Del Cristo terreno. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 24, 46-53

Mediante el amor terrenal que nos hace una sola carne, somos testigos del Señor. Al abrazarnos los esposos, abrazamos a Cristo.

EVANGELIO

Mientras los bendecía, iba subiendo al cielo.
Conclusión del santo Evangelio según san Lucas 24, 46-53

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se proclamará la conversión para el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén.
Vosotros sois testigos de esto. Mirad, yo voy a enviar sobre vosotros la promesa de mi Padre; vosotros, por vuestra parte, quedaos en la ciudad hasta que os revistáis de la fuerza que viene de lo alto».
Y los sacó hasta cerca de Betania y, levantando sus manos, los bendijo.
Y mientras los bendecía se separó de ellos, y fue llevado hacia el cielo.
Ellos se postraron ante él y se volvieron a Jerusalén con gran alegría; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios.Palabra del Señor.
Avisos:

  • Retiro en Navarra (Javier): 31 de mayo, 1 y 2 de junio. Orad por los frutos.
  • Anuncio en Madrid: Lunes 3 de Junio a las 20:00h (Parroquia Beata Ana María Bogas – 3 Olivos – C/ Bella Altisidora, 6)
  • Retiros en Madrid: 07 a 09 de junio y 12 a 14 de julio (Casa de Espiritualidad Emaús – Oblatos): Completos.
  • Retiro en Toledo: 14 a 16 de junio (Casa Diocesana “El buen Pastor”). Más información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1JT
  • Retiro de Palma de Mallorca: del 26 al 28 de julio. Infórmate aquí: https://forms.gle/mc8nacYhiTBmeGcV6
  • Retiro en Córdoba: 21 a 23 de junio (Casa San Antonio) (Posibilidad de inscripción con hijos) Infórmate e inscríbete aquí: http://wp.me/p6AdRz-1Lx
  • Retiro en Bilbao: 19 a 21 de julio (casa espititualidad Larrea) Infórmate e inscríbete aquí: http://wp.me/p6AdRz-1N0

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)

Del Cristo terreno.

La Santísima Humanidad de Cristo, asciende al Padre. Nos invade una extraña sensación de tristeza y alegría a la vez. Tristeza porque como humanos, necesitamos que nuestra mirada se cruce con la de Jesús, tocarle, abrazarle, escuchar su voz realmente, contemplar los gestos de amor en su rostro… y no es posible. Y alegría, porque se queda en la Santa Eucaristía y nos envía el Espíritu de Dios.

Pero qué importante es para nosotros amar en la carne ¿verdad? Sin embargo, muchas veces tendemos a “espiritualizar” el amor y nos olvidamos de “encarnarlo” en nuestro esposo. Tan importante es el amor encarnado, que el mismo Dios se hizo carne para amarnos con un cuerpo y redimirnos entregando, precisamente, Su cuerpo. ¿Por qué nos empeñamos en esa especie de amor etéreo a Dios, como si pudiese existir separado de nuestro amor carnal a nuestro esposo?.

161. “Mientras la virginidad es un signo «escatológico» de Cristo resucitado, el matrimonio es un signo «histórico» para los que caminamos en la tierra, un signo del Cristo terreno que aceptó unirse a nosotros y se entregó hasta darnos su sangre.” (Papa Francisco Amoris Laetitia)

Cuando el Señor asciende a los cielos, los responsables de ser signos suyos en la tierra de esa entrega de Su cuerpo y de Su sangre, somos los esposos. Si no vivimos nuestro amor terrenal, ese amor que nos hace una sola carne, no estamos siendo Sus testigos.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Alicia: Cómo me gustaría poder abrazar a Cristo.
Director espiritual: Puedes hacerlo.
Juanjo: Ya, te refieres en la Eucaristía. Pero no es lo mismo. Yo entiendo lo que dice Alicia. Somos de carne y hueso, y necesitamos esa relación carnal con aquellos a quien queremos.
Director espiritual: Abrazaos.
Alicia: ¿Nosotros?
Director espiritual: Sí, vosotros. Abrazaos.
(Se abrazan)
Director espiritual: En este momento estáis abrazando a Cristo. Vivid así también, vuestro abrazo, esto es posible por vuestro Sacramento. Sois signos de Cristo en la Tierra. En vuestro abrazo se hace Él presente en el mundo. ¡Abrazaos! ¡Abrazaos mucho!
Alicia: Ahora entiendo. Eso justo que echamos de menos de Jesús, una vez ascendido a los cielos, es lo que tengo que experimentar con mi esposo, y así, mi experiencia de Cristo será completa.
Juanjo: A partir de ahora, aprovecharemos toda la potencia de esta carne que nos dio el Padre y cuya dignidad ha elevado Cristo a la categoría de Dios.

Madre,

Tú sabes muy bien cómo se encarna el Hijo de Dios, porque fuiste mediadora de la unión en Cristo de la divinidad de Dios y la humanidad del hombre. Acoge nuestro matrimonio en Tu seno para que, revestidos de la fuerza de lo alto, se manifieste en nuestra relación conyugal, el Espíritu de Dios. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

2 comentarios en “Del Cristo terreno. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 24, 46-53

  1. José y elvira

    Es muy gratificante este comentario porque viene a santificar el amor conyugal que supone la unión de los cuerpos del esposo y la esposa. Es Dios quien así nos creo : hombre y mujer. No hay que olvidar en el matrimonio cristiano, bendecido por el Sacramento , que es es lo que Dios quiere de nosotros: que la esposa se abrace al esposo y éste le corresponda y viceversa.

    Responder
  2. Petry

    Hay tanto tabú a este respecto que me atrevo a decir que los novios comprometidos en contraer un matrimonio cristiano, están, a veces, mal informados. En las Catequesis prematrimoniales no se les instruye adecuadamente conforme a lo que realmente Dios quiere en y para sus esposos.
    Los comentarios sobre este evangelio lo explica muy claro. Debemos orar unidos, los cónyuges, para no caer en errores irreversibles, que llevan a muchos esposos a ruptura por falta de información errónea.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *