Acogeré Tu don por él. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 14, 12-14

EVANGELIO
No invites a tus amigos, sino a pobres y lisiados

Lectura del santo evangelio según san Lucas 14, 12-14
En aquel tiempo, dijo Jesús a uno de los principales fariseos que lo había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque corresponderán invitándote, y quedarás pagado. Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; y serás bienaventurado, porque no pueden pagarte; te pagarán en la resurrección de los justos».

Palabra del Señor.

Acogeré Tu don por él.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Señor, cada vez nos lo dejas más claro. Tus caminos son contrarios a los nuestros. Cuántas veces nos han preguntado los esposos: Ya, eso de entregarse está muy bien pero ¿Y si el otro no me responde? Nos cuesta tanto decidirnos a darlo todo por un amor que no es correspondido… Detrás de cualquier buena intención de entregarme por amor está esa coletilla de “¿Y quién mira por mí?”.

Pero hoy el Señor nos anima a amar con Su Amor, un Amor sanador, redentor y lo comparte con nosotros, haciéndonos corredentores, ministros suyos de sanación para el otro. Él ha venido y sigue viniendo a sanar y salvar lo que está herido, perdido. El Señor me dice hoy que ame a mi esposo precisamente en esos momentos en los que no va a agradecer mis esfuerzos porque no los ve (está ciego), cuando no es capaz de valorarlos o se irrita (está lisiado o herido), cuando no avanza a mi ritmo hacia el amor (está cojo) o cuando le entrego algo que sé que no tiene capacidad para devolverme (es pobre). ¿Recoger cuando él no recoge? ¿Servirle cuando nunca dice gracias?… en eso me quiere Dios ¿me encontrará con el corazón abierto para acoger Su don en nombre de los dos?

Bueno, esto es durísimo, porque choca frontalmente contra mi orgullo, cuesta y duele porque creo que las cosas deberían ser diferentes. Pero Tú Señor, me pides que lo haga por amor a ti y por amor a mi esposo. Como dice San Pablo en la primera lectura: “No hagáis nada por ambición o vanagloria, antes con humildad…” (Flp. 2,3). Es duro, pero aunque me cueste creerlo, es lo que llena la vida. Como dices en el Evangelio: “Serás bienaventurado”. Tú lo haces todo nuevo. Confío en Ti.

Madre:
No quiero amar y no ser amado. Es demasiado difícil para mí. Pero hoy entiendo que si amo a mi esposo, deseo su felicidad. Mi amor por ti y mi amor por mi esposo, merecen que yo me entregue. Gracias Señor por permitirme participar de Tu amor. Alabado seas por siempre.

2 pensamientos en “Acogeré Tu don por él. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 14, 12-14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *