A gusto en casa. Comentario para Matrimonios: Lucas 15,1-3.11-32

EVANGELIO

Este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 15,1-3.11-32

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús todos los publicanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los escribas murmuraban diciendo:
«Ese acoge a los pecadores y come con ellos».
Jesús les dijo esta parábola:
«Un hombre tenía dos hijos; el menor de ellos dijo a su padre:
“Padre, dame la parte que me toca de la fortuna”.
El padre les repartió los bienes.
No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, se marchó a un país lejano, y allí derrochó su fortuna viviendo perdidamente.
Cuando lo había gastado todo, vino por aquella tierra un hambre terrible, y empezó él a pasar necesidad.
Fue entonces y se contrató con uno de los ciudadanos de aquel país que lo mandó a sus campos a apacentar cerdos. Deseaba saciarse de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba nada.
Recapacitando entonces, se dijo:
“Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan, mientras yo aquí me muero de hambre. Me levantaré, me pondré en camino adonde está mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo: trátame como a uno de tus jornaleros”.
Se levantó y vino a donde estaba su padre; cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se le conmovieron las entrañas; y, echando a correr, se le echó al cuello y lo cubrió de besos.
Su hijo le dijo:
“Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo”.
Pero el padre dijo a sus criados:
“Sacad en seguida la mejor túnica y vestídsela; ponedle un anillo en la mano y sandalias en los pies; traed el ternero cebado y sacrificadlo; comamos y celebremos un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado”.
Y empezaron a celebrar el banquete.
Su hijo mayor estaba en el campo.
Cuando al volver se acercaba a la casa, oyó la música y la danza, y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.
Este le contestó:
“Ha vuelto tu hermano; y tu padre ha sacrificado el ternero cebado, porque lo ha recobrado con salud”.
Él se indignó y no quería entrar; pero su padre salió e intentaba persuadirlo.
Entonces él respondió a su padre:
“Mira: en tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una orden tuya, a mí nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; en cambio, cuando ha venido ese hijo tuyo que se ha comido tus bienes con malas mujeres, le matas el ternero cebado”.
El padre le dijo:
“Hijo, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero era preciso celebrar un banquete y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado»».

Palabra del Señor.

A gusto en casa.

Señor, contemplo al Padre y me da una pena enorme que nosotros, sus hijos, no estemos a gusto en Su casa, como los hijos de la parábola. Ninguno de los dos valora suficientemente estar con su padre, como nos pasa a nosotros. En este mundo hay incomodidades, hay pruebas, pero el Padre está conmigo. ¿Cómo puedo quejarme incluso en las circunstancias actuales? Ser fiel al Padre, estar con Él, disfrutar de sus dones, descubrir las maravillas que ha puesto a mi disposición… Si me quejo es porque no soy capaz de valorar todo lo que el Padre me ha dado.

Señor, vuelvo a ti en cada confesión para pedirte perdón y que me devuelvas la dignidad. Tú no miras mis desprecios a Tu amor, simplemente me amas más sin dejarme casi terminar de pedirte perdón, aunque incluso venga a ti de manera interesada. Así eres, Padre, digno de que ante ti, toda rodilla se doble.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Almudena: Carlos, reviso esta noche cuántas veces me he quejado durante el día, y me quedo asustada. Qué poco he apreciado las grandezas de este día. Qué poco he valorado todo lo que Dios me da. Su aliento de vida, Su perdón, Su esperanza, Su providencia… Todo el día pendiente de mí y yo quejándome. Me avergüenzo de mí misma.
Carlos: Bueno, Almudena, pues olvida incluso eso y alabemos a Dios. Valórate a ti misma como un don de Dios y no te avergüences, porque yo estoy encantado contigo. Doy muchas gracias a Dios por tenerte, por todo tu trabajo de hoy, tus preocupaciones por mí y por los niños, tus intuiciones que nos orientan, el cariño que pones en todo lo que haces. Me encantas.
Almudena: Gracias Carlos. Tienes razón. ¡Hora de alabar a Dios!

Madre,

Me encanta mi Padre. Es una maravilla sentirse tan amado por Él de esta manera. No le pido más. No necesito más. Alabado sea Dios por siempre.

3 comentarios en “A gusto en casa. Comentario para Matrimonios: Lucas 15,1-3.11-32

  1. Petry

    Madre, estos hijos tuyos, que te nos dió Jesús desde la cruz, nunca estamos conforme con nada de cuanto el Padre nos da.
    Confío en que con esta racha de incertidumbres, confinamiento, aislamiento, confusión, abstinencia litúrgicas, etc., nos demos cuenta, como la samaritana del evangelio de este 3er domingo de Cuaresma, de la sed de Dios y vayamos al Pozo del agua, que es Cristo Sacramentado, para saciarnos y que no tengamos nunca más sed, aún pudiendo olvidar el cántaro en el brocal, porque el Agua Viva la llevamos dentro de nuestro ser sin necesidad de cubo ni nada para beberla pura y cristalina y darle de beber a nuestr@ espos@ que, en nuestro caso, sí es nuestro marido(por el sacramento del matrimonio), pero que no nos creamos en posesión de dominio, sino para que unidos podamos acercar al Señor a muchos maridos y mujeres! ¡Amén!

    Responder
  2. Virginia Carbajal

    Sería un excelente momento para que el libro El Inmaculado corazón de María triunfará en mi matrimonio pudiera comprarse online y descargarlo.

    Responder
    1. Proyecto Amor Conyugal Autor

      Buenos días, el libro no está disponible aún para descarga, pero se puede adquirir online a través de nuestra propia web.
      Muchas gracias

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *