Bienaventuranzas conyugales. Comentario para Matrimonios: Lucas 6, 20-26

EVANGELIO

 

Bienaventurados los pobres. Ay de vosotros, los ricos.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 6, 20-26

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, les decía:
«Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el reino de Dios.
Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados.
Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis.
Bienaventurados vosotros cuando os odien los hombres, y os excluyan, y os insulten y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas.
Pero, ¡ay de vosotros, los ricos!, porque ya habéis recibido vuestro consuelo.
¡Ay de vosotros, los que estáis saciados, porque tendréis hambre!
¡Ay de los que ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis!
¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacían vuestros padres con los falsos profetas».

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1
Próximo ANUNCIO en LONDRES el 10-sept-2022. Información aquí 

Bienaventuranzas conyugales.

El Evangelio nos muestra dónde se encuentra la auténtica felicidad, aunque nos parezca mentira. Dice San Juan Pablo que el hombre peca cuando duda del don de Dios. No dudemos y vivamos las bienaventuranzas.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Los pobres porque de ellos es el reino de los cielos.
Pedro: Desde que he aprendido que nada es mío, sino que todo es de Dios y lo que tenga, poco o mucho, es para construir Su reino en este mundo, me da igual tener que no tener. Con Dios, contigo y con nuestros hijos, me basta.
Los que tenéis hambre, quedaréis saciados.
María: Cariño, necesito que sigamos creciendo en nuestro amor cada día más. Deseo que seamos santos, y lucharé por ello, y para que nuestros hijos también lo sean.
Pedro: Sí, pongamos toda la carne en el asador y Jesús nos promete que algún día, con la gracia de Dios, viviremos la plenitud.
Los que lloráis, reiréis.
Pedro: Qué te pasa, cariño, te veo triste.
María: Sí, sólo tengo ganas de llorar.
Pedro: Dime, habla conmigo. Quiero unirme a ti, llorar contigo, sentir lo que sientes tú, para que comprendiéndote, pueda ayudarte a salir de tu tristeza.
Los que os excluyan por causa del Hijo del Hombre, saltad de gozo porque vuestra recompensa será grande.
Antonio: Oye, ¿Quedamos para cenar? Vamos a comernos una buena carne de buey… A Pedro y María, mejor no les invitamos. Siempre sacan el tema de Dios y la Iglesia. Parece que no saben hablar de otra cosa, y nos amargan la noche.
Ana: Sí, mejor no les llamamos. Además, ellos no saben disfrutar con una buena cena. Dirán que es gula, jajaja. Una cosa es ir el domingo a misa y ser normal, como toda la vida, y otra cosa es lo suyo, que parece que están obsesionados.
(Y su recompensa será grande!!)

Madre,

Ayúdanos a ser de Cristo caminando contracorriente, frente al mundo, al Demonio y la carne. Aunque nos critiquen y nos calumnien. Y ayúdanos a amar a todos, aunque no nos acepten. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

4 comentarios en “Bienaventuranzas conyugales. Comentario para Matrimonios: Lucas 6, 20-26

  1. José y Elvira

    La única esperanza para este mundo está en Dios. U wl camino para mantener esa esperanza nos lo dice su hijo Jesucristo que para eso nos lo envío.
    No deseemos la riqueza ni las glorias mundanas. No envidiemos a los que nos rodean, en nuestro entorno y están mejoern1ue nosotros.
    Y si algún día tuviéramos algo más de lo corriente o habitual, acordémosnos de los que no tienen lo necesario.
    Virgen María, Madre Ntra, ayúdanos a saber caminar por la senda del Evangelio.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.