Archivo por días: 24 Abril, 2017

Totalmente Suyo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 3, 1-8

EVANGELIO
El que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios
Lectura del santo Evangelio según san Juan 3, 1-8

Había un hombre del grupo de los fariseos llamado Nicodemo, jefe judío. Este fue a ver a Jesús de noche y le dijo:
«Rabí, sabemos que has venido de parte de Dios, como maestro; porque nadie puede hacer los signos que tú haces si Dios no está con él».
Jesús le contestó:
«En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios».
Nicodemo le pregunta:
«¿Cómo puede nacer un hombre siendo viejo? ¿Acaso puede por segunda vez entrar en el vientre de su madre y nacer? ».
Jesús le contestó:
«En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: “Tenéis que nacer de nuevo”; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu».

Palabra del Señor.

Nota: Proyecto Amor Conyugal anuncia un retiro para matrimonios que se celebrará en Madrid entre los días 16 y 18 de junio.

Hay pocas plazas. Para más información pincha aquí:
http://proyectoamorconyugal.es/retiro-matrimonios-proyecto-amor-conyugal-madrid-16-17-18-junio-2017/

Totalmente Suyo.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Dos cosas son necesarias nos dice Jesús: Nacer de agua y de Espíritu. No es suficiente con haber recibido el sacramento del bautismo, si luego no nazco del Espíritu Santo, si vivo según la carne, mis pasiones, mis deseos desordenados, mis gustos… No basta con rezar e ir a la Eucaristía. ¿Cómo nacer del Espíritu? Dejándome transformar por Él en los sucesos de cada día, pequeños o grandes.

El Espíritu gobierna mi matrimonio, gobierna mi paternidad, en mi trabajo, con los amigos, con los familiares, en mis ratos de ocio. Cristo está presente entre nosotros a través del Espíritu Santo, y Cristo actúa en mi vida y en la vida de los que me rodean, pero tengo que dejarle ser Dios. Si le entorpezco con mis criterios, con mis decisiones o con mis caprichos, ya no sale Su obra como Él quería. Por tanto, sólo puede actuar si tiene la seguridad de que me he entregado a Él y sólo le sirvo a Él. Esto implica totalidad, todo de mí y para siempre. Siempre dispuesto a cambiar, a reconvertirme, sin tener dónde reclinar la cabeza como Él, abrirme al Espíritu imprevisible, que no sé ni de dónde viene ni a dónde va. Un poco drástico, sí, pero Dios es grande y generoso. En sus manos nada temo.

Retomamos la historia de Sandra. “Mantén la calma”, le decían las monjas Carmelitas, mientras por su parte, se comprometían a rezar por su esposo. Aquél egoísta y vanidoso empedernido que solamente le preocupaba él y su imagen pública. Sandra no sabía qué hacer para alcanzar esa capacidad de mantener la calma a pesar de los desplantes y las broncas de su impetuoso marido. Hasta que leyó la oración de Santa Faustina Cowalska “Jesús, confío en Ti”: “¿Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida? Déjame el cuidado de todas tus cosas y todo te ira mejor…” http://www.oblatos.com/jesus-en-ti-confio/

Sandra entiende que tiene que dejarse descansar en el Espíritu. Todo en Sus manos. Todo. Los errores de Su esposo, sirven también para que el Espíritu vaya actuando, aunque ella no los entendiera. El Espíritu va a actuar siempre. De la renuncia nace la unión, con Dios y con mi esposo. Aquella noche, su esposo puso música clásica a todo volumen, una vez más. A Sandra le pone muy nerviosa cuando hace eso. Encima, se metió en el cuarto de baño a leer los whatsapp. ¿Para qué pone la música, si se va al cuarto de baño?. Es que no piensa nada en mí… Comenzaron las tentaciones. Pero Sandra se había consagrado al Corazón de Jesús. Ya no se pertenece a sí misma, sino a su esposo y por medio de él, a Dios. Y pensó: “Si mi Señor quiere permitir esto, bendito sea el Señor”. Sandra se repetía una y otra vez: “Ven Espíritu Santo y purifícame”. No podía quejarse, no era ella de quien se tenía que preocupar, sino de agradar a su esposo y a Dios. De este ejercicio de renuncia de sí misma, moría a la carne y nacía del Espíritu. Así un día, y otro día. “Ven Espíritu Santo, purifícame”. Y la unión se iba construyendo por intervención Divina. Su esposo, como ya contamos, se acabó convirtiendo y poniendo a Dios y por tanto, su matrimonio, en el centro de su vida.

Madre,
Ayúdame a renunciar a mi yo, naciendo de la voluntad de mi esposo, para que el Espíritu pueda apartar de mí todo lo que me separa del amor a Él y a Dios. Te doy gracias porque a través de mi esposo, puedo nacer del Espíritu, puesto que el Espíritu está en nuestra unidad conyugal. “La piedra que desecharon los arquitectos, es ahora la piedra angular”. Cristo ha resucitado en mi matrimonio. ¡Aleluya!