Archivo por días: 2 junio, 2014

Comentario del Evangelio para Matrimonios: Jn 17, 1-11a

Lo que me diste procede de ti.

Cristo reconoce que todo se le ha sido dado por el Padre “Ahora han conocido que todo lo que me diste procede de ti”.
El mundo ha sido creado para nosotros, y tendremos que responder de él. Pero en toda la creación, hay algo más importante:
San Juan Pablo II (Catequesis 9/1/80): ‘por vez primera aparece claramente una cierta carencia de bien: “No es bueno que el hombre (varón) esté solo —dice Dios Yahvé—, voy a hacerle una ayuda semejante a él.” Efectivamente, ninguno de estos seres (animales) ofrece al hombre las condiciones que hagan posible existir en una relación de don recíproco.‘

Hay alguien, que el Padre nos ha entregado con especial cariño y que tiene especial importancia para nosotros, nuestro esposo (genérico).

El Señor dice en el Evangelio de hoy “He manifestado tu nombre a los hombres que me diste de en medio del mundo. Tuyos eran, y tú me los diste…” Cómo reconoce Cristo el don de la entrega de aquellos hombres y cómo todo un Dios centra su misión en ellos, en nosotros. Con esa delicadeza, con esa importancia, tenemos que considerar la entrega que Dios nos ha hecho con nuestro esposo. También nuestro matrimonio es tuyo, Señor y nuestros hijos…

“Te ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por éstos que tú me diste, y son tuyos.” Cuánto tenemos que rezar los esposos, el uno por el otro. Y cómo no debemos olvidar que te pertenece a ti, Señor.

Por último una demostración de la comunión entre el Padre y el Hijo, que nos puede servir de ejemplo en nuestra unión como esposos: “Sí, todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío”. Sí, esposo, esposa, todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío.

Oramos con el salmo: “Bendito el Señor cada día, Dios lleva nuestras cargas, es nuestra salvación. Nuestro Dios es un Dios que salva…”