Nuevos “Herodes”. Comentario para Matrimonios: Mateo 2, 13-18

EVANGELIO

Herodes mató a todos los niños en Belén.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 2, 13-18

Cuando se retiraron los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo:
«Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise; porque Herodes va a buscar al niño para matarlo».
José se levantó, tomó al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta:
«De Egipto llamé a mi hijo».
Al verse burlado por los magos, Herodes montó en cólera y mandó matar a todos los niños de dos años para abajo, en Belén y sus alrededores, calculando el tiempo por lo que había averiguado de los magos.
Entonces se cumplió lo dicho por medio del profeta Jeremías:
«Un grito se oye en Ramá, llanto y lamentos grandes; es Raquel que llora por sus hijos, y rehúsa el consuelo, porque ya no viven».

Palabra del Señor.

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Nuevos “Herodes”.

Hoy celebramos el día de los santos Inocentes. Aprendemos hoy que la santidad es un regalo de Dios y no depende de nuestros “méritos”, aunque deberíamos ruborizarnos cada vez que hablamos de ellos. Estos niños están reinando junto al Padre, y podríamos decir, que no han hecho nada para merecerlo. Sufrieron el martirio, pero fue contra su voluntad y no pudieron impedirlo. El caso es que ya participaron de la muerte de Jesús y participan ahora de Su resurrección por pura Gracia Divina.
Pero al final Dios es Dios de todo y de todos. Aquel Niño indefenso se salva, porque Dios lo salva, gracias a que San José, Su Custodio, lo protege haciendo lo que Él le dicta.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ramón: Qué tal, Carlos. Hace tiempo que no te veo. ¿Ya no venís por aquí?
Carlos: No, hemos cambiado a los niños de colegio.
Ramón: ¿Y eso?
Carlos: No nos gustaba el ambiente ni la educación que estaban recibiendo. Aun siendo un colegio religioso, no se celebran Eucaristías con frecuencia, ni había actos penitenciales… y lo que se enseña no está en plena comunión con el Catecismo de la Iglesia Católica. Yo quiero que mi hijo sea feliz, y sé que sólo lo va a ser si sigue el camino de la verdad. Así que, si le están mostrando un camino algo desviado, hago lo que sea, pero me encargaré de que mi hijo se salve. Luego vienen los disgustos y los llantos, como le ha pasado a mis vecinos, cuando les ha entrado por la puerta su hija mayor con la maleta y dos niños pequeños, porque ya no aguanta al marido y se separa. Pobres vecinos, pobre hija y pobres niños. La que se les viene encima. Estamos rezando mucho por ellos e intentando reconducir la situación, porque no tienen ni idea de amar ni de lo que es el matrimonio.
Ramón: Oye, pero volviendo a lo del colegio, me interesa mucho lo que me estás contando. Por favor, háblame, háblame de los detalles que descubriste sobre la educación de nuestro colegio y háblame también del colegio al que los llevas ahora…

Madre,

Los nuevos “Herodes” están matando las conciencias de los niños, están tergiversando la ley natural y la ley de Dios. Quieren mostrar un dios que no es Dios, y un amor que no es el Amor. Las cosas que antes se daban por obvias, hoy ya no son obvias, porque se ha impuesto la cultura del relativismo. Madre, pídele al Padre que nos muestre el camino, aunque tengamos que cambiarnos de ciudad como hiciste Tú. Estamos dispuestos por la salvación de nuestra familia y nuestros hijos. Por Jesucristo Tu Hijo, Nuestro Señor. Amén.

1 comentario en “Nuevos “Herodes”. Comentario para Matrimonios: Mateo 2, 13-18

  1. José y Elvira.

    A nosotros, a Elvira a mí, en este día especial de los Santos Inocentes, nos viene al recuerdo los 99.000 santos inocentes que este año ha dado España. No hace falta decir que son los abortos voluntarios habidos.
    Por otro lado hay que añadir las decenas de miles de víctimas del Covid19 especialmente los mayores fallecidos en la más absoluta Soledad de sus residencias y a los profesionales, sanitarios en su mayoría.
    Por todos ellos hoy también hay que rogarle a Dios.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *