En mi vida real. Comentario para Matrimonios: Mateo 6, 24-34

EVANGELIO

No os agobiéis por el mañana.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 6, 24-34

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Nadie puede servir a dos señores. Porque despreciará a uno y amará al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero.
Por eso os digo: no estéis agobiados por vuestra vida, pensando qué vais a comer o beber, ni por vuestro cuerpo pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad los pájaros del cielo: no siembran ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos?
¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida?
¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues, si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se arroja al horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados, pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los paganos se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso.
Buscad sobre todo el reino de Dios y su justicia; y todo esto se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos».

Palabra del Señor.


Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí
:  http://wp.me/P6AdRz-D1

En mi vida real.

¿Creo en el Evangelio? Hay algunos pasajes en los que a algunos les cuesta creer de verdad. Puede parecer que nuestra fe o nuestro Dios tienen poco que ver con nuestra vida real, con mi hipoteca, con mi carrera profesional, con la salud… Me encanta esa frase de “Señor, yo me ocupo de tus cosas, ocúpate Tú de las mías”. Nosotros hemos podido experimentarlo esto muchas veces, y es cierto. Otros muchos, los que se han “atrevido” a probarlo, lo han comprobado también. Pero es necesario confiar de verdad en Él y ocuparse de Sus cosas. Por el contrario, si no lo hacemos, vienen los agobios, la falta de tiempo para rezar, la insatisfacción con la propia vida, etc. Por eso nos dice el Señor: “No estéis agobiados por vuestra vida” ¿Y tú? ¿Qué camino eliges?

Aterrizado a la vida matrimonial:

Juan: En cuanto nos descuidamos, la vida nos come y ya no hacemos lo que queremos, sino lo que la vida nos arrastra a hacer.
Alicia: Por eso es tan importante la oración. Dedicar tiempo a estar con el Señor. De lo contrario, dejamos de ver claras las prioridades. En cuanto dejamos de ocuparnos de las cosas de Dios el mundo se apodera de nosotros. Está más que demostrado. Se acaba perdiendo tanto tiempo en cosas que no valen para la vida eterna…
Juan: Como nos dijo aquella vez una monjita: “Muy bien, seguid rezando juntos, porque muchos creen que no tienen tiempo para rezar juntos y lo que no saben es la cantidad de tiempo que pierden por no rezar juntos”.

Madre,

Que no apartemos nuestra mirada del Señor, que nuestro corazón esté en Él en todo momento para que no perdamos la perspectiva de las verdades de nuestra vida. Amén.

1 comentario en “En mi vida real. Comentario para Matrimonios: Mateo 6, 24-34

  1. José y Elvira

    Solemos olvidar que tenemos un Dios Padre amoroso que cuida de nosotros como nadie. Es nuestro Pastor y nada nos puede faltar. Esa es la fe que debemos profesar.
    En el matrimonio tenemos tiempo para muchas cosas menos para rezar juntos.
    Nos agobiamos por nimiedades porque no se nos ocurre pensar en el Padre Dios y en la fuerza del Espíritu Santo que nos ilumina y nos conforta.
    Virgen María, Madre Ntra. Ayúdanos a entender el Amor de Dios hacia nosotros y que sepamos confiar en Él tal y como Tú supiste hacerlo.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.