¿Inferiores? Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 11, 11-15

EVANGELIO

No ha nacido uno más grande que Juan el Bautista
Lectura del santo evangelio según san Mateo 11, 11-15

En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío:
«En verdad os digo que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él.
Desde los días de Juan el Bautista, hasta ahora el reino de los cielos sufre violencia y los violentos lo arrebatan. Los profetas y la Ley han profetizado hasta que vino Juan; él es Elías, el que tenía que venir, con tal que queráis admitirlo.
El que tenga oídos que oiga».

Palabra del Señor.

Notas: 

  1. Anuncio en Barcelona: Jueves 14 de diciembre a las 20h en la parroquia de Santa María Reina. Avda. Esplugues 103, Pedralbes. (Entrada por c/Miret i Sans 36)
  2. Retiro para matrimonios en Barcelona 15 a 17 de diciembre. Accede a toda la información aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN

¿Inferiores?

Cualquiera que viera a Juan el Bautista, vestido con pieles de camello y cuerdas, y alimentándose de saltamontes, no pensaría que era el hombre más grande nacido de mujer. Quizás pensaría que es un loco o un mendigo y le miraría con desprecio. Sin embargo, era el precursor del Mesías, ni más ni menos.

No debo juzgar a las personas por lo que ven mis ojos, puede que Dios les haya asignado una misión grande y, aun viendo signos que les hagan parecer inferiores, estén en realidad muy por encima de mí. Juzgar a alguien como inferior, es hacer violencia contra el cielo. Esto me lo debo aplicar especialmente con mi esposo, que ha sido creado para una misión grande, para ser digno de ser esposo a imagen del Esposo, digno de un amor de comunión a imagen de la Santísima Trinidad, digno de ser redimido por Cristo, digno de ser hijo de Dios, heredero de toda su grandeza, su bondad y su poder, y digno de ser templo del Espíritu Santo. Este es el designio de Dios para él/ella. ¡Ante quién estoy!

Aterrizado a la vida matrimonial:

Marga: Muchas veces te he mirado con desprecio. Te veía inferior, porque eres menos ágil de mente, no eres muy profundo… Pero el Señor, en la oración, me ha hecho ver lo importante que eres para que Su plan se haga realidad en nuestras vidas. Tengo que aprender mucho de ti, de tu paciencia, de tu mansedumbre, de tu docilidad para obedecer. De cara al mundo puede parecer que yo valgo más, pero Dios me ha mostrado que para Él tú vales mucho. Por ello, te pido perdón, Rafa. Espero tratarte en el futuro de acuerdo a la dignidad que Dios te ha otorgado.
Rafa: Te perdono, Marga, y me admiro de tu humildad. Pocas personas serían capaces de decirle esas palabras a sus esposos respectivos. A mí el Señor me hizo ver que sólo contigo podré llegar hasta Él. Eres lo más importante para mí. Te amo.
Marga: Te amo.

Madre,

Quiero dar gracias al Señor, por darme a alguien tan grande para compartir mi vida con él/ella. Te pido que, a partir de ahora, no le valore por lo que veo sino por el plan que tiene Dios para él/ella no solo ahora, sino también cuando llegue al cielo, donde será más grande que el más grande de la tierra. Ese es el destino que tienes pensado para mi esposo. Alabado seas, mi Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *