Tirando a menos. Comentario para Matrimonios: Mateo 13, 54-58

EVANGELIO

¿No es el hijo del carpintero? Entonces, ¿de dónde saca todo eso?
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 13, 54-58

En aquel tiempo, Jesús fue a su ciudad y se puso a enseñar en su sinagoga.
La gente decía admirada.
«De dónde saca este esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre María, y sus hermanos Santiago, José Simón y Judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿de dónde saca todo eso?».
Y se escandalizaban a causa de él.
Jesús les dijo:
«Solo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta».
Y no hizo allí muchos milagros, por su falta de fe.

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Tirando a menos.

El Señor quiso hacerse 100% hombre y vivir como uno de tantos. Por eso se despojó de su condición divina. Quería que se viese la obra del Padre a través de Él. Después no elige a listos, ni pudientes, ni personas socialmente reconocidas, sino que elige pescadores y pecadores, que después serán las columnas de la Iglesia. A través de sus limitación y su pequeñez, se demuestra la fuerza del Espíritu Santo. ¿Quiénes son estos que hablan con autoridad y hacen milagros?
Los esposos cristianos somos normalitos, pero qué bueno es ser normalito tirando a menos y dejar que el Espíritu Santo intervenga a través de nosotros. Qué bueno es que la gente nos conozca hasta estar seguros de que nuestra unión no puede ser obra nuestra, porque nos ven incapaces. Qué bueno es que la gente reconozca que nuestra unión está siendo obra de Dios.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Paco: ¿Pedro? Pero si ese tío era un desastre, tenía un carácter horrible, era un juerguista y un egoísta integral. ¿Cómo es posible que ahora su mujer y sus hijos estén encantados con él, y que esté ayudando a tanta gente?
Alejandro: Porque se convirtió. El Señor tocó su corazón y se ha dejado transformar por Él poco a poco. Su mujer no se lo cree, y los que le conocemos de antes, tampoco. Está claro que ha sido obra de Dios.
Paco: ¿Y qué ha hecho? Me interesaría hablar con él. Mi mujer no está nada contenta conmigo. ¿Cómo fue su conversión?
Alejandro: Tener fe. ¿Te lo presento y que te muestre el camino de la redención del corazón?

Madre,

Recuerdo esa canción de Brotes de Olivo que rezaba al Señor: “En mi debilidad me haces fuerte”. En mi fragilidad y debilidad, descubro Su fortaleza. Alabado sea el Señor que nos da Su poder a través del Sacramento del Matrimonio, para ir de dos en dos en Su nombre. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.