Del espíritu del mundo al Espíritu de Dios. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 15, 18-21

Incomprensión, crítica, persecución, como pasó Jesus, también en el Matrimonio son parte de la edificación de un reino basado en amor, servicio y entrega.

EVANGELIO

No sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo
Lectura del santo Evangelio según san Juan 15, 18-21

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Si el mundo os odia, sabed que me ha odiado a mí antes que a vosotros.
Si fuerais del mundo, el mundo os amaría como cosa suya, pero como no sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo, por eso el mundo os odia.
Recordad lo que os dije: “No es el siervo más que su amo”. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.
Y todo eso lo harán con vosotros a causa de mi nombre, porque no conocen al que me envió».

Palabra del Señor.

Nota: Próximas misiones

  • Retiro en Madrid: 8, 9 y 10 de junio. Para informarte pincha aquí: https://wp.me/p6AdRz-FX
  • Retiro en Córdoba: 29 y 30 de junio y 1 de julio.

Del espíritu del mundo al Espíritu de Dios.

Lo malo no es el Mundo, sino ser mundanos: Desde el punto de vista del mundano, el que no tiene ambición es un fracasado, el que se abaja es tonto, el que sirve es un calzonazos y el que interioriza es un pesado o un iluminado. Pero bendito sea Dios, porque de ellos, de los “tontos, calzonazos, los iluminados…”es el Reino de los Cielos en su matrimonio y en su hogar. Esos son los que aspiran a más. Tu Señor nos exhortas a una aspiración, mayor, eterna.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Antonio llega tarde todos los días a su casa, y cuando llega, su corazón y su mente siguen en el trabajo. Hay rumores de un ascenso, y él lo desea.
A Marta, su esposa, el Señor la escogió sacándola del mundo hace tres años. Ella ya no tiene su corazón en la moda, en la decoración, en ella misma. Además pidió reducción de jornada para poder estar más tiempo con sus hijos.
Nadie a su alrededor parece comprenderla. Sus amigas le critican y le repiten continuamente que está bien la religión, pero que no hace falta tomársela tan a pecho. Su familia de origen, no aprueba que ella haya renunciado a su carrera profesional, mientras que Antonio está ascendiendo sin parar. Les preocupa que él la haga de menos, y conozca a otra más ambiciosa y la deje con una mano alante y otra atrás.

Marta se consuela en la oración, viendo que Jesús pasó por tantas incomprensiones, críticas, incluso persecuciones… Esto le hace descansar a Marta y entender que es parte de la edificación de un reino basado en el amor, el servicio, y la entrega… en medio de este mundo. Marta ha guardado las Palabras de Jesús en su corazón y se las transmite a Antonio. Le cuenta el por qué deja su trabajo por los niños… Antonio la respeta, pero no acaba de guardar las Palabras de Jesús en su corazón.

Cuando Marta le habla de renunciar a su ambición en el trabajo, y que su familia le necesita… Antonio en ocasiones muestra una actitud esquiva, otras se enfada achacándolo a los numerosos gastos… Marta no se enfada, comprende que su esposo no lo vea. Ella también ha visto a Jesús como le pide al Padre perdón por los que están ciegos, entregándose. Y Marta confía en Jesús. Sabe que es el camino y entrega su dolor con una sonrisa, todo por la conversión de su esposo.

A los dos años, Antonio empieza a prestar atención a la Palabra de Dios, cada día más. Pasan los meses y Marta le ha visto ya leyéndola buscando respuestas para sí. Al tiempo, Antonio escucha a Marta y Marta a Antonio. Ambos tienen el mismo lenguaje del Amor, ahora es la fuerza del Espíritu Santo la que hace posible cualquier renuncia… ¡Gloria a Dios!

Madre,

Doy gracias porque el Señor me ha escogido. Su camino no es fácil para nosotros que estamos tan lejos del amor, pero le alabamos por rescatarnos: Bendito seas Señor por tanto bien que nos das. Por darnos la vida. Te pido para que también escojas a ….. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *