Apaleado. Comentario para Matrimonios: Lucas 10, 25-37

Cuando mi esposo/a menos se lo merece, es cuando más me necesita. Mi misión es llevarlo/a al Señor con Sus armas: sacrificio y entrega.

EVANGELIO

¿Quién es mi prójimo?
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 10, 25-37En aquel tiempo, se levantó un maestro de la Ley y preguntó a Jesús para ponerlo a prueba:
«Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?».
Él le dijo:
«¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?».
Él respondió:
«“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu fuerza” y con todo tu mente. Y “a tu prójimo como a ti mismo”».
Él dijo:
«Has respondido correctamente. Haz esto y tendrás la vida». Pero el maestro de la ley, queriendo justificarse, dijo a Jesús:
«¿Y quién es mi prójimo?».
Respondió Jesús diciendo:
«Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo. Pero un samaritano que iba de viaje llegó a donde estaba él y, al verlo, se compadeció, y acercándose, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y le dijo: “Cuida de él, lo que gastes de más yo te lo pagaré cuando vuelva”.
¿Cuál de estos tres te parece que ha sido prójimo del que cayó en manos de los bandidos?».
Él dijo:
«El que practicó la misericordia con él».
Jesús le dijo:
«Anda y haz tú lo mismo».Palabra del Señor.
Avisos:

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)

  • Retiro en Málaga: 04-06 de octubre
  • Retiro en Sevilla: 18-20 de octubre

Apaleado.

El Evangelio de hoy, me empuja a considerar esa frase que ya hemos remarcado alguna vez: “Cuando mi esposo menos se lo merece, es cuando más me necesita”. Porque mi misión es llevarle al cielo, en el nombre del Señor. Ante mi esposo apaleado por el mal, no caben las excusas. No caben los rodeos para quitarme de en medio. Sólo cabe la misericordia. No me toca mirar lo desagradable de sus heridas, ni lo que se las ha causado. No me toca mirar si me perjudica esa situación o trastoca mis planes. Él/ella, no será en el cielo lo que es ahora. Allí no tendrá pecados, y tengo que poner en juego todo lo que Dios me ha dado para llevarle hacia Él con Sus armas: Sacrificio y entrega, respetando su libertad. Él nos envía a sanar lo que está herido, en su nombre.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Patricia: Mi esposo ha sido atacado por ladrones que le roban el amor verdadero. La ira descontrolada lo tiene al margen de la virtud de la templanza, y su orgullo le ha molido a palos impidiéndole disfrutar de las bondades de la paz que da la humildad. En esas circunstancias, acudí a un sacerdote y me dijo que le dejara, que ya había sufrido suficiente. (Con todo el respeto para los muchos sacerdotes que sí son fieles a la voluntad de Dios y que tanto nos ayudan)
Jaime: Mi esposa ha sido vapuleada por su victimismo lo que la mantiene apartada de la belleza de los dones que Dios le ha dado. También el rencor la ha tenido tirada en la cuneta del amor. En esas circunstancias me acerque a un terapeuta y me dijo que debía dejar de sufrir y recuperar mi “autoestima”. (Con perdón también para todos los terapeutas que trabajan en el nombre del Señor).
Patricia: Pero yo decidí salir en la ayuda de mi esposo. Le calmaba cuando empezaba a ponerse nervioso, le amaba en esos momentos más, para que se sintiese querido. Le ayudé a comprender la grandeza de Dios y nuestra pequeñez, y le hice descubrir la grandeza de vivir confiados en la providencia Divina. Hoy es un hombre nuevo, y doy gracias a Dios por haber podido ser su mediadora en la tarea de la salvación de mi esposo.
Jaime: El Espíritu me guio y le ayudé a descubrir cuánto bien había a su alrededor y no estaba siendo capaz de disfrutarlo. Cuánta bondad hay en Dios que había sido muy generoso con ella. Hoy mi esposa, es una mujer nueva, tiene en su vida esa alegría que sólo viene de Dios.

Madre,

Que no dejemos a nuestro esposo apaleado por los pecados, tirado en la cuneta del amor, muerto en vida. Porque al que le falta el amor, no tiene nada. Ayúdanos a entender nuestra misión de esposos. Somos responsables de su santidad. Alabado sea el Señor que nos concede tan hermosa misión. Amén.

3 comentarios en “Apaleado. Comentario para Matrimonios: Lucas 10, 25-37

  1. José y elvira

    En los momentos del fracaso o de la derrota de nuestro cónyuge es cuando más precisa de nosotros. Así que,lejos de zaherirle, lncreparle, agobiarle con despropósitos y echarle en cara su situación debemos ser como el samaritano y ayudarle para que sintiéndose acogido y comprendido se recupere.

    Responder
  2. carmen Moares y Manuel Barcala

    Nos emociona los comentarios todos los días que hacéis del Evangelio dedicados a tantos matrimonios que necesitan de estas ayudas tan necesarias hoy en día. Nuestro agradecimiento por la labor de apostolado que hacéis. Nosotros mi marido y yo lo remitimos a nuestros contactos. Un abrazo.
    Mcarmen y Manolo
    Pontevedra

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *