No es la impureza la que separa. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 5, 12-16

Jesús nos enseña que no es la impureza la que nos separa, sino la falta de misericordia. Mediante el perdón, es posible acoger al esposo/a cuando peca. ¡Señor, si quieres, puedes limpiar nuestro matrimonio!

EVANGELIO

Y enseguida la lepra se le quitó
Lectura del santo Evangelio según San Lucas 5, 12-16

Sucedió que, estando Jesús en una de las ciudades, se presentó un hombre lleno de lepra; al ver a Jesús, cayendo sobre su rostro, le suplicó diciendo:
«Señor, si quieres, puedes limpiarme».
Y extendiendo la mano, lo tocó diciendo:
«Quiero, queda limpio».
Y enseguida la lepra se le quitó.
Y él le ordenó no comunicarlo a nadie; y le dijo:
«Ve, preséntate al sacerdote y ofrece por tu purificación según mandó Moisés, para que les sirva de testimonio».
Se hablaba de él cada vez más, y acudía mucha gente a oírle y a que los curara de sus enfermedades.
Él, por su parte, solía retirarse a despoblado y se entregaba a la oración.

Palabra del Señor.
Avisos:

  • Adoración al Santísimo en Madrid por los matrimonios: Viernes 11 de enero (2os viernes de mes) de 20 a 21h, en la Parroquia de la Visitación (Las Rozas). Apúntate aquí: https://proyectoamorconyugal.habil.tv/es/965037
  • Retiro en Madrid: 18-20 de enero (Casa Oblatos) Completo
  • Anuncio en Valencia: (Inauguramos ciudad!!) Viernes 25 de enero a las 20:30 en la parroquia de San Pascual Bailón.

(De los siguientes retiros no se han abierto las inscripciones. Informaremos más adelante)

  • Retiro en Sevilla: 15-17 de febrero en Betania. Apertura de inscripciones lunes 14 a las 20h. Infórmate aquí: http://wp.me/p6AdRz-1xN
  • Retiro en Madrid: 8-10 de marzo (Casa Oblatos)
  • Retiro en Barcelona: 15-17 de marzo (Casa de Espiritualidad María Inmaculada, Tiana)
  • Retiro en Cádiz (Chipiona): (Inauguramos ciudad!!!) 10-12 de mayo, Santuario de Regla.
  • Retiro en Navarra (Javier): 31 de mayo, 1 y 2 de junio.

No es la impureza la que separa.

Cuando uno se enamora, no puede evitar gritarlo a los 4 vientos. Las calles están llenas de pintadas con corazones y declaraciones de amor eterno. Pero ¿Qué pasa después? ¿Dónde está ahora la belleza de nuestro amor? Seguramente nos habremos decepcionado mutuamente y hemos dejado de ser una prioridad el uno para el otro.

Observemos cómo enamora Cristo: Se acerca, le toca, se arriesga, hace que el leproso se sienta digno, amado.

Aplicando esta enseñanza a nuestra relación conyugal: Jesús nos enseña que no es la impureza la que nos separa, sino la falta de misericordia. Si Tú Señor que eres puro acoges con tanto cariño, ¿Por qué a nosotros que no somos puros nos cuesta acoger a nuestro esposo cuando peca?.

Hoy en día hacen falta matrimonios que se acojan mutuamente y griten a los 4 vientos el amor que sienten el uno por el otro. Pero para ello, es necesario pedir perdón, pedirnos perdón y perdonarnos. El perdón purifica el amor conyugal.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Marga: Juan me ha sido infiel ¿recordáis? Y ¿me pedís que me comporte con él como si nada hubiera pasado?
Matrimonio Tutor: Marga, vino arrepentido, te ha pedido perdón y pide que le acojas de nuevo. No mires el daño que te ha causado. Ama entrando en su corazón y comprendiendo su debilidad. No hay otro camino. No mires la ofensa, mira a la persona, mira su fragilidad, su necesidad de ayuda para llegar a la santidad.
Marga: Ya, pero eso que dices es muy difícil.
Matrimonio Tutor: Eso que decimos se llama amor. Lo otro es amor propio, es orgullo, es soberbia de no creerle digno de ti. No puedes mirarle desde arriba y machacarle el resto de su vida por haber sido un ruin despreciable. Está claro que no se merece que le acojas como antes, pero ¿quién se merece que se le perdone? ¿Quién se merece que Dios le perdone? Mantener viva la ofensa, eso destruye a las personas. Tenéis que reconocer la gravedad del acto, pero luego tienes que poner todo tu empeño en recuperar su dignidad en tu corazón, que vuelva a verse digno de ti.
Marga: Duele, pero entiendo lo que decís. Conozco muchas personas que me animarían a odiar a Juan toda mi vida y a sacarle todo lo que pueda hasta que pague por lo que me ha hecho. Vosotros en cambio sabéis reconocer el valor de las personas y del matrimonio.
Matrimonio Tutor: El Señor nos lo enseña. Contémplale en el pesebre y lo entenderás.

Madre,

Es el momento de acercarnos a Jesús y suplicarle juntos de rodillas: Señor, si quieres puedes limpiar nuestro matrimonio. El Señor quiere, se comprometió con nosotros el día de nuestra boda. Sólo Él nos puede llevar a vivir el matrimonio tal como Dios lo pensó. Alabado sea el Señor.

1 comentario en “No es la impureza la que separa. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 5, 12-16

  1. Fina

    Está claro que los Cristianos somos «hombres y mujeres contracorriente». No remamos hacia donde va el mundo. El perdón de Dios nos hace distintos. Él es quien puede limpiarnos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *