Como magdalenas. Comentario para Matrimonios: Lucas 13, 18-21

Avisos previos al EVANGELIO:

  • Anuncio en Zaragoza: 31 de octubre a las 19:45 horas en Seminario Diocesano de Zaragoza. Ronda Hispanidad 10, Zaragoza (Servicio de guardería)
  • Anuncio en Barcelona – Mataró: 21 de Noviembre después de misa de 20:00 h. en Santa Maria de Mataró – Carrer Sant Francesc d’Assís 25, Mataró – Barcelona
  • RETIRO en Valladolid: 15 – 17 noviembre. Información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1XP. La inscripción se cerrará el 01 de Noviembre a las 23:59 horas
  • RETIRO en Salamanca: 22 – 24 noviembre. Información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1XM. COMPLETO.
  • RETIRO en Barcelona: 22 – 24 noviembre. Información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1YK. COMPLETO.
  • RETIRO en Valencia: 29 nov – 01 dic . Información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1WF. COMPLETO.
  • RETIRO en Navarra: 13-15 de diciembre. Información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1Xg
  • Retiro en San Sebastián: 24-26 de enero de 2020. Información e inscripciones aquí:  http://wp.me/p6AdRz-1ZP

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)
Para ver más pincha aquí: https://wp.me/P6AdRz-D1

EVANGELIO

El grano creció y se hizo un árbol.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 13, 18-21

En aquel tiempo, decía Jesús:
«¿A qué es semejante el reino de Dios o a qué lo compararé?
Es semejante a un grano de mostaza que un hombre toma y siembra en su huerto; creció, se hizo un árbol y los pájaros del cielo anidaron en sus ramas».
Y dijo de nuevo:
«¿A qué compararé el reino de Dios?
Es semejante a la levadura que una mujer tomó y metió en tres medidas de harina, hasta que todo fermentó».

Palabra del Señor.

Como magdalenas.

Cada ejemplo de los que pone Jesús tiene una simbología. A mí me ha llegado hoy especialmente la de la levadura. El Reino de Dios es algo que el Señor ha sembrado en mi corazón, pero que se tiene que mezclar con todos los ámbitos de mi vida, para fermentarlos (o fecundarlos) y hacerlos grandes. Las mismas situaciones, sin levadura, se quedan pastosas e intragables. En cambio, si mezclo a Dios y aplico Su lógica en cada circunstancia de mi vida, todo cobra sentido, surge la esperanza y desborda mis expectativas. Nuestro amor se vuelve como las magdalenas, esponjoso, agradable, dispuesto a absorber la gracia, y que desborda el recipiente de nuestro hogar, para darse a otros.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Matrimonio Tutor: Recordamos aquella familia, en la que todo era competitividad, rencores y malos modos. Los hijos se habían vuelto rebeldes e intratables. Ya no respondían a los gritos de sus padres, porque lamentablemente se habían habituado.
Laura y Luis: Parece que estáis describiendo nuestra situación. Y ¿qué pasó?
Matrimonio Tutor: Que dijeron un rotundo “basta ya” y decidieron tomárselo en serio, introduciendo como un hábito la oración conyugal primero y familiar después, decidieron aprender sobre la verdad de su vocación y decidieron esforzarse por aplicar lo aprendido en su vida.
Laura y Luis: Sí, ya nos habéis dicho otras veces que son los tres pilares para llevar adelante un matrimonio como Dios lo pensó. ¡Qué difícil! Y ¿cuáles fueron las consecuencias de aquello?
Matrimonio Tutor: Es difícil, pero cuando uno quiere algo, lo pone todo para conseguirlo. Pues descubrieron que lo que les hacía daño entre ellos, era causa del orgullo el que les impedía acogerse por los rencores, represalias… o eran problemas de falta de misericordia, en los que se exigían la perfección sin entender que los dos eran muy pequeños y necesitaban de mucha ayuda… o eran simplemente egoísmos. Empezaron a ver oportunidades en las tentaciones, descubrieron que el otro no es el malo, sino que es víctima del mal, como yo, y aprendieron a mirarse con misericordia y ayudarse mutuamente. Se iban centrando cada vez más el uno en el otro porque tenían sus ilusiones puestas en su unidad… No es difícil, es decir “sí”. “Sí” hoy. “Sí” mañana. “Sí”, pasado mañana… Y Dios hace Su obra y lo hace todo nuevo y reconstruye Su reino en tu hogar.

Madre,

Ahí está Cristo, dispuesto a fecundar nuestra vida en cada Eucaristía, en cada Confesión, en nuestro matrimonio, en cada acto de entrega y acogida mutuas. Sólo tenemos que querer esforzarnos. Merece la pena. Alabado sea el Señor.

1 comentario en “Como magdalenas. Comentario para Matrimonios: Lucas 13, 18-21

  1. José y Elvira

    En la relación matrimonial que ha de ser la referencia en la vida familiar , tenemos que procurar la delicadeza en el trato, la paciencia en la adversidad y/o roces diarios, para que el grano y la levadura que se mencionan en el evangelio obren sus efectos deseados.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *