Ojos que no ven… Comentario para Matrimonios: Mateo 13, 54-58

EVANGELIO

¿No es el hijo del carpintero? Entonces, ¿de dónde saca todo eso?
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 13, 54-58

En aquel tiempo, Jesús fue a su ciudad y se puso a enseñar en su sinagoga.
La gente decía admirada.
«De dónde saca este esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre María, y sus hermanos Santiago, José Simón y Judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿de dónde saca todo eso?».
Y se escandalizaban a causa de él.
Jesús les dijo:
«Solo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta».
Y no hizo allí muchos milagros, por su falta de fe.

Palabra del Señor.

Avisos:

  • Retiros en Madrid: 13-15 y 27-29 de septiembre (Casa de Espiritualidad Emaús – Oblatos). Más información aquí: http://wp.me/p6AdRz-1QQ
  • Retiro en Málaga y campamento para niños: 04-06 de octubre. Infórmate aquí: https://wp.me/p6AdRz-1RV

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)

  • Retiro en Sevilla: 18-20 de octubre
  • Retiro en Jerez: 08-10 de noviembre

Para ver más pincha aquí: https://wp.me/P6AdRz-D1

Ojos que no ven…

Siempre, detrás de cada acontecimiento que se ve, de cada persona que también vemos, hay algo sobrenatural que no se ve, y lo importante es esta segunda parte, la que no se ve. San Juan Pablo dice que lo invisible condiciona más al hombre que lo visible. Y así es. Claro que, si nos quedamos con lo que perciben nuestros órganos sensibles, nos quedamos con muy poco. Éstos pobres del Evangelio, tenían ante sus ojos al Hijo de Dios y no eran capaces de ver nada más que al hijo de un carpintero. Y todo lo que no concuerde con eso que ven, les resulta escandaloso, porque se fían de sus sensaciones y sus sentidos.

La pregunta es ¿qué veo yo detrás de lo que perciben mis sentidos? ¿Qué veo de sobrenatural? Porque si me centro en lo natural, me estoy perdiendo la mejor parte. Tenemos que vivir, no con naturalidad, sino con “sobrenaturalidad”.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Matrimonio Tutor: Ya me has contado tu visión de tu esposa, pero ¿qué más ves? Rézalo, pregúntale al Señor en la oración: ¿Qué más ve Él que tú no eres capaz de ver?
(Unos días más tarde, después de consultarlo también con su director espiritual)
Jaime: Veo un alma sufriente, veo un Dios sediento que me necesita. Veo heridas del pasado que no acaban de cerrarse porque no ha habido un perdón sincero. Veo una esperanza truncada por la tristeza…
Matrimonio Tutor: Y nosotros vemos que has profundizado. Enhorabuena!! Has de ver cosas mayores en tu matrimonio.

Madre,

Quien sólo ve con sus ojos tiende a despreciar lo que ve. Quien ve con los Tuyos, tiende a amar lo que ve. Danos la oportunidad de participar de Tu mirada para alcanzar a ver el don de Dios. Alabado sea por siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *