El descanso es del alma. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 11, 28-30

EVANGELIO
Soy manso y humilde de corazón
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 11, 28-30

En aquel tiempo, tomó la palabra Jesús y dijo:
«Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera».

Palabra del Señor.

El descanso es del alma.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Estamos cansados y agobiados porque pretendemos que las cosas sean a nuestra manera, como creemos que deberían ser. El alma descansa cuando aprendemos a ser mansos y humildes. Jesús pone el acento en el estado del alma, y es que el verdadero descanso no es el del cuerpo, sino del alma. Es así como dejamos de estar cansados y agobiados.

El Señor nos da la vida a través de la gracia y la fe. Cuando somos dóciles al Espíritu, abiertos a lo que pase, comprensivos con todo lo que Dios permite, mi alma descansa en Cristo que nos conduce. Si ofrecemos nuestros sacrificios por amor voluntariamente, nos da mucha fuerza para sobrellevarlos y el gozo de haber amado.

Aterrizado a la vida matrimonial:
Ella: (Rezando) Señor, voy a casa de mis suegros. Sé que no soy aceptada como una más entre ellos. Sé que me criticarán, pero yo acepto esta situación como voluntad tuya y pongo en Tus manos mi sacrificio para mayor gloria de Dios y la salvación de mi esposo y de su familia de origen.
Él: (Rezando) Señor, mi esposa viene conmigo a casa de mis padres. Sé que la situación puede ser incómoda para ella y puede que me la haga incómoda a mí también. Pero comprendo las dificultades que está viviendo con ellos, y te ofrezco el sufrimiento que pueda surgir para mayor gloria de Dios y la salvación de mi esposa.
Ella: Cariño, ¿Nos vamos? Anda, que no les hagamos esperar que ya sabes que no les gusta que lleguemos tarde.
Él: Sí, yo estoy listo. ¿Tú estás bien, necesitas algo?
Ella: Sólo sentir que estás conmigo. Que nuestras almas estén unidas en todo momento.
Él: De acuerdo. Yo en ti, tú en mí, y ambos unidos para mayor gloria de Dios.
Ella: Señor, quiero estar contigo cuando Tú quieras, como Tú quieras, donde Tú quieras. En ti descanso.
Él: Amén.

Madre,
Es el Señor quien nos sostiene. ¿Cómo voy a pretender marcar yo el rumbo?. Él sabe más, Él me guiará, Él me ayudará. Alabado sea mi Señor. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *