Cara al infierno o cara a Dios. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 15, 1-8

Contemplo la obra de Dios en mi esposa/o. He descubierto que hay mucha belleza en ella/él. Así me engancho a Dios y desconecto de otras cosas.

EVANGELIO

El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante.
Lectura del santo Evangelio según san Juan 15, 1-8

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento que no da fruto en mí lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto.
Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros.
Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden.
Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará.
Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos».

Palabra del Señor.
Avisos:

  • Retiro en Navarra (Javier): 31 de mayo, 1 y 2 de junio. Orad por los frutos.
  • Anuncio en Madrid: Lunes 3 de Junio a las 20:00h (Parroquia Beata Ana María Bogas – 3 Olivos – C/ Bella Altisidora, 6)
  • Retiros en Madrid: 07 a 09 de junio y 12 a 14 de julio (Casa de Espiritualidad Emaús – Oblatos): Completos.
  • Retiro en Toledo: 14 a 16 de junio (Casa Diocesana “El buen Pastor”). Más información e inscripciones aquí: http://wp.me/p6AdRz-1JT
  • Retiro de Palma de Mallorca: del 26 al 28 de julio. Infórmate aquí: https://forms.gle/mc8nacYhiTBmeGcV6
  • Retiro en Córdoba: 21 a 23 de junio (Casa San Antonio) (Posibilidad de inscripción con hijos) Infórmate e inscríbete aquí: http://wp.me/p6AdRz-1Lx

(Retiros pendientes de apertura de inscripciones. Informaremos más adelante)

Cara al infierno o cara a Dios.

Permanecer en Cristo. Eso es el cielo, rodeado de Su gloria, de Su gracia, de Su paz, Su misericordia… Primero hay que “conectar con Él”, que no es fácil, porque para ello, hay que desconectarse de muchas otras cosas. Esta es nuestra parte, la parte que nos toca, en cambio, los frutos son de Dios y eso, no nos corresponde a nosotros. A veces nos enganchamos a ellos como si fuesen nuestros…

¿Cómo permanecer en el Señor? Hay gente enganchada al deporte, otros a la música, otros a las series, otros al juego… El hombre es muy dependiente, y está hecho para engancharse, pero engancharse a Dios. Ahora se trata de ver en todo algo que tiene que ver con Él, relacionarlo todo con Él. Por ejemplo, mirar en los demás los frutos de Dios: El amor que tienen, el compromiso, la valentía, la resiliencia, la gentileza, la generosidad, la compasión… Si miro bien, veré cómo todos tienen algo que viene de Dios. No miro sus pecados que vienen del maligno, miro los frutos de Dios que hay en ellos. Así, con la oración y los sacramentos, y enganchado a Dios en mi vida cotidiana, permanezco en Él. Eso es el cielo.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Alfonso: Teníais razón. Me he esforzado este tiempo por dejar de mirar la obra de Satanás y contemplar la obra de Dios. He descubierto que hay mucha más belleza de la que me imaginaba, en Laura, en mi matrimonio, en mi familia, en mis amigos, en mi trabajo… Me paso el día dando gracias y alabando a Dios. ¿No es eso lo que hacen los ángeles?
Matrimonio Tutor: Eso es lo que hacen los ángeles, maravillados por tanta belleza y tanta grandeza de Dios. Suponemos que ellos estarán viendo también el mal en la Tierra, pero no tienen ni un minuto en toda la eternidad para fijarse en eso. No paran de contemplar a Dios absortos, regocijándose en Él.
Laura (Esposa de Alfonso): Pues sí, en la Tierra también podemos vivir cara al infierno o cara a Dios. Nosotros decidimos.

Madre,

Esto es lo que Dios quiere por encima de todo, que permanezcamos en Su amor, que nos alimentemos de Él, que los disfrutemos, que seamos felices. Alabado sea el Señor que nos da todo, que Se da todo Él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *