Vía Crucis del Matrimonio 3

3ª Estación
Jesús condenado a muerte por el Sanedrín

V/ Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
R/ Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

Padrenuestro y un Avemaría.

Los judíos principales buscan cómo deshacerse de Jesús y ahora se les presenta la ocasión propicia. No quieren dejarla pasar, por eso le acusan injustamente y de noche le condenan.

Del Evangelio según San Mateo 26,59-67:

Los príncipes de los sacerdotes y todo el Sanedrín buscaban un falso testimonio contra Jesús para darle muerte; pero no lo encontraban a pesar de los muchos falsos testigos presentados. Por último, se presentaron dos que declararon: Éste dijo: Yo puedo destruir el Templo de Dios y edificarlo de nuevo en tres días. Y, levantándose, el Sumo Sacerdote le dijo: ¿Nada respondes? ¿Qué es lo que éstos testifican contra ti? Pero Jesús permanecía en silencio. Entonces el Sumo Sacerdote le dijo: Te conjuro por Dios vivo a que nos digas si tú eres el Mesías, el Hijo de Dios. Jesús le respondió: Tú lo has dicho. Además os digo que en adelante veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y venir sobre las nubes del cielo.
Entonces el Sumo Sacerdote rasgó sus vestiduras, diciendo: ¡Ha blasfemado! ¿Qué necesidad tenemos ya de testigos? Ya lo veis, acabáis de oír la blasfemia: ¿Qué os parece? Ellos contestaron: Es reo de muerte.
(cf. Mc 14,53-65; Lc 22,54-55. 63-71; Jn 18,12-14. 19-24).

Comentario

En estas horas turbias y oscuras van a condenar a muerte al Señor y han amañado el juicio. Lo de menos es si aquel hombre es o no inocente; ellos sólo reparan en que Jesús va contra sus intereses. Nosotros también condenamos a nuestro esposo/a con juicios y prejuicios, críticas y ofensas, ¡qué fácil es condenar! Quitar de en medio.
Queremos un esposo/a a nuestra medida, alguien que viva para mí, que me haga, me dé, me…y así estamos siempre insatisfechos, nunca es suficiente lo que me da, ni cuánto me ama.
¿Y yo? ¿Qué hago cuando me siento juzgado por mi esposo/a? ¿Callo como Jesús y espero a que pase el juicio? ¿O pongo mi prioridad en mi vanidad, demostrando a toda costa que no soy culpable aunque para ello tenga que romper nuestra comunión? ¿Recuerdo lo que dije el día de mi boda?: “en lo bueno y en lo malo…”

Oración

Señor, el Sanedrín, los que debían ser representantes de Dios, te condenan. Ayúdame, Señor, a ser siempre comprensivo con mi esposo, que nunca me crea mejor, que nunca le juzgue y menos aún le condene. No permitas que se introduzca en nuestro corazón, el cáncer de la amargura, por no luchar por hacer lo que nos dices: “Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo. No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. Dad y se os dará: una medida buena, apretada, remecida, rebosante pondrán en la bolsa de vuestros vestidos. Porque con la medida con que midáis se os medirá” (Lc 6, 36-38).

V/ Señor, pequé.
R/ Señor, ten piedad de mí y de mi familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *