Para siempre, siempre… Comentario para Matrimonios: Lucas 9, 43b-45

EVANGELIO

El Hijo del hombre va a ser entregado. Les daba miedo preguntarle sobre el asunto.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 9, 43b-45

En aquel tiempo, entre la admiración general por lo que hacía, Jesús dijo a sus discípulos:
«Meteos bien en los oídos estas palabras: al Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres».
Pero ellos no entendían este lenguaje; les resultaba tan oscuro, que no captaban el sentido.
Y les daba miedo preguntarle sobre el asunto.

Palabra del Señor.

Avisos:

  • Proyecto Amor Conyugal participa en el Congreso de Nueva Evangelización en Madrid (Cerro de los Ángeles) HOY 28 de Septiembre 16:30. Vivid una extraordinaria experiencia. Inscribiros aquí: http://corazondecristo.org/congreso
  • Retiro en Madrid: 27-29 de septiembre (Casa de Espiritualidad Emaús – Oblatos). Orad por los frutos.
  • Retiro en Málaga y campamento para niños: 04-06 de octubre. Infórmate aquí: https://wp.me/p6AdRz-1RV
  • Anuncio en Granada: 11 de octubre a las 20h en Parroquia Nuestra Señora de Gracia (Plaza de Gracia, 5)
  • Retiro en Sevilla: 18-20 de octubre. Información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1VR
  • Retiro en Valencia: 29 nov – 01 dic . Información e inscripciones aquí:  http://wp.me/p6AdRz-1WF

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)

  • Retiro en Valladolid: 15-17 de noviembre
  • Retiro en Salamanca: 22-24 de noviembre
  • Retiro en Barcelona: 22-24 de noviembre

Para ver más pincha aquí: https://wp.me/P6AdRz-D1

Para siempre, siempre…

Puede parecer que Jesús quiere chafar a sus discípulos esa admiración que veían en los rostros de los que le escuchaban. En realidad lo que les venía a decir es: La verdadera gloria no viene de este mundo, sino de Dios. Es Él quien glorifica. Cuando el Hijo del hombre sea entregado, entonces el Padre le glorificará, de verdad.
Esposos, no busquemos glorias en este mundo. Luchemos por dar gloria a Dios. Su gloria no es pasajera como la de aquí, donde los mismos que le glorificaban primero le condenaron después. La gloria de Dios es para siempre, siempre, siempre.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Laura: Mi esposo no me valora. Antes sentía admiración por mí, me tenía en un pedestal. Era su princesa. Y ahora, no me agradece nada de lo que hago, e incluso me humilla con sus insultos…
Javier: Yo siento que mi esposa quiere cambiarme constantemente. No me ama tal como soy, me desprecia. Querría que fuese de otra manera. A veces me compara con otros hombres…
El Señor: No habéis nacido para ser glorificados por los hombres. Los que reciben esa admiración de los hijos de este mundo, ya han recibido su paga. Vosotros en cambio, tenéis que ser entregados el uno al otro por mi causa, y vuestro será el reino de los cielos. Dichosos vosotros si no os agradecen, si os humillan, si no os aceptan, si os desprecian por mi causa que es vuestro matrimonio, porque mi Padre os glorificará y os hará dignos del cielo.

Madre,

Qué duro era depender de lo que pensaran de mí y qué liberador es que sólo me importe lo que Dios piense de mí. Él y Su misericordia me hacen sentirme en paz conmigo mismo. ¡Alabado sea Dios!

1 comentario en “Para siempre, siempre… Comentario para Matrimonios: Lucas 9, 43b-45

  1. Petry

    «NUESTRO TÍTULO DE GLORIA»: El Hijo del hombre entregado a las manos de los hombres.
    Los matrimonios tendríamos que decir con San Pablo: » Jamás presumo de algo que no sea la cruz de nuestro Señor Jesucristo».
    San Agustín, va más lejos con San Pablo y nos dice: «mira, ahí donde el sabio deveste mundo pensó encontrar vergüenza , el apóstol Pablo descubre un tesoro».
    Lo que a otros les parecía locura se convirtió para él en sabiduría y causa de gloria…
    Para nosotros, esposos, ¿cuál es nuestra causa de gloria?
    » Vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mi»(s. Pablo). Pues los esposos debemos gloriarnos con Cristo por el Sacramento que nos une, a pesar de cuántas opiniones contraques que encontremos a nuestro paso, de las dificultades que el amor conyugal puede acarrearnos a veces, por la renuncia a nuestro «ego» en favor de nuestro esposo/a, etc., etc.
    Dios nos ama. La prueba es que nos redimió cuando aun eramos pecadores…
    MADRE, enséñanos a decir: Amén!

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *