El consuelo. Comentario para Matrimonios: Juan 20, 1. 11-18

Si lloras la muerte de tu relación matrimonial, sientes que se han llevado a la persona de la que te enamoraste, vive este Evangelio. Ahí está el Señor, ¡nunca se fue!

EVANGELIO

Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?
Lectura del santo Evangelio según san Juan 20, 1. 11-18El primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.
Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo:
«Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».
Estaba María fuera, junto al sepulcro, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús.
Ellos le preguntan:
«Mujer, ¿por qué lloras?».
Ella les contesta:
«Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto».
Dicho esto, se vuelve y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús.
Jesús le dice:
«Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?».
Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta:
«Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré».
Jesús le dice:
«¡María!».
Ella se vuelve y le dice:
«¡Rabboni!», que significa: «¡Maestro!».
Jesús le dice:
«No me retengas, que todavía no he subido al Padre. Pero anda, ve a mis hermanos y diles: «Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro»».
María la Magdalena fue y anunció a los discípulos:
«He visto al Señor y ha dicho esto».Palabra del Señor.

Avisos:

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)

  • Retiro en Sevilla: 18-20 de octubre

El consuelo.

Hoy en día hay muchos esposos, que lloran (más o menos en silencio) la muerte o las graves heridas de su relación matrimonial. Su esposo sigue vivo, pero para ellos está como enterrado en un sepulcro que se mantiene medio abierto con la esperanza, ya casi perdida, de que algún día resucite su amor.Si estás en esta situación, vive este Evangelio. Hoy se oye una voz, de un ángel enviado por Dios, que me dice: ¿Por qué lloras? Y respondo: Se han llevado a aquella persona de la que me enamoré: Que me seducía, tenía detalles conmigo, yo era el centro de su vida, me contaba sus cosas… se lo ha llevado el pecado: sus negocios, sus egoísmos, la rutina, sus tentaciones… y no sé dónde lo han puesto.Entonces oigo otra voz: ¿Por qué lloras? ¿A quién buscas?. Me doy la vuelta y no veo a nadie, pero ahí, de pie junto a mí, está el mismísimo Señor. No lo reconozco, pero está. Nunca se ha apartado de mi lado.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Esposo o esposa: Quizás mi esposo no ha sabido ser fiel a nuestro matrimonio, y se ha alejado de aquella promesa de “te quiero a ti y me entrego a ti…”. Pero yo, pienso seguir manteniendo esa alianza matrimonial con él y contigo, Señor. Porque en esa promesa, no sólo estábamos nosotros, también estabas Tú, implicado hasta lo más hondo, hasta llegar a la Cruz. Y Tú mereces todo el sufrimiento de mi vida. ¿Qué es mi vida comparada con la Tuya?El Señor: A ti, que vives esta situación, te hablo admirado por tu fe; a ti ¡Valiente! ¡Enamorado de mí! Que has decidido entregarte aunque no te veas compensado por tu esposo, te digo hoy: “Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro” para interceder por ti. Él puede hacer el milagro de hacerte feliz en tu situación, porque le has sido fiel y nunca romperás aquella promesa que hiciste ante el altar. Y cuando sufras, Yo te daré consuelo.

Madre,

No hay alma que se resista ante el verdadero amor. Santa Rita, Santa Mónica o Santa Madre Carmen son un testimonio de esto. Algunas hicieron santos a sus esposos. Ante una entrega como la de María Magdalena Dios no se puede resistir, y nuestro esposo… quizás tampoco. ¡Gloria a Dios!

1 comentario en “El consuelo. Comentario para Matrimonios: Juan 20, 1. 11-18

  1. Petry

    Hoy el evangelio, María Magdalena, Jesús, Nuestra Madre María y su esposo José, el comentario del aterrizaje…Todo me lleva a dejar un comentario. Somos esposos con 50 años de matrimonio. Nos amamos con un enamoramiento como cuando nos sucedió ese flechazo, que teníamos 20 y 18 años, respectivamente. Han sucedido acontecimientos de todas las índoles, buenos y malos, pero orando juntos y conscientes de la presencia sanadora de Jesús, aquí estamos felices dándoles gracias y confiando en su cercanía para seguir adelante con lo que Él nos tenga reservado hasta Su Regreso…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *