También tengo que… Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 4, 38-44

EVANGELIO
Es necesario que evangelice también a las otras ciudades, pues para esto he sido enviado

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 4, 38-44
En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, entró en casa de Simón.
La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le rogaron por ella.
Él, inclinándose sobre ella, increpó a la fiebre, y se le pasó; ella, levantándose en seguida, se puso a servirles.
Al ponerse el sol, todos cuantos tenían enfermos con diversas dolencias se los llevaban, y él, imponiendo las manos sobre cada uno, los iba curando.
De muchos de ellos salían también demonios, que gritaban y decían:
-«Tú eres el Hijo de Dios».
Los increpaba y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Mesías.
Al hacerse de día, salió y se fue a un lugar desierto.
La gente lo andaba buscando y, llegando donde estaba, intentaban retenerlo para que no se separara de ellos.
Pero él les dijo:
-«Es necesario que proclame el reino de Dios también a las otras ciudades, pues para esto he sido enviado».
Y predicaba en las sinagogas de Judea.

Palabra del Señor.

También tengo que…
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El Evangelio de hoy, habla de cuatro temas aparentemente inconexos entre sí. Muestra una jornada habitual de Jesús: La curación de la suegra de Pedro, la curación de los excluidos que le acercaban, Su oración en el desierto y la insistencia de la gente para que se quedara con ellos.

Jesús cura, pero esa no es su misión principal. Seguramente se lo iría revelando el Padre en aquellas oraciones que mantenía en el desierto o en lo alto de un monte. Su misión era por encima de todo anunciar que había llegado el Reino de Dios. Por tanto, lo de curar tenía el objetivo de que la gente se levantase y se pusiese a servir a Dios y a los demás, como hizo la suegra de Pedro. Por eso tenía que marcharse, para continuar proclamando el reino de Dios.

¿Y cuál es nuestra misión principal como esposos y familia? Pues seguir a Jesús, es decir, proclamar el reino de Dios desde nuestra vocación conyugal. No anunciamos nuestra propia doctrina o nuestros pareceres. Al contrario, todo esto lo hemos tenido que dejar atrás para anunciar el Evangelio. Somos enviados y no hablamos por propia iniciativa sino por mandato del Padre que nos ha enviado: Id de dos en dos y proclamad el Evangelio…

“«También tengo que»… este «también tengo que» que pronunciaste con tus palabras me ilumina tanto. En verdad llevaste una vida de ininterrumpida entrega, de inmolación sin tregua, de continuo sacrificio. Contemplo y vuelvo a contemplar tu vida y no veo sino un corazón que nunca supo qué significaba no amar –a no ser que lo experimentase pasivamente, y cuánto dolor no te causó (y te causa). (Homilía de S.S. Francisco, 24 de marzo de 2016).

Madre:
Introduce este “también tengo que” en mi corazón, para que, enamorado del Señor, esté dispuesto siempre a entregarme más (como Él), en mi matrimonio, en mi familia y en mi apostolado. Que cuando está acabando la jornada no mire mi cansancio, sino que me diga a mí mismo ese “también tengo que”: Dedicarle un rato a mi esposo para cuidar mi matrimonio, dedicarle un rato juntos al Señor y -también tenemos que- sacar tiempo para hablarle a otros de Ti, del Señor, de la misión conyugal. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *