vida” tal como es, sin condiciones. No vale decirle a Dios “Acepto el esposo que me has entregado, pero si le haces más servicial, le mejoras el carácter y le haces más comprensivo. Pues no. Yo te quiero a ti, tal como eres, “todos los días de mi vida”.

Y eso es lo que hace Cristo, nos acoge con todos nuestros pecados y defectos, porque Él con su mirada, a mi esposo, no lo ve feo cuando peca, ve lo hermoso que está llamado a ser.

Madre,
Toma mi cheque en blanco. Me propongo acoger a mi esposo, para amarle y respetarle “todos los días de mi vida”. Envía el Espíritu sobre nosotros, para que avancemos en el camino de la Gracia que Dios, en su eterna bondad, nos ha designado. Alabado sea por siempre. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *