Archivo por días: 9 junio, 2014

Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mt 5, 13-16

Amarnos con “salero”.

La vida sin sal, tiene poca gracia. Pero “Si la sal se vuelve sosa ¿con qué la salarán?”
Señor, si nosotros somos la sal y nos desanimamos ¿Quién llevará la verdad del matrimonio a otros matrimonios? ¿Quién les explicará que has reservado para nosotros el privilegio de ser imagen de Vuestra comunión?.
Te pedimos por aquellos que están a gusto en la oscuridad del que vive adormilado, que cuando se enciende una luz hasta molesta. Limpia su mirada y haz que gocen con Tu luz.

Cierto es que, como dice Remigio: “La sal también cambia de naturaleza por medio del agua, el ardor del sol y la violencia del viento. Así los varones apostólicos, por el agua del bautismo, por el ardor del amor y por el soplo del Espíritu Santo se transforman en una naturaleza espiritual.” La sal por sí sola no tiene ningún valor.

Señor, la sal es lo que da sabor. Nosotros tenemos que darle el sabor al matrimonio. Y la luz, requiere de una energía constante. Nosotros ponemos una mecha, siempre dispuesta a consumirse, la oración y los sacramentos son el aceite y Tú eres la llama. Para ser luz, debemos dejar que el fuego de Tu Espíritu nos abrase, nos derrita, nos transforme. ¡Danos luz! Dánosla, Jesús. Queremos amarnos como lo haces Tú.

Oramos con el salmo de hoy: Haz brillar sobre nosotros, Señor, la luz de tu rostro.