La ley del embudo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 7, 6.12-14

Las perlas que Dios nos muestra a través de nuestra vocación conyugal son hermosas pero la puerta es estrecha. Los esposos que renuncian a ellas porque desconocen su valor, pisotean su matrimonio.

EVANGELIO

Lo que deseáis que los demás hagan con vosotros, hacedlo con ellos
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 7, 6.12-14

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«No deis lo santo a los perros, ni les echéis vuestras perlas a los cerdos; no sea que las pisoteen con sus patas y después se revuelvan para destrozaros.
Así, pues, todo lo que deseáis que los demás hagan con vosotros, hacedlo vosotros con ellos; pues esta es la Ley y los Profetas.
Entrad por la puerta estrecha. Porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos entran por ellos.
¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida! Y pocos dan con ellos.»

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones:

La ley del embudo.

Cuando Jesús nos habla de la puerta ancha o del camino espacioso, parece que transitar por ellos es fácil, cómodo y agradable. El problema de la puerta ancha es que te lleva efectivamente a un camino espacioso, pero es como un embudo, éste se va volviendo cada vez más estrecho, desagradable y oscuro. La otra opción es entrar por la boca estrecha del embudo. Aparentemente es más dura, más desagradable, pero poco a poco se va ensanchando el camino y volviéndose cada vez más hermoso, más profundo, más alto, más Grande. Allí se encuentran las perlas, allí se encuentra lo santo.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Matrimonio Tutor: Paco, no te separes. Cuánta gente se ha quedado sola por su egoísmo, cuántos se han suicidado por buscar una vida fácil, cuántos viven enterrados en su propio rencor por no querer perdonar, cuántos están con una falta de paz enorme porque se han divorciado y vuelto a casar y en el fondo no se lo perdonan, cuántos ven padecer en sus hijos los mismos errores que ellos han cometido.
(Al cabo de un año)
Matrimonio Tutor: ¡Quién os ha visto y quién os ve! Paco y Virginia. Os estáis esforzando de verdad, os habéis comprometido a estar en gracia constantemente y lo estáis cumpliendo, os habéis enfrentado juntos a vuestros pecados que os alejaban de Dios, os habéis perdonado lo imperdonable, habéis asumido lo inasumible, como Cristo en la Cruz, y el amor de Dios va llegando a vuestros corazones. Decíais que no teníais tiempo, sin embargo ahora, os dedicáis un tiempo a diario para hablar juntos y con Dios. Ahora sí que estáis construyendo un matrimonio. Vuestros hijos están felices. Buen trabajo!! Enhorabuena!!

Madre,

Las perlas que Dios nos muestra a través de nuestra vocación son tan hermosas… Qué pena que haya muchos matrimonios que no llegan a verlas, qué pena que hay otros esposos que renuncian a ellas porque desconocen su valor, y pisotean su matrimonio. Gracias por “lo santo” de nuestra unión conyugal. Alabado sea el Señor.

2 pensamientos en “La ley del embudo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 7, 6.12-14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *