Horario de apertura. Comentario para Matrimonios: Mateo 13, 1-9

EVANGELIO

Cayó en tierra buena y dio fruto.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 13, 1-9

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al mar. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó y toda la gente se quedó de pie en la orilla.
Les habló mucho rato en parábolas:
«Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, una parte cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron.
Otra parte cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó.
Otra cayó entre abrojos, que crecieron y lo ahogaron.
Otra cayó en tierra buena y dio fruto: una, ciento; otra, sesenta; otra, treinta.
El que tenga oídos que oiga».

Palabra del Señor.

 

Para ver los próximos RETIROS Y MISIONES pincha aquí:  http://wp.me/P6AdRz-D1

Horario de apertura.

En los retiros o en las misiones que realizamos, encontramos dos tipos de personas: Los que tienen el corazón cerrado, y los que lo tienen abierto. Puedo tener el corazón cerrado porque estoy obcecado por orgullo, porque estoy centrado en mi dolor, porque estoy cansado de luchar… O por cualquier otro pecado. En esos casos, nos da mucha pena, pero no se puede hacer ¡Nada! Sin embargo, hemos visto casos durísimos, imposibles a nuestros ojos, que se han reconstruido de una manera impactante, increíble. Algunos con fe, otros que no la tenían, da igual el estado en el que vengan… Lo hemos visto con nuestros propios ojos. El que trae el corazón abierto, se deja hacer y, también ¡muy importante! ¡Persevera…! Dios siembra en su corazón y da fruto. Poco a poco consiguen vivir su matrimonio como Dios lo pensó. Y eso es ¡Impagable! ¡Imparable!

Aterrizado a la vida matrimonial:

Julia y Juan: Llegamos al retiro cuando llevábamos varios meses separados. No nos hablábamos. Casi mejor, porque si nos hablábamos era para discutir. Ya hacíamos cada uno la vida por nuestro lado. Vinimos invitados por un familiar, y sin ninguna expectativa. Vinimos porque nos insistieron. Pero hicimos una cosa buena: Hicimos lo que nos dijeron, sin prejuicios ni críticas en nuestro corazón. En el retiro, empezamos a vivir algo especial. Nos llegó muy adentro, aunque nos costaron algunas cosas que teníamos que hacer, porque llevábamos muchos meses sin hablarnos ni mirarnos a la cara. Pero poco a poco, se fue ablandando nuestro corazón. Hemos llorado y hemos reído juntos, como hacía años… Al salir del retiro, pedimos un matrimonio tutor, que se entregaron absolutamente por nuestra salvación. Y además, nos metimos en un grupo de los itinerarios de Proyecto Amor Conyugal. Hoy en día, después de un año, podemos decir que vivimos un matrimonio mucho más feliz de lo que nunca podríamos habernos imaginado. ¡Gloria a Dios!
Matrimonio Tutor: Gracias por vuestro testimonio, Julia y Juan. Nos ayudará a salvar a otros. Por nuestra parte, no penséis que hemos dejado de luchar. Cada día tenemos que seguir estando abiertos al Espíritu en nuestra vocación, para seguir avanzando también en el camino hacia Dios. Si no, nuestra misión con otros matrimonios sería infructuosa. Siempre hay un nuevo sí que darnos. Un nuevo paso en el que tenemos que estar abiertos como la primera vez. Pero seguimos diciendo “sí”. ¡Gloria a Dios!

Madre,

El Sembrador no para de sembrar semillas en nuestro corazón, gracia tras gracia. Necesitamos un Sí sostenido hasta que nos unamos a Vosotros en la comunión de los santos. Sabemos que contamos con tu protección y tu favor. ¡Gracias Madre!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.