Su fe te ha salvado. Comentario para Matrimonios: Mateo 9, 18-26

La Virgen salvó mi matrimonio y puede salvar el tuyo. Solo tengo que darle mi “sí”.

EVANGELIO

Mi hija acaba de morir, pero ven tú y vivirá
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 9, 18-26En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un jefe de los judíos que se arrodilló ante él y le dijo:
«Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, impón tu mano sobre ella y vivirá».
Jesús se levantó y lo siguió con sus discípulos.
Entre tanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía doce años, se le acercó por detrás y le tocó la orla del manto, pensando que con solo tocarle el manto se curaría.
Jesús se volvió y, al verla le dijo:
«¡Animo, hija! Tu fe te ha curado».
Y en aquel momento quedó curada la mujer.
Jesús llegó a casa de aquel jefe y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo:
«¡Retiraos! La niña no está muerta, está dormida».
Se reían de él.
Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano, y ella se levantó.
La noticia se divulgó por toda aquella comarca.Palabra del Señor.
Avisos:

  • Retiro en Madrid:12 a 14 de julio (Casa de Espiritualidad Emaús – Oblatos): Completo.
  • Retiro en Bilbao: 19 a 21 de julio (casa espititualidad Larrea) Infórmate e inscríbete aquí:http://wp.me/p6AdRz-1N0
  • Retiro de Palma de Mallorca: del 26 al 28 de julio. Infórmate aquí: https://forms.gle/mc8nacYhiTBmeGcV6
  • Retiros en Madrid: 13-15 y 27-29 de septiembre (Casa de Espiritualidad Emaús – Oblatos). Más información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1QQ

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)

  • Retiro en Málaga: 04-06 de octubre
  • Retiro en Sevilla: 18-20 de octubre

Su fe te ha salvado.

Mira que lo deja bien claro Jesús en el Evangelio, pues todavía hay gente que no cree que Cristo pueda salvar su matrimonio. ¿La Virgen va a salvar tu matrimonio? Jajaja… dicen algunos. Pues sí, la Virgen salvó el mío y está salvando el de muchos. Solo tengo que darle mi “sí”, entregar mi casi nada, y Ella se encarga de que Dios ponga Su casi todo y convierta el agua en vino. ¿Qué no te lo crees? Pues haz como si lo creyeras y confía. Hemos sido testigos ya de tantos milagros… incontables… María se ha propuesto salvar el mundo a través de muchos matrimonios que le dan su Sí.La típica tentación puede ser: ¿Y si él o ella no quiere? La respuesta es: La niña del jefe de los judíos ¿pidió resucitar? No. Pero su padre se arrodilló ante Cristo e intercedió por ella. Y eso la salvó. ¿Y si no la salva, como el Padre no salvó al Hijo? Entonces hay que confiar en que es por un bien mayor. Siempre desde la perspectiva de la vida eterna, que es la importante.Quizás algún día escuches (como nosotros) la voz del Señor que te dice en tu interior: ¡Ánimo, esposo/a tu fe ha curado vuestro matrimonio!

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ana: ¿Por qué no le pones en su sitio?
Javier (hijo de Ana): Mamá, es mi esposa, y deseo entregarme por ella.
Ana: Pero hijo, te está haciendo mucho daño. Olvídate de ella y rehaz tu vida.
Javier: Eso sería condenarme y darla a ella por perdida. No te preocupes por eso, Mamá, es mi misión, ofrecer sacrificios por ella y esperar que Dios actúe.
Ana: Pues si esperas que Dios la va a cambiar, vas tu listo.
Javier: No sé cómo ni cuándo, pero Él va a intervenir. Y yo confío en María, y confío en la voluntad de Dios.
(40 años más tarde, Javier fallece, y su mujer, que se había ido con otro, fallece 1 año después)
(En el cielo)
Jesús: Gracias, Javier, porque con tu sacrificio unido al mío, has logrado salvar a tu esposa. Mírala, ahí la tienes en el purgatorio, pagando por todo el daño que te ha hecho durante la vida terrena.
Javier: Señor, déjame que pague yo por ella. Quiero estar con ella.
Jesús: No puedes. Tú ya has sufrido suficiente y por eso no entras en el purgatorio. Pasa el reino de tu Señor donde te espera toda la corte celestial. Ella vendrá después contigo. Sigue intercediendo por ella ante el Padre.
Alicia (esposa de Javier en la tierra): Señor, aquí estoy sufriendo con gusto por todo el daño que le hice a mi esposo. Venero su corazón y te doy gracias por él, por entregar su vida por mí, por salvarme cuando no me lo merecía. Alabado seas Señor por el don que me diste en mi esposo. Bendito seas por siempre. Con gusto padezco este sufrimiento que me permitirá estar con él para toda la eternidad. Gloria a ti, Señor.
Jesús: Hija mía, los dos estamos deseando acogerte en nuestros brazos para toda la eternidad. Purifica tu corazón para poder presentarte ante el Padre sin mancha ni arruga alguna. ¡Ánimo hija, su fe te ha salvado!

Madre,

Somos testigos de tu poder, y estamos abrumados, sobrecogidos por tu amor maternal hacia los esposos, tu celo por el Sacramento del Matrimonio. Bendita seas, Madre, por siempre.

1 comentario en “Su fe te ha salvado. Comentario para Matrimonios: Mateo 9, 18-26

  1. Fina

    Verdaderamente, como dice el comentario, hemos sido testigos de tantos milagros entre esposos!!
    Gracias Madre por tu intercesión!
    Lo que tú propongas seguirá adelante. Este proyecto no es nuestro, sólo tuyo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *