Momento de preguntarles. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 3, 22-30

El Diablo es el que desune: una familia dividida, no puede subsistir. Y tú, ¿qué podrías hacer para uniros más? Es el momento de preguntar a tu esposo/a y a tus hijos.

EVANGELIO

Satanás está perdido
Lectura del santo Evangelio según san Marcos 3, 22-30

En aquel tiempo, los escribas que habían bajado de Jerusalén decían:
«Tiene dentro a Belzebú y expulsa a los demonios con el poder del jefe de los demonios».
Él los invitó a acercarse y les puso estas parábolas:
« ¿Cómo va a echar Satanás a Satanás? Un reino dividido internamente no puede subsistir; una familia dividida no puede subsistir. Si Satanás se rebela contra sí mismo, para hacerse la guerra, no puede subsistir, está perdido. Nadie puede meterse en casa de un hombre forzudo para arramblar con su ajuar, si primero no lo ata; entonces podrá arramblar con la casa.
En verdad os digo, todo se les podrá perdonar a los hombres: los pecados y cualquier blasfemia que digan; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su pecado para siempre».
Se refería a los que decían que tenía dentro un espíritu inmundo.

Palabra del Señor.
Avisos:

(De los siguientes retiros no se han abierto las inscripciones. Informaremos más adelante)

  • Retiro en Madrid: 8-10 de marzo (Casa Oblatos)
  • Retiro en Barcelona: 15-17 de marzo (Casa de Espiritualidad María Inmaculada, Tiana)
  • Retiro en Cádiz (Chipiona): (Inauguramos ciudad!!!) 10-12 de mayo, Santuario de Regla.
  • Retiro en Navarra (Javier): 31 de mayo, 1 y 2 de junio.

Momento de preguntarles.

Diablo, “diábolo”, es el que desune, divide. ¿Qué cosas desunen tu familia? Quizás en un buen día para apagar la tele, cortar el wifi y sentarnos a hablar, en familia. ¿Qué podríamos hacer para unirnos más? Es el momento de preguntarle a mi esposo, a mis hijos, uno por uno. Quizás no se lo he preguntado nunca. Quizás hace mucho que no se lo pregunto. Pero tengo que ocuparme, porque una familia dividida, no puede subsistir, y yo, no quiero quedarme sin lo más importante de mi vida, mi familia.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Juan: Chicos ¿Qué valor le dais a vuestra familia?
Niños: Mucho. La familia es muy importante para nosotros.
Alicia (esposa): Para mí, es lo más grande que tengo.
Juan: Para mí, también sois muy importantes. Si no os tuviera, me moriría. Mi vida no tendría sentido. Entonces, si para todos es tan importante ¿Qué proponéis que hagamos para que esta familia estemos más unidos?
Jaime (hijo): Creo que sería importante que tuviésemos tiempo para hablar y escucharnos unos a otros. A mí, papá, me gustaría conocerte más. Estás poco en casa y mi relación contigo se limita a tus instrucciones de padre. Pero no tenemos conversaciones distendidas para que me cuentes sobre ti.
María (Hija): A mi me gustaría poder hablaros de mis cosas sin sentirme juzgada bajo vuestros parámetros de padres. Muchas veces siento que no puedo ser yo con vosotros, tengo que aparentar ser la chica perfecta que esperáis de mí.
Alicia: Yo tengo la solución ideal. Así de primeras, os sonará un poco raro, pero me han hablado del tema y creo que está dando muy buenos resultados. Se trata de sacar un tema diferente cada día, un tema profundo, y poner sobre la mesa cada uno cómo vive esa cuestión. Pero en ese tiempo, nadie critica a nadie. Simplemente nos escuchamos para conocernos. Tampoco se utiliza esa conversación después para hacer correcciones o reproches. Ese debe ser el compromiso.
María: Suena bien, Mamá. Y ¿De dónde sacamos esos temas?
Alicia: Del Evangelio del día. Pero no digáis que no sin haberlo probado. Os propongo probarlo durante un tiempo y ver qué pasa. Además, los que lo hacen, dicen que el Espíritu Santo actúa y une a la familia de una forma nueva, que ningún otro lazo es capaz de unirlos así.
Juan: Vale. Pues probemos. No tenemos nada que perder.
(Familia que reza unida…)

Madre,

Reina de la familia, ruega por la nuestra. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *