La llave de la ciencia. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 47-54

EVANGELIO

Se pedirá cuenta de la sangre de los profetas, desde la sangre de Abel hasta la de Zacarías
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 11, 47-54

En aquel tiempo, dijo el Señor:
«¡Ay de vosotros, que edificáis mausoleos a los profetas, a quienes mataron vuestros padres!
Así sois testigos de lo que hicieron vuestros padres, y lo aprobáis; porque ellos los mataron, y vosotros les edificáis mausoleos.
Por eso dijo la Sabiduría de Dios: “Les enviaré profetas y apóstoles; a algunos de ellos los matarán y perseguirán”; y así, a esta generación se le pedirá cuenta de la sangre de todos los profetas derramada desde la creación del mundo; desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, que pereció entre el altar y el santuario.
Sí, os digo: se le pedirá cuenta a esta generación.
¡Ay de vosotros, maestros de la Ley, que os habéis apoderado de la llave de la ciencia: vosotros, no habéis entrado y a los que intentaban entrar se lo habéis impedido!».
Al salir de allí, los escribas y fariseos empezaron a acosarlo implacablemente y a tirarle de la lengua con muchas preguntas capciosas, tendiéndole trampas para cazarlo con alguna palabra de su boca.

Palabra del Señor.

Nota: 1. Anuncio en Fuengirola: Proyecto Amor Conyugal realizará un anuncio sobre “la Belleza y la Verdad del matrimonio” en Fuengirola, en la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen el próximo día 28 de octubre a las 20h en los salones parroquiales. Hablaremos también de los itinerarios para matrimonios y presentaremos el retiro del 17 de noviembre.

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

La llave de la ciencia.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Esto es lo que ocurre cuando me interpongo entre la Palabra de Dios y mi esposo. Lo mismo que cuando está tomando el sol y nos ponemos delante hacemos sombra, así también podemos hacer con el Evangelio, podemos hacerle sombra. Todos tenemos una subjetividad. La verdad pasa a través de mi filtro y lo que sale ya no es la verdad, sino mi interpretación de la misma. Si me creo en posesión de la verdad, corro el riesgo de desviar a mi esposo de ella, puesto que Dios no me ha dado la llave de la verdad: “¡Ay de vosotros, maestros de la Ley, que os habéis apoderado de la llave de la ciencia: vosotros, no habéis entrado y a los que intentaban entrar se lo habéis impedido!”.

Señor, dame la humildad para no interponerme entre Tu Gracia y mi esposo. Que no me erija en juez, que no le “torture” con mis imposiciones de la verdad. Eres demasiado grande para mí, no soy capaz de abarcarte. Maldita vanidad. Perdoname, Señor, por apoderarme de Tus Leyes. Que me acerque a la verdad revelada a través de la interpretación de la Iglesia, donde actúa el Espíritu Santo y la ilumina e interpreta correctamente.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Ana: Ya está bien. O dejas de tratarme con desprecio o me separo.
Manuel: Ana, me he puesto nervioso. Te he pedido perdón.
Ana: Ya, pero no lo has hecho sinceramente, y llueve sobre mojado. Me siento minusvalorada por ti.
Manuel: No, de verdad. Yo te admiro…
Ana: Pues no se nota. Así que, o me compensas de alguna forma para que me recupere del dolor que me has causado, o no puedo perdonarte. Lo siento. Esque son muchas veces ya.
(Por la noche Ana lee la carta “misericordia y paz” del Papa Francisco: Jesús (Misericordia) se encuentra con la adúltera (mísera). Según la ley judaica ella era “merecedora” de la lapidación para pagar por su delito. “Jesús ha mirado a los ojos a aquella mujer y ha leído su corazón: allí ha reconocido su deseo de ser comprendida, perdonada y liberada. La miseria del pecado ha sido revestida por la misericordia del amor. Por parte de Jesús, no hay ningún juicio que no esté marcado por la piedad y la compasión hacia la condición de la pecadora”.)
Ana: Te perdono, Manuel. Perdoname, tú también, por favor. Acabo de entenderlo. Por la confesión, es la misericordia del amor de Jesús la que reviste tu pecado para envolverlo y borrarlo, y Él quiere que yo participe también de Su misericordia. Tengo que mirarte más a los ojos y leer tu corazón (Y Ana se abraza fuertemente a Manuel mientras una lágrima corre mejilla abajo).
Manuel: Gracias, Ana, por acogerme con misericordia. Me encanta tu humildad. Eres maravillosa.

Madre,

No paro de admirarme de ti, cómo ibas guardando todas las cosas en tu corazón cuando algo no entendías. Cómo siendo la Madre de Dios, la Inmaculada, no ibas dando lecciones. Tu grandeza está en hacerte transparente para que la verdad pase a través de ti sin verse distorsionada. Todo a base de pura humildad. Bendita seas, Madre. Amén.

Matrimonios “custodios”. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 10, 1-9

EVANGELIO

La mies es abundante y los obreros pocos
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 10, 1-9

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó delante de él, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él.
Y les decía:
«La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies.
¡Poneos en camino! Mirad que os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias; y no saludéis a nadie por el camino.
Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa”. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros.
Quedaos en la misma casa, comiendo y bebiendo de lo que tengan: porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa en casa.
Si entráis en una ciudad y os reciben, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya en ella, y decidles: “El reino de Dios ha llegado a vosotros”».

Palabra del Señor.

Nota: 1. Anuncio en Fuengirola: Proyecto Amor Conyugal realizará un anuncio sobre “la Belleza y la Verdad del matrimonio” en Fuengirola, en la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen el próximo día 28 de octubre a las 20h en los salones parroquiales. Hablaremos también de los itinerarios para matrimonios y presentaremos el retiro del 17 de noviembre.

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

Matrimonios “custodios”.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Jesús designa a unos cuantos, que no son apóstoles, para que vayan en Su nombre de dos en dos. ¿Estaremos representándolos en esta época los matrimonios? Nos envía pero quiere que prediquemos desde la pobreza, no desde arriba, sino como un matrimonio más, como un matrimonio normal. Intentamos llevar Su Paz a aquellos que nos escuchan, pero hay gente que no la quiere. Hay otros que generosamente nos abren las puertas de su casa y nos acojen con lo que tienen. Alabado sea el Señor que mueve muchos corazones.

En estos días hay muchos matrimonios preparándose para ir delante del Señor adonde piensa ir Él después, en el retiro de matrimonios de Málaga. Después será el de Barcelona un mes más tarde, y dos meses después, el de Madrid. Hoy recordamos a todos esos matrimonios, que van a ir de dos en dos a anunciar que el reino de Dios ha llegado a todos y cada uno de los matrimonios que asistan. Rogamos al Dueño de la mies, por los matrimonios “custodios” y por los matrimonios “anhelantes” que van a vivir esta profunda experiencia del amor y de los designios de Dios para ellos.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Paula: Cariño, anda, vamos al retiro de matrimonios.
Andrés: Ni hablar. ¿Qué pintamos allí? Y perdernos un fin de semana, con lo cansadísimo que estoy.
Paula: Tú vienes ese fin de semana conmigo y otro fin de semana eliges tú qué hacer, sea lo que sea. Así te compenso ¿Vale?
(Mientras, los matrimonios “custodios” están rezando por los matrimonios “anhelantes”. Señor, te ofrezco este sacrificio por los matrimonios que van a venir a mi grupo en el retiro. Sabes que me cuesta mucho, pero te lo ofrezco, Señor.)
Andrés: Vale, lo acepto. Pero ya sabes, otro fin de semana elijo yo lo que quiera hacer.
(Un mes más tarde)
Matrimonios custodios: Bienvenidos, aquí estamos para atenderos en todas vuestras necesidades durante este retiro. Hemos dejado a nuestros hijos, nuestros planes de fin de semana… lo hemos dejado todo por estar hoy aquí con vosotros y traeros la buena noticia del matrimonio…
Andrés: Oye, Paula. ¿Y estos no cobran nada?
Paula: Nada.
Andrés: Y ¿Por qué lo hacen?
Paula: Por amor a Dios y a nosotros.
Andrés: Eso no se da mucho por ahí… ¡Impresionante!
(El último día del retiro)
Andrés: (Se levanta) Quiero dar mi testimonio. Venía “arrastrado” por mi mujer, y tengo que decir que este retiro me ha llegado muy hondo, ha sido muy intenso lo que he experimentado aquí estos días, y quiero empezar por pedirle perdón a mi esposa públicamente y darle gracias por su insistencia. Para mí, esto ha sido un antes y un después en mi vida y en mi matrimonio.

Madre,

Qué duro pero qué hermoso es que el Señor nos envíe delante de Él de dos en dos. A Tu servicio nos ponemos para mayor gloria Suya, en la lucha por la recuperación de la unidad de muchos matrimonios y de sus familias. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Resulta que la clave es invisible. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 37-41

EVANGELIO

Dad limosna, y lo tendréis limpio todo
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 11, 37-41

En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo le rogó que fuese a comer con él.
Él entró y se puso a la mesa.
Como el fariseo se sorprendió al ver que no se lavaba las manos antes de comer, el Señor le dijo:
«Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, pero por dentro rebosáis de rapiña y maldad.
¡Necios! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro?
Con todo, dad limosna de lo que hay dentro, y lo tendréis limpio todo».

Palabra del Señor.

Nota: 1. Anuncio en Fuengirola: Proyecto Amor Conyugal realizará un anuncio sobre “la Belleza y la Verdad del matrimonio” en Fuengirola, en la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen el próximo día 28 de octubre a las 20h en los salones parroquiales. Hablaremos también de los itinerarios para matrimonios y presentaremos el retiro del 17 de noviembre.

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de espera (Suele haber un % de bajas): https://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

Resulta que la clave es invisible.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

“Dad limosna de lo que hay dentro” Qué expresión tan sugerente. Vivo un mundo exterior y un mundo interior. A veces me ocupo mucho de “limpiar” mi imagen exterior, parecer bondadoso, agradable, servicial… o quizás moderno, activo, competente… o quizás atractivo, elegante, seductor… u honorable, respetable y como Dios manda. Para cuidar lo de fuera hay asesores de imagen que básicamente te asesoran para que no se “descubra” lo que realmente hay dentro.

Pero lo importante está dentro. Existe un mundo interior en mí. Un mundo más verdadero, más profundo, un mundo inmenso. Es de una extensión ilimitada, en una dimensión más profunda que la sicología. ¿Quién soy? Grito allí dentro, y la pregunta parece dar lugar a un eco interior que me hace tomar conciencia de lo gigantesco de mi espacio interior, porque no vuelve con una respuesta que me acabe de satisfacer del todo. Siempre falta algo. Cuando no he transitado por mi espacio interior, al principo parece estrecho, pero a medida que voy entrando, descubro nuevas zonas inexploradas que no acaban nunca. A base de ejercicios de silencio paciente y perseverante, en algún momento me encuentro con Alguien que reside allí, en lo más profundo. Alguien que es infinito, y vive allí. Obviamente, hay Otro que intenta impedirlo, intenta que no haga silencio, que no me apetezca, que no tenga tiempo… existe Satanás y no quiere que haga silencio vaya a ser que descubra mi verdad y me encuentre con el Señor.

Pero una vez que me encuentro con Él, empieza un viaje apasionante: Descubrir quién es, Su voluntad para mí. Descubrir la grandeza de mi vocación, abrirme a la Esperanza. ¡Gloria a Dios!

Aterrizado a la vida matrimonial:

Vicente: Mi mujer dice que estamos mal, y yo no veo por qué. No tenemos grandes dificultades, bueno, discutimos algunas veces, como todo el mundo. Pero tenemos salud, trabajo, una casa, dos hijos maravillosos… ¿Para qué necesitamos rezar? Y ¿Para qué rezar juntos?
Pedro: Vicente, el hombre está compuesto de cuerpo y alma, ambos inseparables, o moriríamos como personas. El alma es la que nos asemeja a Dios, ¡Imagínate!. Si no exploras tu parte espiritual, si no haces ejercicios espirituales, tu alma se queda raquítica. ¿No entiendes que la parte más importante de ti se queda sin desarrollar?
Vicente: Oye, pues tiene mucho sentido lo que me dices. Y ¿Qué tengo que hacer?
Pedro: Puedes empezar con alguna pregunta como ¿Quién soy? Después de responder a ella en cuanto a cuál es tu dignidad frente al mundo, tu relación con otros, tu relación con tu esposa, tu relación con Dios… Pregúntate ¿Para qué estoy aquí? Piensa en cómo te gustaría que se te recordase cuando faltes, qué herencia crees que debes dejar en el mundo, qué huellas, qué tienes que construir antes de irte de este mundo. Tu contribución es clave para muchos, y si no lo haces tú, nadie lo hará por ti. Y pregúntate después ¿Qué estás llamado a ser? Cuál es tu meta final a la que apuntas, por la que estás poniendo todos tus esfuerzos.
Vicente: ¡Uf! No sé si estoy preparado para eso. Igual no se me ocurre nada.
Pedro: No te preocupes. Tú empieza y ve ejercitando tu mundo interior. Después, si te interesa, te hablo de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, que te ayudarán a terminar de aclarar todas esas preguntas. A medida que vayas desarrollando tu parte espiritual, podrás compartirla con tu esposa y ella contigo, y empezaréis a construir la unión de las almas, que supera con mucho a la de los cuerpos. Entonces, verás cómo tu mujer deja de quejarse… y empiezas a vivir con ella un amor nuevo.

Madre,

El Creador nos quiso dar una dignidad enorme, y no la aprovechamos suficientemente. Nos quedamos muchas veces en lo superficial, nos atrae lo superficial, lo caduco. No acabamos de descubrir el tesoro que Dios ha puesto en nuestras almas. Como dice San Juan Pablo II, el hombre descubre que lo invisible le condiciona más que lo visible. Lo más importante que hay en nosotros no se ve: El amor, la misericordia, el perdón, la alegría, la comprensión… Dios. Somos seres eternos por la gracia de Dios. Alabado sea nuestro Creador, alabado sea nuestro Redentor. Amén.

Signos del Amor con mayúsculas. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 29-32

EVANGELIO

A esta generación no se le dará más signo que el signo de Jonás
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 11, 29-32

En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a decirles:
«Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás. Pues como Jonás fue un signo para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para esta generación.
La reina del Sur se levantará en el juicio contra los hombres de esta generación y hará que los condenen, porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón.
Los hombres de Nínive se alzarán en el juicio contra esta generación y harán que la condenen; porque ellos se convirtieron con la proclamación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás».

Palabra del Señor.

Nota: 1.Anuncio: Proyecto Amor Conyugal realizará un anuncio sobre “la Belleza y la Verdad del matrimonio” en Fuengirola, en la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen el próximo día 28 de octubre a las 20h en los salones parroquiales. Hablaremos también de los itinerarios para matrimonios y presentaremos el retiro del 17 de noviembre.

2. Retiro para matrimonios en Málaga: Para apuntarse en lista de esperahttps://goo.gl/forms/jpzZ1v8b6OxzQfUI2

Para más información, pincha aquí: http://wp.me/p6AdRz-ru

Signos del Amor con mayúsculas.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Andamos siempre pidiendo signos para creer o para confiar. Dios se hace hombre, muere y resucita por nosotros ¿Qué más signos queremos? ¿Que más muestras de amor necesitamos?  Con mucho menos se convirtieron muchos antes de la venida del Señor.

También entre nosotros, los esposos solemos pedirnos muestras de amor el uno al otro. Pero yo he recibido de mi esposo un signo de amor que no he recibido de ningún otro, y es que se ha entregado a mí, para toda la vida. Y ¿Cómo sé que me sigue queriendo? Porque sigue siendo fiel a aquella promesa. ¿Que puede mejorar en su manera de expresar el amor y en la calidad de su amor? Obviamente. Que no me extrañe ni me sorprenda. Para eso estamos en este mundo, parte crecer en el amor. Pero no debe ser motivo de excusa, como hacía Jonás, para cumplir la misión que Dios me ha encomendado de amarle a él/ella como Dios me ama. No seamos incrédulos, sino creyentes. Seamos obedientes a la Palabra de Dios para poder salvarnos.

Aterrizado a la vida matrimonial:

(Ana y Paco cenan con sus amigos y directores espirituales Pedro y María)
Ana: Paco, dilo delante de ellos, con sinceridad: ¿Me quieres?
Paco: Sí. Claro que te quiero.
Ana: Es que no lo noto. No me lo demuestras.
Paco: Pues sí te quiero y sí te lo demuestro. Trabajo mucho por vosotros. Me dejo la piel cada día. No me voy con amigos a tomar cervezas, hago mis tareas del hogar, ayudo a los niños en sus tareas del cole…
Ana: Sí, pero ya no tienes detalles conmigo. Hace mucho que no me compras flores, no me preguntas que cómo estoy, no me dedicas tiempo para hablar conmigo. No siento que me quieras.
María: Ana, ¿Puedes venirte conmigo un momento al otro cuarto y charlamos? Nadie te ha dado en la vida tanto como Paco. Es verdad que te ha entregado su vida, su intimidad ¿Te parece poco? No le exijas la perfección en el amor. No mires el amor desde el punto de vista de lo que recibes, sino de lo que das.
Pedro: Bueno, Paco. Ahora que nos hemos quedado solos. Es verdad que estás entregando tu vida por tu familia, pero el trabajo no lo es todo. Tienes que escuchar la Palabra de Dios y cumplirla. Tu esposa necesita sentirse comprendida, tenéis que construir una intimidad común, y eso se consigue con largos ratos de conversación, de amistad. Y por supuesto, con vuestra oración diaria. Tu amor a tu esposa debe diferenciarse del amor de cualquier hombre que esté con otra mujer y no les una un sacramento. ¿En qué se diferencia el tuyo? Piénsalo. Cristo te ha demostrado que te ama y quiere compartir su intimidad contigo, tanto que se deja comer por ti. Haz tú lo mismo.

Madre,

Es verdad que tenemos ante nuestras narices el mayor modelo del Amor que se nos da en la Eucaristía cada día, y no lo sabemos valorar suficientemente. Que sepamos ser obedientes para llegar a ser signos de ese Amor en nuestro matrimonio. ¡Cuántas gracias tenemos que darle! Alabado sea el Señor por lo mucho que nos ama. No puede haber un signo mayor del amor de Dios. Amén.

De camino al Banquete. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 22, 1-14

EVANGELIO

A todos los que encontréis, llamadlos a la boda
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 22, 1-14

En aquel tiempo, volvió a hablar Jesús en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo, diciendo:
«El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo; mandó a sus criados para que llamaran a los convidados, pero no quisieron ir. Volvió a mandar otros criados encargándoles que dijeran a los convidados:
“Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas, y todo está a punto. Venid a la boda”.
Pero ellos no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás agarraron a los criados y los maltrataron y los mataron.
El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad.
Luego dijo a sus criados:
“La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda”.
Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo:
“Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin el vestido de boda?”.
El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los servidores:
“Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes”.
Porque muchos son los llamados, pero pocos los escogidos».

Palabra del Señor.

De camino al Banquete.

(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

La boda del Hijo de Dios, ya se ha producido, y tú y yo estamos invitados al banquete que se celebrará en la mesa celestial. ¿Asistiremos?

Señor, para llegar allí, antes debo de seguir el mismo camino que recorriste Tú, hasta llegar a entregarte totalmente a Tu Esposa. Podemos elegir otros caminos, otras maneras de vivir el matrimonio, pero nunca llegaríamos a Tu gran banquete, porque no nos lo mereceríamos.

Aterrizado a la vida matrimonial:

Paco: A veces tengo la sensación de que Dios me persigue. Me pasan cosas que no pueden ser casualidad, e incluso hay veces que me parece que me habla a mí en los acontecimientos…
Raquel: (Esposa de Paco) ¿Y qué tú haces al respecto?
Paco: No, no hago nada.
Raquel: Entonces, de nada sirve. O respondes a la llamada de Dios, o nunca descubrirás qué plan tiene para nosotros.
Paco: Y eso ¿Cómo se hace?
Raquel: Siguiéndole. Tenemos que leer juntos Su Palabra y hacer lo que nos dice.
(Paco se resistió, pero acabó haciéndolo)
Paco: Ahora voy entendiendo todo. Era un muerto en vida, y al alimentar mi alma, he descubierto la belleza de nuestra vocación, de mi vida. Ahora le encuentro un sentido a casi todo lo que ocurre.
Raquel: El Señor nunca defrauda. Y has de ver cosas mejores…

Madre,

Entiendo el dolor de Vuestro Corazón, cuando nos tenéis preparado un banquete inagotable y no nos esforzamos por responder a la llamada del Señor a la santidad, por pereza o por mil excusas que se nos pueden ocurrir. Sabemos que Dios es grande y nos espera algo grande. No nos lo queremos perder. Alabado sea el Señor. Amén.