Sólo una es necesaria. Comentario para Matrimonios: Lucas 10, 38-42

A los pies del Señor, junto a mi esposo/a, recibo la ternura de Dios, el consuelo, descansamos juntos en Él.

EVANGELIO

Marta lo recibió en su casa. María ha escogido la parte mejor
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 10, 38-42En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa.
Esta tenía una hermana llamada María, que, sentada junto a los pies del Señor, escuchaba su palabra.
Marta, en cambio, andaba muy afanada con los muchos servicios; hasta que, acercándose, dijo:
«Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para servir? Dile que me eche una mano».
Pero el Señor le contestó:
«Marta, Marta, andas inquieta y preocupada con muchas cosas; sólo una es necesaria. María, pues, ha escogido la parte mejor, y no le será quitada».Palabra del Señor.
Avisos:

  • Retiro en Bilbao: 19 a 21 de julio. Orad por los frutos.
  • Retiro de Palma de Mallorca: del 26 al 28 de julio. Infórmate aquí: https://forms.gle/mc8nacYhiTBmeGcV6
  • Retiros en Madrid: 13-15 y 27-29 de septiembre (Casa de Espiritualidad Emaús – Oblatos). Más información aquí: http://wp.me/p6AdRz-1QQ
  • Retiro en Málaga y campamento para niños: 04-06 de octubre. Apertura de inscripciones mañana viernes 19 a las 20h. Infórmate aquí: https://wp.me/p6AdRz-1RV

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)

  • Retiro en Sevilla: 18-20 de octubre

Sólo una es necesaria.

¡Ay Dios mío! Que a lo mejor yo también ando inquieto y nervioso con tantas cosas, que me olvido de que sólo una es necesaria. Y si no estoy conforme con mi vida, y si siento angustia, y si me falta paz en mi interior ¿no será porque me estoy perdiendo justo lo único necesario?Sentado a los pies del Señor, junto a mi esposo, recibo la ternura de Dios, recibo el consuelo, descansamos juntos en Él, por fin. ¿No es esto el cielo? No sé si algún día has sentido la presencia del Espíritu Santo en vosotros, un amor que te embarga…

Aterrizado a la vida matrimonial:

Julia: Hay mucha angustia en cada día, desasosiego, prisas, turbaciones… Pero cada día, recibo como una bocanada de aire, Antonio. Ese momento en que nos paramos, al final del día, sólo para estar juntos, sólo para estar con Dios, para respirar Su fragancia juntos, para alimentarnos del que es la Vida juntos. Ese rato me reconforta. Bendito sea Dios. Y me enseña a conocerte y amarte.
Antonio: Yo llego al final del día con muchas preocupaciones, pero en ese rato contigo y con el Señor, aprendo a ver mis cosas desde otra perspectiva, me resitúa las prioridades, me da la paz que antes no tenía. Me siento uno contigo, el Espíritu Santo se apodera de mi corazón y me hace amarte como es imposible amar con las fuerzas humanas. Hace que cada día me gustes más y dé más gracias a Dios por ti. Me encantas, Julia. Doy gracias a Dios por ese momento tan necesario en mi día. Me quedaré sin comer, sin dormir, pero no puedo quedarme sin ese momento en el que estamos presentes los Tres, en comunión.
Julia: Te escucho y no me lo creo. Me encantas mucho más desde que te has convertido, y estoy loca por ti, Antonio.

Madre,

Cuánto nos quiere dar el Señor si nos ponemos a sus pies, a escucharle, a estar juntos en Él. Que nunca nos falte Su presencia y Su amor en nosotros. Alabado sea por siempre, porque cada día nos da lo único necesario para hacernos uno: Él.

3 comentarios en “Sólo una es necesaria. Comentario para Matrimonios: Lucas 10, 38-42

  1. Mercedes

    Esta muy bien todo …el retiro…el comentario del evangelio….PERO LO MAS IMPORTANTE q es el rato de oracion conyugal DEBERIAIS EN LOS GRUPOS Y RETIRO INCIDIR MAS Y EXPLICAR Y HACER MAS COMO SE HACE pq de poco sirve lo demas sin ese rato de ORACION CONYUGAL
    Gracias por todo y rezo por este gran apostolado matrimonial

    Responder
    1. Maria

      La oración conyugal es muy simple. Podéis hacerla al empezar el día o al acabarlo. Juntos, de rodillas preferiblemente ( podéis ponee unos cojines al pie de la cama) y frente a una cruz o una imagen del señor, le presentàis el día pasado o el que empieza. Cada uno habla en vpz alta al Señor de manera espontànea y en verdadero coloquio con él le pide perdón, o le da gracias o le alaba por aquello que brote del corazón. Luego en silencio, individualmente estáis otro rato en oración personal. Por último os despedís del Señor con un Padrenuestro y alguna oración de mañana o de noche (siempre la misma). También podéis utilizar la oración de abandono de C. Foucault como acto final de despedida y entrega. Todo siempre con mucha sencillez y naturalidad. No hace falta màs para crecer en unión como esposos y con Cristo.

      Responder
  2. José y elvira

    Sí . Sentirse junto a Dios es maravilloso. Nosotros estamos agradecidos al COF porque nos ha ayudado a sentarnos juntos ante Dios. Es algo que fortalece y da felicidad. Ayuda a sobrellevar las cargas familiares y contribuye a una mejor armonía y comunicación entre nosotros.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *