Archivo por días: 4 Abril, 2016

Hágase en mí. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 1, 26-38

EVANGELIO
Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 1, 26-38

A los seis meses, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: -«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. » Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: -«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.» Y María dijo al ángel: -«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» El ángel le contestó: -«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.» María contestó: -«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mi según tu palabra. » Y la dejó el ángel.

Palabra del Señor.

Hágase en mí.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

La Anunciación: El misterio más hermoso de la humanidad. Dios se hace uno con el hombre, porque Dios se hace carne. Pero una vez más, se somete a la libertad del hombre. Necesita el sí de una madre humana, el “sí” de María. Es un consentimiento matrimonial, la declaración definitiva de Amor de Dios a la humanidad. El Espíritu de Dios y la Virgen desde su humanidad, se hacen uno y de ese amor inmenso nace el Hijo de Dios que es a la misma vez Hijo de María.

Dios eligió a María para que fuese Madre de Dios, y la hizo sin pecado, la llenó de su Gracia y le dio el don de la Virginidad antes, durante y después de la concepción. Ella había sido creada para ser Madre de Dios y Madre de todos los vivientes.

No fue María quien eligió. Ella dio su consentimiento.

Nuestra vocación es la de esposos, y al igual que María (Salvando las distancias), hemos sido elegidos por Dios para esta misión concreta: Esposo de _________. Y tuvimos nuestra propia anunciación. No se nos presentó el ángel, pero sí fuimos guiados por el Espíritu Santo a aquella ceremonia en la que se nos preguntó y dijimos nuestro “sí”. Por tanto, nosotros no elegimos, fuimos creados por Dios para nuestro esposo. Solamente faltaba nuestro consentimiento. Y Dios nos capacita para esa labor, como capacitó a la Santísima Virgen para ser Madre de Dios. Le dio todo lo que necesitaba.

Dios me ha elegido para ser santo como esposo de ________ y me ha capacitado para ello. No puedo dudarlo esto. Dios nos ha dado la dignidad de vivir una misión Suya, una misión sagrada y nos ha entregado a mí y a mi esposo todo lo necesario para realizarla plenamente. Solamente hace falta que le dejemos que las cosas se hagan como Él diga. María le preguntó cómo hacerlo. Preguntémosle nosotros también cómo hacerlo y hagamos lo que nos diga.

Es la generosidad de Dios, la sobreabundancia de Dios para nosotros, los esposos. Tenemos una misión grande, preciosa. Alabado seas. Señor, “hágase en mí según Tu palabra”.