Archivo por días: 2 octubre, 2016

La familia nos libera. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 17, 7-10

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 17, 5-10

En aquel tiempo, los apóstoles le dijeron al Señor:
«Auméntanos la fe».
El Señor dijo:
«Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: “Arráncate de raíz y plántate en el mar”, y os obedecería.
¿Quién de vosotros, si tiene un criado labrando o pastoreando, le dice cuando vuelve del campo, “Enseguida, ven y ponte a la mesa”?
¿No le diréis más bien: “Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú”? ¿Acaso tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: cuando hayáis hecho todo lo que se os ha mandado, decid:
“Somos siervos inútiles, hemos hecho lo que teníamos que hacer”».

Palabra del Señor.

Nota: ProyectoAmorConyugal organiza un retiro para matrimonios y familias en Madrid, entre los días 21 y 23 de octubre. Pedimos vuestras oraciones.

Para más información pulsa aquí: http://wp.me/p6AdRz-wY

La familia nos libera.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

El Evangelio de hoy trata el tema de nuestra actitud ante el servicio. Es un tema clave, puesto que solamente el servicio, nos permite liberarnos de nosotros mismos.

Por otro lado está el tema del “merecimiento”. El vanidoso se atribuye éxitos a sí mismo, que le corresponden a Dios. Todo lo hemos recibido del Padre, el dador de todo. Sin Dios no podemos hacer nada. Por tanto, la gloria es de Dios, y nosotros nos limitamos a comunicarla.

El esposo orgulloso, vive creyendo no necesitar a Dios Todopoderoso, y vive también creyendo no necesitar los dones que Dios le ha dado, uno de los principales, su matrimonio y su esposo. Es una especie de desprecio a Dios y a quien Dios ha puesto a mi lado para mi purificación y crecimiento.

Del conjunto de las dos ideas, servicio y merecimiento, obtenemos un hermoso camino natural hacia Dios, que es la familia. La familia es un lugar para el servicio gratuito. En ningún otro sitio se puede vivir esta experiencia de una forma tan natural y genuina.
Como decía San Juan Pablo II: La familia es “base de la sociedad y el lugar donde las personas aprenden por vez primera los valores que les guían durante toda su vida”.
La familia es un don de Dios para poder liberarnos de nosotros mismos y poder ser Sus siervos, es el lugar donde hacemos lo que teníamos que hacer, sin más. Esta relación ha sido creada a imagen de la relación con Dios Padre, al que servimos como Padre, porque es lo natural.

Oramos:
Padre, qué hermosa creación es la familia. Cuánto te debemos por darnos una y cuánto nos llena. Llegar al hogar, la convivencia, compartir nuestras cosas, en ese ambiente de confianza incomparable, y sobre todo, ese sito donde poder darnos, servirnos unos a otros como algo natural, sencillo, agradable a Ti. Te damos gracias Señor, por hacernos testigos de Tu amor en la comunión familiar. Nos encomendamos a San Juan Pablo II con aquella propuesta que esperamos poder ofrecerte hoy, Señor: “Familia, sé lo que eres”. Que realmente lo seamos.