No tenía dónde agarrarme. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 35-41

EVANGELIO

¿Quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 4, 35-41

Aquel día, al atardecer, dice Jesús a sus discípulos:
«Vamos a la otra orilla.»
Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo acompañaban. Se levantó una fuerte tempestad y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. Él estaba en la popa, dormido sobre un cabezal.
Lo despertaron, diciéndole:
«Maestro, ¿no te importa que perezcamos?»
Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago:
«¡ Silencio, enmudece! »
El viento cesó y vino una gran calma.
Él les dijo:
«¿Por qué tenéis miedo? ¿Aún no tenéis fe?»
Se llenaron de miedo y se decían unos a otros:
« ¿Pero quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!»

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

  • Breve testimonio en la Semana de la Familia de Sevilla:  Hoy 27 de enero.
  • Anuncio en Sevilla: 28 de enero a las 11:30 en la Parroquia del Espíritu SantoCalle San Isidro Labrador. Mairena del Aljarafe (Sevilla)
  • Retiro para matrimonios en Madrid 2 a 4 de febreroCOMPLETO puedes inscribirte en lista de espera en el siguiente enlace: https://goo.gl/forms/7lUuhJUvnUbtos103 Para más información sobre el retiro pincha aquí: https://wp.me/p6AdRz-PN
  • Anuncio en Pamplona: Domingo 11 de marzo a las 13h en la Parroquia de San Fermín.
  • Retiro en Sevilla: 4 a 6 de mayo.

No tenía dónde agarrarme.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

La fe se demuestra cuando se levantan las tempestades. Cristo me invita a cruzar de una orilla a otra de la vida, y por en medio, vivimos una vida conyugal “agitada” por las dificultades. Jesús me invita a no perder la calma. Me pregunta por qué tengo miedo y por qué no tengo fe aún. ¡Él está presente!

Pero hay veces que sí soy consciente de su presencia, y confío en Él. Entonces la experiencia que vivo es quedarme impresionado por Su poder.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Juanjo: Llevaba mucho tiempo queriendo que nuestro matrimonio saliera de aquel atolladero, pero lo había intentado todo y había perdido ya la esperanza. Cuando ya pensaba que estaba todo perdido, cuando pensaba que no tenía dónde agarrarme, me di cuenta de que sólo podía recurrir al Señor. Así que me puse en Sus manos y le pedí ayuda. No había terminado mi oración, y me llegó un WhatsApp con una invitación a un retiro para Matrimonios. ¡No me lo podía creer! Aquello no podía ser casualidad, y desde luego, no lo era.
Marta: El Señor salvó nuestro matrimonio. Fueron una cadena de acontecimientos. Yo tenía una guardia el fin de semana del retiro, y el mismo día que Juanjo recibió aquella invitación, una compañera me pidió que le cambiase la guardia, así que me quedé libre. Y así, varias cosas que se iban encadenando hasta que acabamos en el retiro aquel. Allí nos convertimos. Fue un antes y un después. Nuestro matrimonio no se había sanado, quedaban muchas cosas por hacer, pero en aquel retiro recibimos le luz, y el impulso que necesitábamos. ¡Gloria a Dios!

Madre,

Son los momentos de turbulencia los que nos permiten demostrarle al Señor que creemos en Él. Son esos momentos también en los que podemos ser luz para los de nuestro alrededor, que se sorprenden cuando nos ven vivir con calma esas situaciones de dificultad. Auméntanos la fe, Madre. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

2 pensamientos en “No tenía dónde agarrarme. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 35-41

  1. Laura

    Mi matrimonio estaba por terminar y lo unico que hice fue hablar con Dios y decirle que ponia en sus manos mi matrimonio, que si el creia que era mejor estar separados adelante. Yo iba a aceptar lo que el quisiera. Mi esposo trabajaba en una tienda departamental y casi no nos veiamos el estaba todo el tiempo trabajando y conviviendo con muchas compañeras. Al cabo de una semana que platique con Dios, a mi esposo lo liquidan del trabajo, yo aun no entendia que pasaba me preocupe pues teniamos 3 niñas que mantener pero en 6 meses Dios le mamdo otro trabajo y de ahí en adelante mi matrimonio fue creciendo. Hoy en día somos muy unidos y nos amamos. Dios está con nosotros. Vamos cada ocho días a misa y cantamos en un coro. Somos una hermosa familia a Dios gracias.

    Responder
    1. Proyecto Amor Conyugal Autor

      Gloria a Dios!! Laura.
      Él hace el milagro. Él hace nuestro matrimonio nuevo.
      Ahora, tenéis que seguir trabajando vuestra relación para que esté fuerte y no dependáis de las condiciones externas. Que el Espíritu os acompañe.
      Un abrazo y gracias por tu testimonio.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *