Archivo por días: 5 Abril, 2017

Antes o después. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 8, 31-42

EVANGELIO
Si el Hijo os hace libres, sois realmente libres
Lectura del santo Evangelio según san Juan 8, 31-42

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos que habían creído en él:
«Si permanecéis en mi palabra, seréis de verdad discípulos míos; conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres».
Le replicaron:
«Somos linaje de Abrahán y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: “Seréis libres”?».
Jesús les contestó:
«En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es esclavo. El esclavo no se queda en la casa para siempre, el hijo se queda para siempre. Y si el Hijo os hace libres, seréis realmente libres. Ya sé que sois linaje de Abrahán; sin embargo, tratáis de matarme, porque mi palabra no cala en vosotros. Yo hablo de lo que he visto junto a mi Padre, pero vosotros hacéis lo que le habéis oído a vuestro padre».
Ellos replicaron:
«Nuestro padre es Abrahán».
Jesús les dijo:
«Si fuerais hijos de Abrahán, haríais lo que hizo Abrahán. Sin embargo, tratáis de matarme a mí, que os he hablado de la verdad que le escuché a Dios, y eso no lo hizo Abrahán. Vosotros hacéis lo que hace vuestro padre».
Le replicaron:
«Nosotros no somos hijos de prostitución; tenemos un solo padre: Dios».
Jesús les contestó:
– «Si Dios fuera vuestro padre, me amaríais, porque yo salí de Dios, y aquí estoy. Pues no he venido por mi cuenta, sino que él me envió.»

Palabra del Señor.

Antes o después.
(Nota: Se hace uso genérico del masculino para designar la clase sin distinción de sexos.)

Si permanecemos en Su Palabra, conoceremos la verdad, y la verdad nos hará libres.
(Ideas extraídas del Cardenal Ratzinger)
________________________________________
Hoy en día se considera la libertad como el bien más elevado, al que se subordinan todos los demás bienes. Por tanto, la libertad de opinión está por encima de todos los demás bienes morales. Quien defiende la verdad por encima de la libertad, corre el riesgo de ser tachado de fanático o soñador. “¿Qué es la verdad?” preguntaba ya Pilatos. Pero cabe igualmente preguntarse ¿Qué es la libertad? ¿Somos realmente libres? ¿No existe una nueva oligarquía, que determina lo que es moderno y progresista, lo que un hombre ilustrado debe pensar?
________________________________________

Hemos superado ya otras ideologías, como el Marxismo, que arrastró a las mentes más brillantes, y acabó fracasando. Al final, sólo la Verdad permanece, sólo la Palabra permanece y sólo la Verdad hace bien al hombre. El que actúa en contra de Dios, es esclavo y el que acoge al Hijo, se queda para siempre y Él lo hace libre.

Por eso, el camino de la libertad es el autodominio. Tal como nos enseña San Juan Pablo, por causa del pecado, tenemos que alcanzar la libertad haciendo vida la Palabra de Dios por la vía del autodominio. ¿Libre para qué? Para poder entregarme a mi esposo, que es lo que me construye como persona.

El autodominio tiene que ejercitarse, tanto en acoger a mi esposo tal como es, como en entregarme tal como soy. Esta tensión que me saca de mí mismo, es la que me hace libre. Mi matrimonio, me hace libre.

Madre,
A veces es cierto que busco la libertad apartándome de la verdad, engañado por esa sensación de “libertad” que da eso de no estar sujeto a normas, a compromisos o esfuerzos. Pero acabo pegándome el batacazo. Mi experiencia es que hay que elegir entre sufrir antes (con el autodominio) o sufrir después las consecuencias del mal. No sufrir antes, para acabar viviendo un “infierno”, o sufrir antes (la cruz con Cristo) para acabar viviendo la resurrección (con Cristo). Alabado sea el Señor, que entra en nosotros para no marcharse nunca. Amén.