No hay mayor honor. Comentario para Matrimonios: Lucas 8, 1-3

EVANGELIO

Las mujeres iban con ellos, y les servían con sus bienes
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 8, 1-3

En aquel tiempo, Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, proclamando y anunciando la Buena Noticia del reino de Dios, acompañado por los Doce, y por algunas mujeres, que habían sido curadas de espíritus malos y de enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes; Susana y otras muchas que les servían con sus bienes.

Palabra del Señor.

Avisos:

  • Anuncio en Madrid: 25 de Septiembre a las 21:00 h en Parroquia Nuestra Señora de las Nieves (C/ de Nuria 47, Mirasierra)
  • Proyecto Amor Conyugal participa en el Congreso de Nueva Evangelización en Madrid (Cerro de los Ángeles) 28 de Septiembre 16:30. Vivid una extraordinaria experiencia. Inscribiros aquí: http://corazondecristo.org/congreso
  • Retiro en Madrid: 27-29 de septiembre (Casa de Espiritualidad Emaús – Oblatos). Orad por los frutos.
  • Retiro en Málaga y campamento para niños: 04-06 de octubre. Infórmate aquí: https://wp.me/p6AdRz-1RV
  • Retiro en Sevilla: 18-20 de octubre. Información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1VR

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)

  • Anuncio en Granada: 11 de octubre a las 20h en Parroquia Nuestra Señora de Gracia (Plaza de Gracia, 5)
  • Retiro en Valladolid: 15-17 de noviembre
  • Retiro en Salamanca: 22-24 de noviembre
  • Retiro en Barcelona: 22-24 de noviembre
  • Retiro en Valencia: 29 nov- 01 dic

Para ver más pincha aquí: https://wp.me/P6AdRz-D1

No hay mayor honor.

¡Qué bonito! Poder servirle a Dios con mis bienes. Mis bienes son los dones que he recibido de Él y los que sigo recibiendo día a día en la oración, los sacramentos, la formación, las virtudes que fortalezco cada día en mis combates contra las tentaciones… Dones y virtudes, en definitiva con los que quiero alabarle y servirle. El servicio se presenta en este mundo como algo denigrante, pero yo me pregunto: ¿hay mayor honra que servir a Dios? ¿hay mayor honra que servir a mi esposo/a? Ambas son lo mismo. Espero un día escuchar de los labios del Señor esa frase: Ven bendito de mi Padre, porque tuve hambre y me diste de comer…

Aterrizado a la vida matrimonial:

Juan Carlos: Estaba mi esposa tumbada en la cama, y me llama. Llego al cuarto y me pide que le acerque sus gafas que están en la cómoda. La cómoda está a los pies de la cama. ¿Te puedes creer que me haga venir desde el otro extremo de la casa con tal de no levantarse? Tiene un morro.
Matrimonio Tutor: A nosotros nos pasaba que siempre estábamos midiendo los esfuerzos que hacía el uno y el otro para sopesar si eran equitativos o uno de los dos le estaba echando mucho morro. Pero descubrimos que cuando servimos al esposo es a Dios a quien servimos, y no hay mayor honor que poder hacerlo. Hemos recibido tanto de Él… Tenemos que vivir el servicio con sobrenaturalidad. Servirnos mutuamente nos hará merecedores de la vida eterna. Ni más ni menos. Es una bendición tener a tu lado a una esposa que representa a Cristo para ti, al que puedes servir a través de ella.

Madre,

Si tengo pies, tengo manos, tengo habilidades… son bienes recibidos para glorificar a Dios. Alabado sea el Señor a quien deseamos servir siempre.

2 comentarios en “No hay mayor honor. Comentario para Matrimonios: Lucas 8, 1-3

  1. José y elvira

    Entendemos que en el matrimonio los cónyuges se deben ayudar mutuamente por mandato divino. Agradeciendo de esta manera los dones y cualidades recibidas de Dios . Teniendo en cuenta siempre que todo se hace por cumplir la voluntad divina y viendo en el cónyuge al mismo Dios.

    Responder
  2. Petry

    Cuánta razón tienen los comentaristas de este evangelio. ¿Servimos qué y a quién?
    -Servimos de los dones recibidos. Todo nos lo da el Padre gratuitamente. ¡»Lo que has recibido gratis, dalo gratis»!
    Cuántas más cualudades creamos tener(no compraremos ni midamos…, si deseamos ser llamados:»BENDITOS…»), más se nos va a exigir.
    – ¿A quién servimos? No servimos nada. LO HEMOS RECIBIDO GRATIS, DALO! Al esposo! Ha sido puesto a nuestro alcance por el MISMÍSIMO DIOS PARA CUMPLIR SU VOLUNTAD GRACIA A UN SACRAMENTO RECIBIDO LIBREMENTE!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *