Entre lobo y oveja. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 10, 27-30

Señor, has entrado en nuestras vidas y todo tiene un sabor especial, hermoso, ahora que conduces Tú nuestro matrimonio.

EVANGELIO

Yo doy la vida eterna a mis ovejas.
Lectura del santo Evangelio según san Juan 10, 27-30En aquel tiempo, dijo Jesús:
«Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano.
Lo que mi Padre me ha dado es más que todas las cosas, y nadie puede arrebatar nada de la mano de mi Padre.
Yo y el Padre somos uno».Palabra del Señor.
Avisos:

  • Retiro en Navarra (Javier): 31 de mayo, 1 y 2 de junio. Orad por los frutos.
  • Anuncio en Madrid: Lunes 3 de Junio a las 20:00h (Parroquia Beata Ana María Bogas – 3 Olivos – C/ Bella Altisidora, 6)
  • Retiros en Madrid: 07 a 09 de junio y 12 a 14 de julio (Casa de Espiritualidad Emaús – Oblatos): Completos.
  • Retiro en Toledo: 14 a 16 de junio (Casa Diocesana “El buen Pastor”). Más información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1JT
  • Retiro de Palma de Mallorca: del 26 al 28 de julio. Se abrirán las inscripciones el lunes 13/05/19 a las 20:00h: Infórmate e inscríbete aquí: https://forms.gle/mc8nacYhiTBmeGcV6

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)

  • Retiro en Córdoba: 21 a 23 de junio (Casa San Antonio) (Posibilidad de inscripción con hijos)
  • Adoración por los matrimonios en Córdoba, lunes 13 de mayo, después de la misa de las 20:00 horas, Parroquia de Cristo Rey y Nuestra Señora del Valle.

Entre lobo y oveja.

¿Qué prefiero ser? Lobo del mundo u Oveja de Cristo. La oveja sigue a su pastor y es el pastor quien la lleva a donde está su alimento. ¿Conduzco yo mi vida o me dejo conducir? ¿Sé para dónde tengo que conducir mi vida?
¡Qué bueno tener un Pastor como Cristo! Él me conoce, todo lo Suyo tiene una fragancia especial, una belleza especial, un sabor inigualable. Me encanta vivir mi vida matrimonial con Él, vivirlo en Él, me siento amado gracias a Él. Con Él nadie puede arrebatarme del plan que Dios tenía trazado para mí, porque el Padre y Él saben cómo hacernos uno. Alabado sea!!

Aterrizado a la vida matrimonial:

(Ambos en la oración conyugal)
Señor, estábamos cansados de un matrimonio construido por nosotros, lleno de tristezas y de heridas. Pero has entrado Tú en nuestras vidas, Señor, y ahora conduces Tú nuestro amor. Nos enseñas a amar, nos das fuerzas en las dificultades, nos ayudas a mirarnos de otra manera, como un don el uno para el otro. Gracias por conducirnos, Señor.

Madre,

Bendito Pastor nos has traído. Qué alegría es tener a Alguien que me conozca totalmente, que conozca mi pasado, mi presente y mi futuro… Y, qué bendición que sea Él quien me guíe. ¡Alabado sea mi Señor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *